25 de noviembre de 2011

La dominicana, una sociedad para el crimen

Una necesaria ampliación a lo escrito en 'Facebook'. En primera persona, como muestra de solidaridad ante el dolor personal y colectivo...



En 1988, para septiembre, vislumbraba lo que iba a pasar, desde el punto de vista social y económico, en la República Dominicana (políticamente todo estaba definido: los peores gobiernos del PRD habían traído de vuelta los malos de Balaguer).
-Me anticipaba a la crisis en la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE), sobre la que advertí al entonces Secretario Técnico de la Presidencia, Guillermo Caram, en una visita que le cursé en su despacho del Palacio Nacional.

-Me anticipaba a "la escasez de todo" de los inicios de los noventa, que me obligó a cambiar el traje por los "jeans" en los vuelos a la República Dominicana pues, en cada uno, y por el nacimiento de mi hija, tenía que cargar hasta azúcar, la insignia del sistema productivo dominicano, que escaseaba como casi todo, desde la gasolina hasta la leche; desde el agua hasta la pasta de tomate; desde el aceite hasta la luz...

-Me anticipaba a la selva que se instauraría en el país si las drogas tomaban las calles dominicanas.
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más