«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

12 de enero de 2020

Estados Unidos tiene atiborrado al mundo con sus mentiras y desafueros

Irán, luego de bombardear las bases militares de EE. UU., estaba a la espera de un ataque. El Tor M-1, originalmente desarrollado por la Unión Soviética, fue el misil usado en el derribo, por error, del avión de la línea aérea ucraniana que transportaba 176 pasajeros (incluida la tripulación); es arma defensiva contra ataques aéreos y fue usada por la defensa iraní cuando confundió al Boeing de pasajeros con un avión militar del Pentágono...


El primero de enero de este año, ante lo que estaba sucediendo en la embajada norteamericana en Irak, habíamos publicado por Facebook una conversación entre Mafalda y su padre:
“Mafalda:
-¿Se han acabado el hambre y la pobreza en el mundo? ¿Se suprimieron las armas nucleares? ¿Sí?

“Su papá:
-Esteee... Bueno, creo que no hijita.

“Mafalda:
-¡¿Y entonces para qué cuernos cambiamos de año?!”

Donald Trump, el desquiciado que gobierna la nación más poderosa del mundo, culpaba a Irán, bajo una enfermiza obsesión por asolar el país y ultimar cientos de miles de sus ciudadanos, de las protestas que estaban montando los iraquíes en la sede de la representación del Pentágono (los iraquíes están hastiados de los bombardeos yanquis que han destruido su país y asesinado millones de sus compatriotas).

La perversidad gringa es ilimitada: Estados Unidos acababa de asesinar decenas de iraquíes con un bombardeo lanzado en represalia porque habían ultimado a un contratista estadounidense, lo que provocó que sus coterráneos reaccionaran y tomaran la sede de la embajada yanqui; el argumento al que recurrió el Pentágono para llevar a cabo tal despropósito fue el de que se había violado su soberanía. ¿Cuántos años llevan las tropas norteamericanas violando la soberanía de Irak? ¿No es violación a la soberanía la negativa de Estados Unidos a abandonar territorio iraquí ante el pedido que le hacen el pueblo y el gobierno de Irak?

Cuando la embajada iraní se incendió en Najaf (Irak), la prensa occidental hizo reiterativas reseñas bajo el llamativo titular «Civiles [iraquíes] protestan por la influencia iraní». Cuando la embajada norteamericana es asaltada en Bagdad por la reciente matanza de iraquíes, esa misma prensa difunde, hasta el hastío, que «la acción contó con el respaldo de Irán». Eso se llama perversidad, indecencia, agitación pagada, ansias de genocidio, depravación, abyección, incitación al saqueo, bajeza, ignominia, vileza, ruindad, servilismo, perfidia, crueldad... y cuanto calificativo degradante pueda aplicarse a semejante comportamiento.

Ante la tensión creada por Estados Unidos en la región, y con mucho tino, periodistas y ciudadanos comunes (quizás no tan comunes) de todo el mundo comenzaron a divulgar unas declaraciones del señor Trump -ante la cercanía del proceso electoral que definirá en manos de quién estará el próximo gobierno- satanizando a Barack Obama (su antecesor):
"Nuestro presidente [Obama] empezará una guerra con Irán porque no tiene ninguna habilidad para negociar. Es débil e ineficaz. Tenemos un verdadero problema en la Casa Blanca. Creo que atacará Irán en algún momento antes de las elecciones porque piensa que es la única manera de ser elegido. ¿No es patético?".
Sus palabras deberían estar en la boca de cada norteamericano que se respete; basta con que se repitan con fidelidad. ¿No es patético?

El irrespeto a la vida de los demás habitantes de este planeta, y la arrogancia típica del fantoche que hace el ridículo papel de rector del poderío militar del Pentágono, llevó a Donald Trump a decir que "si Irán ataca a ciudadanos de EE. UU. Washington responderá rápido y fuerte". Él puede quitarle la vida a un familiar de un oriundo de otra nación pero esa persona, que perdió a un ser querido por las bombas asesinas de Estados Unidos, no puede recurrir a la retaliación asesinándole a él, o a cualquier funcionario al servicio de la guerra y el saqueo, un hijo o algún otro relacionado de sangre. No sólo son palabras de su exclusividad; son, además, expresiones de todo el sistema y de la gran mayoría del propio pueblo norteamericano (sobre todo ese que vive como ganado, alimentándose de Budweiser y televisión, entre el paréntesis que conforman la costa este y California).

Pudimos presenciar, por lo menos durante dos horas, lo que debe haber sido el funeral más grande jamás visto en la historia de la humanidad... Millones de iraníes acompañaron el féretro con el cuerpo sin vida de Qasem Soleimani, quien fuera asesinado vilmente por las bombas de Estados Unidos. No quedó al margen un solo iraní en la manifestación de duelo que mostró todo un pueblo comprometido con sus mejores hombres; pero la infamia estadounidense siempre encuentra una prensa descarada y servil que da vida a las estúpidas palabras de quien esté ocupando la primera magistratura de la nación: Trump repitió la vulgar mentira, que los emporios de la comunicación publicaron con ridículo entusiasmo, acerca del "deseo de libertad de un pueblo sojuzgado". ¿Pueblo? Pero si todo el pueblo estaba llorando al único hombre que fue capaz de exterminar a ISIS, el sanguinario grupo terrorista creado por Estados Unidos para derrocar el gobierno sirio y hacer lo que está haciendo (aún no haya logrado su cometido): robarse el petróleo de Siria.

¿No fue Donald Trump quien dijo "dejé tropas en Siria para tomar su petróleo. Yo tomé el petróleo". Ir a otro país y apropiarse de sus recursos es un vulgar robo, actividad en la que descansa "la forma de vida norteamericana", esa que tanto cacarean cuando la realidad es que hay más de una veintena de países con mejor calidad de vida, superior civilización y mucho más respeto por la vida de los seres humanos. Estados Unidos tiene al mundo atiborrado con el supuesto papel de policía universal que se ha dedicado a jugar con aquellos pueblos "gobernados por tiranías". Venezuela es un sensible ejemplo acerca de esa mentira pentagonista: ese pueblo al que EE. UU. atribuye "vivir bajo una dictadura" es el mismo que ha evitado que los depredadores yanquis pisoteen su soberanía y lo despojen del petróleo, abyecta actividad que "los amos" practican con cotidianidad.

CNN en Español se atrevió a publicar: “Irán amenaza con atacar dentro de Estados Unidos si Washington responde”. ¡Cuánta falsedad! Así actúa la vileza latina; no puede esperarse más de un medio conformado por lacras y miserables. Todo lo contrario: Teherán había dicho que no lastimaría al pueblo norteamericano, al que le ha pedido que salga a las calles a exigir el retiro de sus tropas del Medio Oriente. No hay una sola cadena hispanoparlante, con razón social propia o afiliada a los grandes emporios occidentales de la comunicación, que actúe con dignidad; todas son bocinas del Pentágono, lameculos de la oligarquía.

Los medios de comunicación norteamericanos que sirven al Pentágono (CNN, FOX, CBS, NBC, ABC...), y sus negreros de Francia, Canadá, Alemania, España y cuanto país se subordina a Estados Unidos (y se beneficia de su abyección), iniciaron la ignominiosa tarea de condicionar la mente de millones de "condicionables", que habitan este planeta, con relación al avión que había salido de Teherán, con destino a Ucrania, y que cayó apenas dos minutos después de haber despegado. La fuente a la que apelaron los despojos que sirven al capital oligárquico para culpar a Irán del derribo de la nave es la "confiable y honesta" CIA, sobre la que Mike Pompeo (quien fuera su director) expresara: "Mentimos, engañamos y robamos".

La procacidad de esas cadenas de difusión al servicio de la guerra es de tal magnitud que pretenderon complementar su despropósito resaltando que en el vuelo iban 63 canadienses, pero obviando, con olímpica perfidia, que también viajaban 82 iraníes, 11 ucranianos, 10 suecos, 4 afganos, 3 alemanes y 3 británicos. Buscaban, con esa interesada información, bajo la realidad de que la nación canadiense es fiel aliada de Estados Unidos, que la OTAN participara en la destrucción de Irán y en el asesinato de cientos miles, quizás millones, de sus ciudadanos. Así funciona la máquina de exterminio que encabeza Estados Unidos, país que se ha convertido en la agrupación terrorista más grande de la historia. El establishment, con sus tres pilares funcionado en armonía como máquina de terror y guerra -Pentágono, CIA y prensa-, acude a uno de ellos para, con otro, "demostrar" la veracidad de un hecho. ¡Cuánta perfidia!

No se podía dudar que el vuelo que partió de Teherán rumbo a Ucrania hubiese sido derribado por los misiles yanquis: sobrada experiencia tiene el Pentágono asesinando inocentes (lo hace cada día de cada año desde que finalizó la Segunda Guerra Mundial). Pero las declaraciones de las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán no se hicieron esperar: "lamentablemente, los misiles disparados debido a un error humano causaron el horrible accidente del avión ucraniano y la muerte de 176 personas inocentes. Lamentamos profundamente este desastroso error. Nuestras oraciones para todas las familias que están de duelo; les ofrecemos nuestras más sinceras condolencias. Pedimos disculpas a los familiares de todas las víctimas, a nuestro pueblo y a las otras naciones afectadas" [Hassam Rouhani, presidente de Irán]. Una declaración militar afirmó que el avión fue confundido con un "objetivo hostil" después que se acercara a un centro militar secreto de la Guardia Revolucionaria. El Ejército estaba en su nivel más alto de preparación en medio de las tensiones con Estados Unidos.

El derribo del vuelo cuyo destino final era Ucrania produjo un gran desconsuelo entre los iraníes, provocando que el pueblo se lanzara a las a calles a manifestar su repudio por tan catastrófico error. Ante este evento, Donald Trump, el desequilibrado que el Pentágono tiene como "jefe", publicó un tuit, escrito en persa para los iraníes, en el que expresa: "Estamos siguiendo de cerca sus protestas. Su coraje es inspirador". Debe servirle, esa determinación del pueblo de Irán, para comparar la cobardía y el vasallaje del suyo. ¿Protestaron los apocados ciudadanos yanquis, que se nutren de los genocidios y saqueos del Pentágono, cuando el vuelo 655 de ‘Iran Air’, con 290 civiles, fue derribado por misiles disparados por Estados Unidos? ¿No dijo el gobierno de Reagan "que no le importaban los hechos y que Estados Unidos no se iba a disculpar"? Ambos, gobierno y pueblo iraníes, han actuado de manera totalmente diferente a como lo hicieron gobierno y pueblo gringos.

Nemen Hazim Bassa
San Juan, Puerto Rico
12 de enero de 2020