"No puedes criar serpientes en tu jardín y esperar que sólo muerdan a tus vecinos" (Homeland, extraordinaria serie sobre el funcionamiento de la CIA que desnuda la perversa moral del imperio).

12 de mayo de 2008

REFLEXIONES SOBRE EL CLASICO MUNDIAL DE BEISBOL-2008

Reflexiones sobre el Clásico Mundial de Béisbol

La excelencia que debe adornar el desarrollo del Clásico Mundial de Béisbol, que ya celebró su primera edición en el 2006, seguirá siendo una utopía en términos de las condiciones físicas que deben exhibir los integrantes de los equipos que le dan razón de ser a este evento mundial y, además, debido al límite que las reglas establecen para los lanzadores en lo que respecta al número de entradas o lanzamientos.

No hay posibilidad alguna de que el Clásico Mundial de Béisbol alcance los niveles de rendimiento y excelencia que exhibe la Copa Mundial de Fútbol, y la razón no está en que este deporte se practica en más países que el béisbol, la razón fundamental radica en que los competidores del fútbol, al momento del desarrollo de su evento más importante, están en plenitud de condiciones y su entrega es total y absoluta, lo que no se da en la jornada mundial de béisbol, primero porque la fecha en que se celebra la misma no es la más apropiada, ya que los jugadores apenas están comenzando las prácticas de primavera después de un largo descanso, que para la mayoría va desde el primero de octubre del año en que termina la temporada regular hasta pocos días después de concluida la primera mitad de febrero del año siguiente (4 y medio meses) y segundo, porque la participación plena de los lanzadores no está permitida debido a las regulaciones que se han establecido para protegerlos y evitar lesiones.

La fecha del evento no es la más apropiada; solo favorece al seleccionado cubano, que está en pleno desarrollo de su torneo nacional, y a algunos países de Asia que inician sus entrenamientos con mucho más premura que países como República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela y Estados Unidos, por solo citar cuatro de los más importantes, cuyos jugadores de Grandes Ligas apenas comienzan su preparación física.

Si el torneo se celebrara sin las limitaciones impuestas a los jugadores, durante el mes de julio, mes en que se celebra el Juego de Estrellas de la Grandes Ligas, el evento fuera uno extraordinario, quizás de la misma calidad que la Copa Mundial de Fútbol. Lamentablemente esto nunca será posible; ni se celebrará en julio, ni los jugadores podrán exhibir todas sus facultades, pues los elevados salarios envueltos y la sobreprotección que las franquicias de las Grandes Ligas ejercen son factores muy importantes sobre los que no se vislumbran nuevas opciones.

Nemen Hazim
San Juan, Puerto Rico