"No puedes criar serpientes en tu jardín y esperar que sólo muerdan a tus vecinos" (Homeland, extraordinaria serie sobre el funcionamiento de la CIA que desnuda la perversa moral del imperio).

27 de junio de 2009

“QUIEN GOBIERNA LA REPUBLICA DOMINICANA ES JUAN BOSCH” - LEONEL FERNANDEZ-2009

“Quien gobierna la República Dominicana es Juan Bosch”

Leonel Fernández, presidente de la República, lo dijo al asegurar que el boschismo está en el poder. Esta es una noticia de El Nacional, periódico vespertino dominicano de circulación nacional, de fecha 25 de junio del 2009. El contenido de la misma es el más corto que hemos visto desde que la razón nos acompaña. Y no es para menos; la desacertada aseveración del presidente dominicano ha generado los más enconados comentarios en torno a su figura. Su atrevimiento sobrepasó las cantinfladas anteriores, faltándole el respeto al pueblo dominicano, a los familiares de don Juan frente a quienes hizo tales pronunciamientos y, más aún, al propio Juan Bosch, el más ilustre de los dominicanos del siglo XX.

Leonel "BOSCHISTA":

Su osadía, en el etéreo mundo en el que vive, lo llevó, sin preverlo, a llamarle corrupto al profesor Juan Bosch por las razones que damos a continuación: Si Juan Bosch es quien gobierna, tal y como expresó, y confrontamos su aseveración con las declaraciones dadas por José Joaquín Bidó Medina en las siguientes 24 horas -"hay corrupción en todas partes"- (declaraciones que aparentan abofetear la insensatez del mandatario y surgen como un grito en defensa del honor y la integridad de don Juan Bosch), lo que queda es llegar a la conclusión de que Juan Bosch es un corrupto. El razonamiento es uno muy simple; todo ser humano que ha cursado los niveles primario e intermedio de la educación básica en cualesquiera de los sistemas educativos del Universo sabe que si A es igual a B y B es igual a C, entonces A es igual a C. "Elemental, mi querido Watson", frase muy popular atribuida a Sherlock Holmes, aunque nunca fue pronunciada por tan famoso personaje.

Leonel Fernández resaltó las cualidades del profesor Bosch señalando que fue Trujillo quien indujo a Bosch a que incursionara en la carrera política por los maltratos que el tirano cometía contra los ciudadanos... ¡Extraordinario reconocimiento! Es increíble la mezquindad que manifiesta nuestro "conceptualizador" cuando de reconocer al profesor Bosch se trata. Hay tanto que hablar de Juan Bosch, pero lo único que se le ocurre decir es que "Trujillo indujo a Bosch a incursionar en la política".

"Cuando yo fui electo en el 1996, yo no sentí que el que había sido electo era yo. El que fue electo fue Juan Bosch, lo que pasó fue que el elegido fui yo, se daba a través de uno de sus discípulos por razones ya biológicas, porque el que representaba esa fuerza había sido él, conjuntamente con el respaldo que nos brindaba el doctor Joaquín Balaguer", expresó el doctor Leonel Fernández el 13 de junio. Otra verdadera joya de las cantinfladas a las que nos tiene acostumbrados. Esto último no se le ocurrió decírselo a Fidel Castro, quien emitiría el siguiente juicio acerca de su persona: "Lo conocí en República Dominicana cuando lo eligieron por primera vez como Presidente… Nadie le regaló el cargo (itálicas mías, NH); llegó a él a través de una especie de selección natural en virtud de la cual ascendió políticamente a medida que los acontecimientos históricos se desarrollaban".

Para evitar que Fidel diera estas equivocadas declaraciones, el Dr. Fernández debió comunicarle que el cargo lo obtuvo gracias al Dr. Balaguer y al momento histórico que le brindó la candidatura a la presidencia del Dr. Peña Gómez, quien lo venció abrumadoramente en una primera vuelta, y de la que no salió eliminado gracias a una de las más extraordinarias trampas que conoce la actividad política en la República Dominicana -para la modificación de la Constitución de 1994, producto de una crisis electoral, se concertó el sistema de doble vuelta si ningún candidato obtenía más del 45% de los votos válidos emitidos, número que fue cambiado al 50% (mayoría absoluta) el mismo día de la modificación en cuestión por legisladores reformistas y peledeístas, sin que el Dr. Peña Gómez y los legisladores perredeístas lo supieran-. La victoria del Dr. Peña Gómez se vio tronchada por el respaldo que Balaguer brindó al Dr. Fernández desde el histórico día en que sometieron al ridículo a un profesor Bosch muy desmejorado, en una actividad política bautizada con el xenofóbico nombre de "Frente Patriótico".

Si se respetase le hubiese comunicado a Fidel que sí le regalaron el cargo, que su triunfo se debió en gran medida al "respaldo que nos brindaba el doctor Joaquín Balaguer", palabras muy suyas que usó al alardear que "en el 1996, yo no sentí que el que había sido electo era yo. El que fue electo fue Juan Bosch".

Leonel "VINCHISTA":

En el acto de aniversario de la Fuerza Nacional Progresista, para julio del 2005, el presidente Fernández afirmó que "Vincho Castillo es un actor político clave en el escenario de la República Dominicana. Es un hombre con características fuera de lo común y condiciones humanas excepcionales puestas al servicio de un proyecto de nación. Mi madre me aconsejó (sic) buscar los consejos del doctor Vincho Castillo, señalándome que en lo que diga Vincho ahí siempre habrá seriedad; Soy vinchista. Hay que reconocer que el alma de la Fuerza Nacional Progresista es el doctor Marino Vinicio Castillo, un actor político clave en el escenario de la República Dominicana... ".

Vincho Castillo ha sido uno de los personajes más siniestros que ha tenido la República Dominicana en los últimos 60 años. Testaferro de la dictadura de Trujillo y de los gobiernos de opresión de Joaquín Balaguer y artífice del "fallo histórico" que en 1978 despojó al PRD de cuatro senadurías, sobre lo que el propio Leonel Fernández señalaría en su libro "Raíces de un Poder Usurpado" lo siguiente:
"... el Partido Reformista inició un proceso legal de impugnaciones en el que... requería la celebración de elecciones complementarias. Frente a ese pedimento... la Junta Central Electoral emitió un fallo en el que le otorgaba a los reformistas cuatro senadores que no habían obtenido en las votaciones, con lo cual le daban a esa agrupación política el control del Senado, y por vía de consecuencia, del Poder Judicial. Esa decisión... resultó desde el punto de vista legal "una monstruosidad" (comillas, negritas e itálicas mías, NH), por lo que se le bautizó en los medios de opinión del país con el nombre de "fallo histórico"".
Las comillas, negritas e itálicas de la palabra monstruosidad tienen una explicación: para los dominicanos, la palabra que representa el calificativo más alto cuando se trata de definir algún hecho o acción es la palabra monstruosidad, con lo que queremos señalar la importancia que el Dr. Leonel Fernández dio a la calamidad creada por el Dr. Marino Vinicio Castillo, artífice del despojo de las cuatro senadurías que correspondían al Partido Revolucionario Dominicano.

Leonel "BALAGUERISTA":

Para octubre del 2007 el presidente Leonel Fernández dijo que “… las dos administraciones del Estado a cargo del Partido de la Liberación Dominicana se han caracterizado por la recuperación económica del país, la estabilidad de la moneda, la confianza para la inversión extranjera y un adecuado desarrollo estructural, en la construcción de obras prioritarias, similar a las ejecutorias de gobierno del extinto líder reformista, doctor Joaquín Balaguer”. Se proclamó además como el “representante del balaguerismo histórico”, concepto con que denomina el pensamiento político y la obra del extinto caudillo.

Balaguer gobernó el país por 22 años en dos períodos diferentes: uno de doce años y otro de diez, y durante esos mismos 22 años Juan Bosch ejerció la actividad política como líder de la oposición, denunciando crímenes, corrupción, represión, persecución, desfalco de los recursos del Estado, violación constante a la Constitución, etc., y el doctor Leonel Fernández manifiesta que sus dos administraciones han sido "similares a las ejecutorias de gobierno del extinto líder reformista". Se deduce otro razonamiento lógico: Juan Bosch hubiese estado en la oposición durante los nueve años de gobierno de Leonel Fernández, combatiendo lo mismo que combatió durante los gobiernos de Balaguer. Tanta es la falta de identidad del Dr. Fernández que resulta cuesta arriba ubicarlo en la tendencia correcta o moverlo de lugar en lo que respecta a sus inclinaciones. Un día amanece vinchista, otro balaguerista, otro boschista, dependiendo siempre de los "vientos políticos" que asomen.

Para la celebración del centenario del nacimiento de Balaguer, en un homenaje hecho en el Palacio Nacional, el presidente Fernández alabó el “sentido patriótico” con el que Balaguer gobernó el país. Para analizar estas palabras mostraremos un artículo escrito por Juan Bolívar Díaz, un extraordinario artículo que desnuda las intenciones de lo expresado por el volátil e inestable presidente dominicano:
"La búsqueda de la herencia política de Balaguer puede explicar la beatificación de que fue objeto por un emocionado Leonel Fernández, durante la celebración del centenario de su nacimiento. Leonel pronunció un discurso en extremo laudatorio que dejó sorprendidos hasta los propios partidarios del PLD... Balaguer gobernó autocráticamente durante 12 años, estableciendo un régimen que se ensangrentó con centenares de vidas, que mantuvo a miles en la cárcel y el exilio y coartó las libertades políticas y sindicales, reeligiéndose a la fuerza en cuatro ocasiones.

Para expresar su respeto y admiración por el caudillo reformista, el doctor Fernández tuvo que olvidar su libro... “Raíces de un Poder Usurpado”, donde no solo documenta el fraude electoral que arrebató la presidencia a Juan Bosch, sino que también se refiere a sus anteriores imposiciones. “Para alcanzar su objetivo de llegar al poder, el doctor Balaguer se valió de todos los métodos o toleró su empleo, como fueron la falsificación de cédulas, la compra de votos, el sufragio de militares y muertos, el cambio de urnas y el entierro de votos en los cementerios. Entre 1966 y 1970 el clima de terror impuesto por el gobierno del doctor Joaquín Balaguer mantenía en estado de zozobra permanente a la sociedad dominicana. En base a una estrategia de represión selectiva había logrado eliminar o desaparecer en esos cuatro años a más de dos mil dominicanos”. Y luego sostiene que la represión se intensificó entre 1970 y 1974, cuando “el terror se estableció como norma de vida en la República Dominicana”. El Dr. Fernández cataloga las elecciones de “farsas” hasta llegar a 1978 cuando el balaguerismo no pudo reeditarse y sucumbió ante el PRD pero pretendió desconocer las elecciones para terminar con la “monstruosidad” de arrebatar cuatro senadurías para quedarse con el control de la cámara alta y de la justicia".
Por los resultados reales de su gobierno y por sus ejecutorias podemos precisar que sí que se parece a Balaguer, y la mejor forma de explicarlo es como lo describe un periodista dominicano radicado en los Estados Unidos de América: "... La pesada carga socio-económica, acompañada de la descomposición social, el desempleo, la corrupción e inseguridad ciudadana, el narcotráfico y su aliado, el crimen organizado, el clientelismo político y la falta de proyectos y servicios aplicados a través de una política humana transformadora del sistema de vida de las mayorías y otros males que afectan a la sociedad, generados por conductas tenebrosas en la administración del Estado, podrían haber incidido para que el presidente Leonel Fernández afirmara el 21 de octubre del 2007 que ha gobernado igual que Balaguer". Esta es una extraordinaria descripción que lo pone contra la pared en su aseveración de que Juan Bosch es quien gobierna.

El artículo 3 de los estatutos del PLD dice lo siguiente respecto al boschismo, y que conste que esto es obra exclusiva del Dr. Fernández, quien se arroga todas las declaraciones estatutarias y de principios que rigen al PLD desde la salida de su fundador. "El boschismo constituye la teoría oficial del Partido, entendida como un conjunto de principios, interpretaciones de acontecimientos históricos, métodos y lineamientos organizativos desarrollados y explicados en la obra política del Profesor Juan Bosch y en su excepcional vida de patriota".

Con muy poco esfuerzo el lector se dará cuenta de que dicho artículo no dice absolutamente nada del boschismo. Aparentemente el Dr. Leonel Fernández plasmó a propósito este juego de palabras para poder expresarse cínicamente, en un futuro muy próximo, acerca de la figura extraordinaria que fue Juan Bosch -tal y como sucedió-.

Ing. Nemen Hazim
28 de junio de 2009
San Juan, Puerto Rico