"No puedes criar serpientes en tu jardín y esperar que sólo muerdan a tus vecinos" (Homeland, extraordinaria serie sobre el funcionamiento de la CIA que desnuda la perversa moral del imperio).

8 de mayo de 2014

ENSAÑAMIENTO DESMEDIDO CONTRA JUAN BOSCH-2014

El odio de la oligarquía y la izquierda dominicanas a Juan Bosch... ¿Por qué?

Entiendan. ¿No ha sido suficiente que nuestros niños y jóvenes se eduquen viendo a Pedro Santana junto a los mártires y héroes Restauradores? ¿Se imaginan ser familia de Amín Abel Hasbún, asesinado en la escalera de su casa un 24 de septiembre de 1970, y tener una estación en el metro al lado de otra designada con el nombre de quien ordenó su muerte, amparó y premió a sus matadores?”.

El párrafo anterior, en su totalidad de Matías Bosch, llega precisamente en el momento en que usamos las mismas palabras en la estación Juan Bosch, donde bajamos, un hermano y quien suscribe, para tomar el subterráneo y llegar al cementerio de la Avenida Máximo Gómez, con la finalidad de ordenar la lápida que demarcará el lugar, en el camposanto de Santa Fe, San Pedro de Macorís, que servirá de morada definitiva a los restos de nuestro padre, siempre que la descomposición social dominicana lo permita (La ampliación de este párrafo no es fortuita; como tampoco lo es sacar el final del mismo del tema central; camposanto significa cementerio, por lo que, para no repetir palabras, la usamos, pero también la usamos porque al escucharla se percibe como un lugar de paz, de tranquilidad... de descanso para los seres queridos que partieron, pero no hay forma de explicar la desgarradora escena que vivimos, y que viven muchos que han perdido parientes y allegados, cuando vimos usar un martillo para, dentro de la tumba, destruir el ataúd y “evitar que se lo roben”).

Decidimos quedarnos en la estación Juan Bosch, e irnos en tren, porque estábamos ansiosos de conocer el metro de Santo Domingo. Al observar el mapa nos llamó la atención ver que en la línea 1 existe una estación llamada Joaquín Balaguer, ubicada precisamente entre las estaciones Juan Bosch, por un lado, y Amín Abel y Francisco Caamaño por el otro. ¿Por qué precisamente? Porque no es posible concebir que se honre a un prócer y a su asesino; que se honre a un símbolo de la excelencia universitaria y la lucha por los mejores intereses del pueblo y a su asesino; que se honre al más puro ejemplo de dignidad, honestidad y decoro en el ejercicio de la actividad política y a quien movía, como fichas de ajedrez, a los militares que propiciaron el golpe de Estado de 1963, provocando un retroceso fatal en el proceso natural de desarrollo que correspondía vivir a la sociedad dominicana después de la caída de la dictadura. Llamamos la atención a los presentes -estudiantes universitarios en un 95%- e hicimos la observación; la simpatía o solidaridad que recibimos fue prácticamente nula, por lo que nos recogimos a analizar la sociedad dominicana, y qué puede esperarse de ella cuando sus cimientos descansan en la inversión de valores.

La observación que hace Matías Bosch es certera y merece ser atendida con el más alto grado de urgencia para encontrar solución a la desviación de los valores éticos y morales en este país, “cualquierizado” por unos depredadores que se burlan de Juan Bosch en su misma tumba; y al hablar de depredadores no nos circunscribimos exclusivamente a los peledeístas, que sí han roto todos los esquemas de corrupción y cuatrerismo… nos referimos a todos aquellos que se cobijaron bajo su grandeza para sojuzgar, abatir, menospreciar y desollar al pueblo dominicano. También aludimos a los perredeístas, hoy “más católicos que el Papa”, y a los reformistas, convertidos en paradigma del partido de la bandera morada y la estrella amarilla, cuya influencia ha engendrado, debido al clientelismo y los compromisos, situaciones como la actual que dan lugar a la preocupante crisis de valores por la que atravesamos.

¿Debe Pedro Santana estar a la misma altura de Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella? Duarte murió de inanición, desterrado a los montes de Venezuela por orden de Pedro Santana; Sánchez murió fusilado en San Juan de la Maguana por orden de Pedro Santana; y Mella murió en la extrema pobreza, enfermo y aislado porque Pedro Santana le impuso esa desgraciada forma de vida. Duarte, Sánchez y Mella son nuestros Padres de la Patria; Santana los asesinó a los tres y, los cuatro, hasta hoy, son considerados próceres. ¿Existe alguna explicación para semejante barbaridad?

Es muy difícil hablar a los jóvenes en una escuela o un aula universitaria sobre conceptos hermosos como “patria”, y a la vez hacer como que nada pasa, al ver santificada la biografía de un presidente impuesto en 1966 por una invasión extranjera” (Matías Bosch/Acento.com.do – Mayo 7, 2014). ¿Cómo podemos equiparar a Pedro Santana con los Padres de la Patria, a quienes asesinó? ¿Cabe la traición en el mismo saco en el que están la dignidad, el decoro, el sacrificio y el amor patrio? “Ha sido suficiente que nuestros niños y jóvenes se eduquen viendo a Pedro Santana junto a los mártires y héroes restauradores” (pregunta que se formula Matías Bosch y que insertamos como sentencia).

¡Sí! Llegó la hora de la definición, llegó la hora de separar a Pedro Santana de la representación patria; llegó la hora de separar a Joaquín Balaguer de Juan Bosch, de Caamaño, de Fernández Domínguez, de Peña Gómez, de Amín Abel, del “Moreno”… de todos aquellos que lo combatieron y lucharon por una mejor República Dominicana.

Puerto Rico ofrece un panorama muy parecido al que vive la República Dominicana. Tiene una diversidad de próceres independentistas, anexionistas y colonialistas que, lógicamente, surgen de un largo proceso de indefinición, muy similar al que vivió nuestro país para los años previos a la independencia. Quizás los boricuas puedan justificar estas incongruencias con la búsqueda de la solución definitiva a su estatus, pero la República Dominicana no tiene forma de explicarle a sus niños y a sus jóvenes, mucho menos al mundo, que Pedro Santana, asesino de los Padres de la Patria, es un prócer; República Dominicana no puede explicarle a nadie en el mundo que Joaquín Balaguer, asesino de Amín Abel, Maximiliano Gómez, Otto Morales, Francisco Caamaño y muchos otros mártires, sea honrado con los mismos atributos que adornan sus muertos.

En un país que no lee ni da la dimensión a sus próceres ni a sus grandes hombres no es de extrañar que cualquier vividor del izquierdismo universitario de los años sesenta y setenta adquiera preponderancia por traer a la luz pública disparates encubiertos por décadas. Ese vividor del izquierdismo, hoy capitalista, irresponsable y consumado, propiciador de todas las infamias que Mario Vargas Llosa plasmó en “La Fiesta del Chivo”, no tiene calidad moral para hablar, mucho menos para expresar pendejadas en busca de protagonismo. Ese vividor no tiene nada que mostrar ante Juan Bosch ni ante el pueblo dominicano; es muy fácil hablar disparates, sobre todo cuando don Juan está muerto y sin defensores, salvo dos o tres que, a mucha honra y valor, tendrá que enfrentar.

Con la inversión de valores que vive la República Dominicana no es de extrañar que Joaquín Balaguer, Vincho Castillo, Leonel Fernández, Salvador Jorge Blanco, Antonio Imbert Barreras, Mario Read Vittini, Félix Bautista y un listado interminable de ladrones, corruptos, asesinos y traidores sean enterrados en el Panteón Nacional, como “verdaderos próceres”, y que Duarte, Sánchez, Mella, Luperón, Caamaño y Fernández Domínguez sean declarados traidores a la patria.

Los oligarcas dominicanos son muy pocos, pero controlan los medios de comunicación y determinan las informaciones que debe asimilar un pueblo ajeno a sus valores y a su historia: esos oligarcas trazan las pautas para que la conducta sea una equivocada y la inversión de valores se constituya en norma. Balaguer mató y doblegó la sociedad; Trujillo, además de saquear y esclavizar al pueblo dominicano, propició un genocidio que dejó más de quince mil haitianos muertos; Salvador Jorge Blanco robó y fomentó la corrupción, a la vez que se constituyó en el principal responsable de los cientos de muertos por la poblada que se originó cuando su gobierno dictó un alza en los precios de los artículos de primera necesidad, devaluó el peso dominicano y firmó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional; Leonel Fernández saqueó el país e institucionalizó la corrupción, la burla y la indolencia como patrones de conducta en el ejercicio del poder… Entonces, ¿qué fue lo extraordinariamente malo que hizo Juan Bosch? ¿Merece ser sacrificado y calumniado el único líder político y jefe de Estado que no mató a nadie, que no robó… que cuando salió del poder lo hizo sin haber terminado de pagar los muebles de la casa donde vivía?

Hay periodistas que han hecho carrera escribiendo en contra de Juan Bosch; hay medios que diseminan la calumnia y la mentira porque es parte de “su modo de vida”. Esos mismos periodistas y esos mismos medios son los que han detractado en Dominicana a Hugo Chávez y hablan de “la dictadura de Maduro”. Es una lucha cuesta arriba y la libraremos… ¡hasta el final! Juan Bosch no merece ese ensañamiento; fue humano y como humano cometió errores, pero nunca de la magnitud de los cometidos por el asesino Joaquín Balaguer, por el pilluelo y arrogante Jorge Blanco o por el corrupto, cínico e indolente de Leonel Fernández.

Leonel Fernández y Balaguer articularon aquel desgraciado y diabólico "Frente Patriótico" para despojar a José Francisco Peña Gómez de un triunfo seguro, y lo hicieron levantando la mano de un Bosch de avanzada edad en el que se advertía su decadencia física, llenándonos de vergüenza a quienes sabíamos que en plenas facultades mentales Juan Bosch nunca hubiera actuado de manera semejante. En aquel momento nos opusimos a tan descabellada y macabra acción y hoy también nos oponemos a que su nombre aparezca al lado de un vulgar asesino que aterrorizó la sociedad dominicana. ¡Bien hecho, Matías Bosch!

Nemen Hazim
San Juan, Puerto Rico
8 de mayo de 2014

nemenhazim@outlook.com (E-mail)
@NemenHazim (Twitter)
Tomado de:

Sobre el autor:
Graduado de Ingeniero Mecánico Electricista Magna Cum Laude (UASD). “Nunca podrá ser igual el voto de la ignorancia al voto del conocimiento”.