"No puedes criar serpientes en tu jardín y esperar que sólo muerdan a tus vecinos" (Homeland, extraordinaria serie sobre el funcionamiento de la CIA que desnuda la perversa moral del imperio).

2 de mayo de 2017

EN REPÚBLICA DOMINICANA NO EXISTE EL PODER JUDICIAL-2017

Ayer, 1 de mayo de 2017, formulamos en Facebook, preocupados por la impunidad que impera en la República Dominicana, la siguiente pregunta: ¿Por qué razón los jueces no se eligen en elecciones generales? Desde la formulación de la misma visualizábamos las respuestas en el orden que confiere una sociedad ideal, que, en nuestro caso, vendría a ser una utopía. No esperábamos, por eso, planteamientos fuera de la retórica convencional.

Un abogado amigo publicó un comentario con el que explica, de manera muy convincente, por qué no pueden los magistrados ser seleccionados en procesos electivos, pero el planteamiento se ajusta perfectamente a sociedades avanzadas o civilizadas, no a la dominicana; a Suiza o Inglaterra, no a la muy correctamente catalogada república bananera.

Este es el comentario: «El espíritu de las leyes busca la independencia del Poder Judicial, ya que, si los jueces resultaren electos en un certamen electoral, cada partido tendría una representación similar a la que hoy muestra el Poder Legislativo, y se haría imposible la implementación de un sistema de justicia pulcro y transparente. El Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) se creó con la finalidad de lograr un Poder Judicial "lo más independiente posible". La forma de elegir a los magistrados es representativa». Fin de las comillas españolas que encierran sus palabras, editadas por nosotros.

¿Qué pretendíamos cuando formulamos la primera pregunta? Precisamente eso: provocar una reacción como esta y otros comentarios que sirvieran para sustentar este análisis:
No se eligen los jueces en comicios electorales para evitar la contaminación política pero sí se le permite al gobierno (Ejecutivo y Legislativo), "CONTROLADO POR UNO O VARIOS PARTIDOS POLÍTICOS", la selección de los mismos... ¿Dónde está la diferencia? ¿En el CNM? De nuevo; si fuéramos suizos o ingleses se podría entender, pero, ¿dominicanos?

Para evitar este problema, que es el más grande de todos los que afectan al país, debe conformarse un Consejo de la Magistratura (CM), integrado por miembros de lo que se hace llamar sociedad civil, con total independencia de los verdaderos poderes del Estado, que son sólo dos, no tres (¿o sólo uno?).

¿Qué perseguimos? Que el Movimiento Verde, o como se llame lo que ha comenzado a despertar al pueblo dominicano de un siniestro sueño, enarbole como primer objetivo de lucha el derecho a seleccionar los jueces del sistema judicial. La forma de constituir ese nuevo CM debe someterse a debates con las personas más capacitadas, pero a la vez menos contaminadas con la perversidad política y más comprometidas con la institucionalidad de la República Dominicana.
¿Cuál es la pregunta #2? No existe; lo que hay es una reflexión para encauzar al país al margen de las sociedades normales. La nuestra no es una sociedad normal; es corrupta hasta los tuétanos, y esto es lo que hay que corregir. Como no se puede ahorcar ni fusilar (que sería lo idóneo), porque supuestamente vivimos bajo un régimen democrático, lo prudente sería, entonces, luchar por el establecimiento de un mecanismo funcional que permita llevar a las cárceles a los cuatreros que han hecho profesión saqueando al Estado.

Nemen Hazim
San Juan, Puerto Rico
2 de mayo de 2017