"La democracia debe sustentarse, no en la igualdad del voto sino, en la justa valoración de un ejercicio consciente. Forzosamente, el valor intrínseco del sufragio del ignorante tiene que ser menor al del juicioso. En una legítima democracia, el voto de la ilustración tendría que ser cinco, diez o quince veces el del oscurantismo, en tanto se establece una escala que consigne los niveles de erudición"

sábado, 27 de abril de 1996

PARALELISMO Y ESTANCAMIENTO POLITICO-1996

Paralelismo y estancamiento político

A 19 días de la consulta electoral para elegir al presidente de la República Dominicana, en unas elecciones completamente diferentes a todas las anteriores (involucran una segunda vuelta donde las alianzas serán obligadas), el escenario político y sus actores materializan una copia fiel de los episodios de la reciente historia nuestra; hablamos específicamente de lo acontecido hace 34 años, justamente para el certamen del 20 de diciembre de 1962.

Durante mucho tiempo hemos venido leyendo y escuchando que la historia no se repite, que acontecimientos pasados, producto de los errores que generaron los mismos, deben ser superados para así evitar el estancamiento natural que se produce cuando las experiencias no son asimiladas. Para hacernos entender, lo que queremos decir es, usando un lenguaje típico de la sabiduría de los pueblos, que no debemos tropezar dos veces con la misma piedra; y esto es realmente lo que está sucediendo a 34 años de la contienda electoral que en aquel momento brindó el triunfo al Partido Revolucionario Dominicano y a su candidato, el profesor Juan Bosch.

En 1962, luego de la tiranía de 31 años encabezada por Rafael Leónidas Trujillo Molina, el país se preparaba para la celebración de sus primeras elecciones libres en más de tres décadas. Políticos (si es que se les puede llamar por ese nombre) de izquierda ‑del 14 de Junio, del MPD‑ y de derecha ‑Unión Cívica Nacional-, encabezados por el Dr. Viriato Fiallo, ofrecían un discurso de odio contra los trujillistas sin Trujillo; planteaban cambios de hombres, no de reformas económicas, sociales y políticas como estaba haciendo el Partido Revolucionario Dominicano y su líder el profesor Juan Bosch, quien posteriormente señalaría, con mucha razón, que el país no había quedado dividido entre trujillistas y no trujillistas, sino entre explotadores y explotados.

El PRD de 1962 tuvo la visión, producto del liderato de la época, de desarrollar una campaña política sin odios; de reformas al sistema que le mereció la victoria en los comicios del 20 de diciembre con el mayor margen registrado en la historia de las contiendas electorales. En 1996 el país se prepara para un nuevo certamen electoral, justo cuando el Dr. Joaquín Balaguer culmina su vigésimo segundo año al frente del aparato estatal -etapa posterior a la Revolución de Abril de 1965-. En este momento, los residuos de la izquierda dominicana se conjugan de nuevo con la derecha, encabezada por el PRD, ofreciendo el mismo discurso de odio de 1962, no contra los trujillistas sin Trujillo sino, contra los balagueristas sin Balaguer [para que no haya lugar a dudas sobre la definición de derecha que otorgamos al PRD, le pedimos al lector que analice sus dos gobiernos (1978 - 1982 y 1982 - 1986) y las relaciones de estos con la masacre perpetrada contra el pueblo aquel abril sangriento, con las palabras vertidas por el Ing. Ramón Alburquerque cuando fungía como Secretario Técnico de la Presidencia, y con los corruptos (sancionados o no por la justicia). Le pedimos al lector que analice las "extraordinarias cualidades" del actual candidato vicepresidencial -Lic. Fernando Álvarez Bogaert-, y su orientación política; que analice al PQD con Elías Wessin y Wessin; al Partido Nacional de Veteranos Civiles y sus integrantes; a Ramón Emilio Jiménez hijo... Que los analice a todos, dirigidos por el Dr. José Francisco Peña Gómez].

En 1962, el PRD y el profesor Juan Bosch ganaron las elecciones a la UCN y al Dr. Viriato Fiallo con el favor de los trujillistas sin Trujillo. En 1996 el PRD y el Dr. José Francisco Peña Gómez han pasado a ser la UCN y el Dr. Viriato Fiallo de 1962; el PLD y el Dr. Leonel Fernández ocupan el lugar del PRD y el profesor Juan Bosch de 1962; el Dr. Balaguer de 1996 sustituye al "Generalísimo" Rafael Leónidas Trujillo Molina y los balagueristas sin Balaguer se han convertido en los trujillistas sin Trujillo de 1962.

El PRD y el Dr. José Francisco Peña Gómez, para suerte del pueblo dominicano, están a punto de tropezar con la misma piedra que tropezaron, hace 34 años, la UCN y el Dr. Viriato Fiallo.

El lector que saque sus propias conclusiones.

Ing. Nemen Hazim
San Juan, Puerto Rico
27 de abril de 1996