«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]
Ing. Nemen Hazim
Graduado Magna Cum Laude (MCL) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD - 28/10/1977). Estudios complementarios en Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Argentina y Uruguay. En República Dominicana fue Ayudante de Profesor en la UASD; Profesor y Director de las Escuelas de Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Mecánica en la Universidad Central del Este (UCE); y Gerente de Turbinas de Gas y Motores Diésel en la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE). En Puerto Rico fue Encargado de Proyectos en Caribbean Electrical Industrial Services Corporation (CEISCO) y Co-dueño de Ingeniería Eléctrica y Mecánica (INGELMEC)...

2019-10-20

Las primarias abiertas del PLD [Gonzalo "Medina" Vs. Leonel Fernández]

Las posibilidades de que Danilo Medina salga del poder
en mayo del 2020 son muy altas, pero... ¿quién lo va a sustituir
si acaba de surgir, en el escenario político actual, un tercer candidato
con la posibilidad de igualar o remontar a Gonzalo Castillo y a Luis Abinader?


«El domingo 6 de octubre se llevaron a cabo las elecciones primarias en República Dominicana, las primeras que se realizan bajo las disposiciones de la Ley de Partidos Políticos y la Ley Orgánica del Régimen Electoral, ambas de reciente aprobación. Para las mismas, estaban llamados a participar los 7,422,416 ciudadanos que integran el padrón oficial de la Junta Central Electoral (JCE), a fines de dirimir los candidatos para los cargos electivos en las internas de los distintos partidos. Mientras el PLD utilizó padrón abierto (todos los ciudadanos que así lo desearan estaban habilitados para participar de la elección de sus candidatos), el PRM optó por definir sus candidaturas a padrón cerrado, participando únicamente quienes se encontraban inscritos en partido (1,296,483 dominicanos).

«Los primeros resultados que difundió la JCE consagraron vencedor en el PRM, por amplia ventaja, a Luis Abinader (frente al expresidente Hipólito Mejía). En cambio, entre los contendientes del PLD se observaba una gran paridad, con una pequeñísima ventaja a favor de Leonel Fernández durante la mayor parte de la carga de datos. Sin embargo, recién superado el 91% del escrutinio la tendencia dio un vuelco a favor de Gonzalo Castillo y, a partir de ese momento, no se revirtió. Finalmente, con el 100% de las mesas computadas, Castillo obtenía el 48,72% de los votos frente al 47,29% del expresidente Leonel Fernández, con una participación del 25,22% (1,872,505 votos emitidos); mientras, Luis Abinader se consagraba candidato presidencial por el PRM con el 74,11% de los votos y una participación del 29,49% (382,294 votos emitidos).

«Alrededor de las 9 de la noche Leonel Fernández manifestó en una rueda de prensa desconocer los resultados; según él habrían sido adulterados mediante la introducción de un algoritmo en el código fuente del software para favorecer a Castillo. Frente a esa declaración, minutos más tarde, Julio César Castaños Guzmán, presidente de la JCE, ofreció una rueda de prensa en la cual negó las irregularidades, remarcando que el proceso electoral había sido un “éxito total” (especialmente en relación al sistema de voto automatizado). Posteriormente Gonzalo Castillo festejó su victoria sin hacer mención a las acusaciones de fraude pero sí respondiendo indirectamente que era el representante de la “nueva política”, en clara alusión a su contrincante.»
[Tomado de celag.org Por Guillermo Javier González/7 de octubre (Edición de NH)].

Días antes del proceso que envolvió a las dos agrupaciones políticas, la diputada Faride Raful, por el PRM, y el senador José Rafael Vargas, por el PLD, habían advertido acerca del "temor" que tenían ante la posibilidad de que, en ambas organizaciones, los resultados fueran alterados por la participación de "hackers rusos", perversidad que está de moda y a la que fue llevada la República Dominicana con la intención de reforzar la agenda que ha confeccionado el Pentágono contra Venezuela y Rusia y a la que se prestan los impostores y lacayos. El propio Fernández, en su "grito de guerra", se encargó de denunciar, en lo que respecta a su antiguo partido, que fue un "hacker indio [el que] trabajó desde Casa de Campo para [cometer el] fraude...". Sucedió lo que anteriormente había acontecido en cada país donde los "hackers rusos" fueron seleccionados como los autores de las desgracias de la derecha: ¡se esfumaron sin dejar pistas!

Señalamos, cuando culminó el proceso, que nos habíamos equivocado al vislumbrar "a Leonel Fernández ganando abiertamente las primarias", pero que nunca "habíamos estado tan felices, en términos políticos, de ver al artífice de la destrucción de la más grandiosa obra de Juan Bosch expulsado del panorama político dominicano". Realmente no hubo tal equivocación en cuanto a la presunción de que debía ganar con holgura las elecciones primarias del PLD: Leonel Fernández fue objeto de un fraude colosal; y lo habíamos advertido el 27 de septiembre del presente año, incluso con las dos vertientes que se implementaron en las primarias del PLD: «comprando cédulas o modificando, con algún “software” previamente instalado en el Centro de Cómputos de la JCE, el conteo de los votos». Sí nos equivocamos; y fue al expresar, quizás por el anhelo de verlo convertido en desecho, que sería "expulsado del panorama político dominicano".

"La Fuerza del Pueblo" es el nombre con el que Leonel Fernández comenzó a promocionarse desde antes que se celebraran las primarias del Partido de la Liberación Dominicana, pero realmente esas iniciales (LFP) significan “Leonel Fernández Presidente”, un no tan nuevo proyecto político que se tenía guardado “bajo la manga” sospechando lo peor: que perdiera en buena lid o que le fuera usurpada la nominación por el partido morado. Habíamos dicho que esas tres letras corresponden a “Ladrón, Farsante y Perverso”, sus "atributos" más sobresalientes.

Sería pertinente estimular a los adulterados que gobiernan para que sometan a "su justicia" a quien hoy abandona el PLD en busca de la presidencia, actividad a la que ha dedicado, y dedicará, toda su vida; pruebas fidedignas reposan en sus archivos de los delitos que cometió mientras gobernó:
a) las asignaciones que hacía a los programas de Empleos Mínimos Eventuales (PEME) y de Acción Barrial (PRODABA) y el desvío de cuantiosas sumas de dinero para favorecer dirigentes y activistas peledeístas, periodistas, dueños de medios y, como si fuera poco, a los mismos que se encargaban de poner en acción tal desafuero, usando recursos que provenían del Fondo 1401, una cuenta manejada con exclusividad por el presidente de la República que, en su particular caso, fue ultrajada «para pagar a los "subversivos" y evitar que "alterasen el orden público" y cambiasen su participación en huelgas por mítines del PLD»;
b) la sobrevaloración en la que incurrió con la construcción del Metro de Santo Domingo;
c) el destino no conocido hasta ahora de los 130 millones de dólares provenientes de un préstamo de la Sun Land, ejecutado violando las normas del Fondo Monetario Internacional (FMI), al no informarle del mismo, y sin la debida autorización del Congreso Nacional;
d) la sobrevaloración en la compra de los aviones Tucanos;
e) la construcción de FUNGLODE con fondos públicos;
f) la compra de prendas personales para él y su esposa, el hospedaje en hoteles de lujo y el disfrute de las mejores y más caras exquiciteces con los 50 millones de dólares (del erario) que derrochó en viajes de megalomanía y placer;
g) el hurto de recursos públicos en la construcción de facilidades para Bellas Artes, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y el edificio de la Suprema Corte de Justicia;
h) el saqueo de fondos destinados a la construcción de una universidad en Haití;
i) la sobrevaloración de obras realizadas por Odebrecht y los sobornos recibidos para su adjudicación;
j) la sobrevaloración del Portal Dominicano, que se ejecutó por 13 millones de dólares mientras el BID indicó que debió costar 2;
k) la sobrevaloración del contrato del INPOSDOM; etc., etc., etc.
¿Por qué nos equivocamos al pensar que el Dr. Fernández quedaría políticamente convertido en cadáver? Porque sería sometido a un juicio por corrupto por parte de la "justicia de Danilo Medina" o quedaría inhabilitado constitucionalmente o por vía de alguna ley adjetiva del sistema electoral dominicano.

En República Dominicana existe tal vicio por cambiar el curso de los acontecimientos que siempre surge alguien, cuando algún mal que agobia la sociedad se aproxima a su fin, que frustra las esperanzas del pueblo. A Guido Gómez Mazara le ha brotado "la brillante idea" de proponer, entre Luis Abinader y Leonel Fernández, «una alianza sin la lógica del vulgar reparto». No puede haber propuesta más vulgar; el perredeísmo es una degradación que se lleva en la sangre. ¿Una alianza con el ser más vil, corrupto, indolente, cínico y despreciable que ha nacido en la patria de Duarte? En lugar de plantear la necesidad de que Leonel Fernández sea sometido a la justicia por desfalcar el erario y degradar la sociedad, el Sr. Gómez Mazara propone «una alianza sin la lógica del vulgar reparto». ¡Santo Dios!

Llama a suspicacia que el hijo de un héroe nacional -Maximiliano Gómez, "un Gigante en el Tiempo"- haya realizado tan innecesaria propuesta, que a todas luces condonaría las transgresiones cometidas por el expresidente. Quien se plantee, dentro de la oposición, desatino de tal magnitud debe ser repudiado; sólo un fin oscuro puede haberlo motivado. Tanto sus palabras como las de Luis Abinader (“Todo el que quiera cambio puede acompañarnos”), las de Quique Antún [“Por una vez olvidémonos de las sillas, el poder o los cargos públicos y tomemos la decisión de unirnos por el bien del pueblo porque ¡Juntos seremos imparables!” (sic)], y ahora las de Juan Bolívar Díaz (“Pacto opositor que incluya a Leonel para exigir elecciones limpias sin recursos públicos para candidatos del PLD”), han servido para revitalizar a Leonel Fernández y convertirlo en una peligrosa tercera opción presidencial. Ese accionar no es nuevo: Freddy Beras Goico lo implementó en su momento y Negro Veras no hace tanto. En política, la improvisación y los desaciertos los paga el pueblo.

Los dominicanos no podemos arrodillarnos ante la mala suerte; ¿es obligación exculpar a tan maligno personaje para luchar por la conformación de una nueva junta y la celebración de una contienda transparente? Debemos imaginar que los poetas, los filósofos y los teóricos tercermundistas de nueva cuña estarán alineados con tan sensual formulación, haciendo honor a la disfrazada secta que ha comenzado a germinar en una sociedad que le aplaude sus orgasmos cuasi intelectuales... ¡Pobre país! ¡Quien quiera puede cometer los desmanes que desee porque siempre habrá un "paladín de la democracia" para defenderle y varias cajas de resonancia para darle sustento!

Fue tanto lo que se presionó en contra de una nueva nominación de Danilo Medina que Leonel Fernández, su igual en todos los delitos cometidos contra el pueblo, es hoy una verdadera opción de poder; y no para los siguientes cuatro años sino para los próximos dos períodos de gobierno (o sea, para los ocho años venideros). ¿Saben ahora, quienes se empeñaron en evitar que el peor candidato del PLD fuera a las elecciones de mayo de 2020, que Leonel Fernández acaba de constituirse en una tercera fuerza electoral cuyos simpatizantes deberán estar, próximo a la contienda, en el mismo porcentaje que podrían exhibir los de Luis Abinader y Gonzalo Castillo?

Si la mayoría de los periodistas y opositores a Leonel (no por gusto, sino por perverso y corrupto) es capaz de expresar, con relación a su discurso, que fue uno “brillante, con los cañones enfilados hacia Danilo Medina”, ¿qué podemos esperar del dominicano común, que es la gran mayoría -sin importar si muchos son profesionales-, en cuanto a la percepción que tuvo del mismo? Con las simpatías en más o menos un 33% para cada agrupación con posibilidades reales (PRM, PLD y LFP), ¿han pensado los “virtuosos estrategas políticos” -que ahora tenemos escribiendo "cantinfladas" y odas a "la inmortalidad del cangrejo"- en lo que hará Leonel Fernández con su oratoria, la mejor que ha exhibido el país en décadas, superada sólo por la que ostentó José Francisco Peña Gómez?

Leonel Fernández barrerá el piso con Luis Abinader y Gonzalo Castillo, y será muy difícil que le vuelvan a repetir el fraude; hará, con sus relaciones internacionales, su capacidad y la determinación que acaba de mostrar, todo lo que haya que hacer para impedirlo, requerimientos de los que están muy distantes los dirigentes del PRM. La forma en la que concluyó el discurso con el que anunció su salida del PLD dice mucho de lo que es capaz de hacer un hombre que no puede vivir sin el poder [al concluir con un capítulo del Libro de los Salmos -por cierto, uno de los más conocidos de la biblia- se ha ganado “el cariño y la simpatía” de todos los religiosos; conocemos profesionales (que se supone razonen, por lo menos, un poquito por encima del ciudadano común) que están regocijados con la cita que del salmo 23 hiciera. Sería bueno que los que sexualmente copulan con sus vanidosos escritos comiencen desde ya a adornarlos con "florecitas y confites"; ocho años más son menos que los 20 de Carlos Gardel, pero, ¿ocho años más bajo la rectoría de un corrupto, mentiroso y cínico?].

Escuchamos, vimos y leímos los discursos de Leonel Fernández y Danilo Medina. El primero, mientras se dirigía a todo el país, mencionó palabras cuidadosamente seleccionadas y frases altamente elaboradas; por su parte, el segundo, que lo haría en una actividad de política (del partido que una vez fue de liberación nacional), no pudo apelar a su mente y dejó, bajo las emociones, que su corazón hablara. ¿Cuál de los dos podría constituirse en el más creíble?

Las posibilidades de que Danilo Medina entregue el "bastón de mando" en mayo del 2020 son altas, pero... ¿quién lo va a sustituir si acaba de surgir, en el escenario político actual, un tercer candidato con probabilidad de alzarse con el poder? Como se habla de una alianza entre Abinader y Leonel Fernández -desde ya auspiciada por ciertos personajes que se arrepienten de sus pecados por temor al castigo divino (sin importar si proviene de Dios o de Satanás), lisonjeados por un orfeón de monigotes de pasquines y faroleros que se excitan con sus inmanentes ológrafos-, ¿han analizado los protagonistas envueltos, o los ventajosos patrocinadores, que ese acuerdo tendría que contemplar la doble vía?

Si algo favorece a Leonel Antonio Fernández Reyna es que sabe jugar a la política dominicana como nadie; su cédula, en lo que concierne a la profesión, emula la que en vida correspondió a Joaquín Balaguer. Con toda seguridad habrá una segunda vuelta, por lo que el pacto que hará el habitual aspirante a la presidencia será uno en el que si Abinader lo superare tendría él que apoyarlo, pero, si sucediere lo contrario, que él aventajare a Abinader, entonces sería este (junto a toda la militancia del PRM) quien estaría obligado a proporcionarle los votos necesarios para triunfar en la siguiente ronda. Y repetimos: cuando inicie la campaña, la oratoria de Leonel Fernández hará estragos entre los seguidores de dos personas que no pueden subir a una tarima y expresarse sin leer, aunque lo que tengan que decir pueda escribirse en un papelito (de esos que se recortaban de una funda color caqui) en el que se especifique la compra que se hace en cualesquiera de los pequeños colmados que aún subsisten en nuestra sociedad bajo pequeñoburguesa: "media botellita de aceite, tres cigarrillos Crema (para recordar esa antigua marca que desconocemos si existe) y un cuarto de libra de salchichón"...

Nemen Hazim
San Juan, Puerto Rico
20 de octubre de 2019