19 de noviembre de 2021

República Dominicana y la eterna crisis haitiana...

¿Por qué a nadie se le ocurrió hacer con Haití lo que este hizo y pretendió seguir haciendo con la República Dominicana? Por la deformación social con la que hemos llegado hasta nuestros días; el bajo pequeño burgués dominicano, sobre todo el de las capas pobre y muy pobre, que para la época en que nos independizamos era el componente mayoritario de la sociedad (tal como sucede hoy, aunque no en la proporción casi totalitaria que representaba), se caracteriza por la pequeñez de las tareas en las que se embarca



República Dominicana es el único país de América que no conquistó su independencia de las metrópolis europeas [lógicamente al margen de Puerto Rico, que no pudo independizarse de España (y mucho menos podrá hacerlo de Estados Unidos, metrópolis americana que ha sabido castrar la conciencia de sus ciudadanos con la implementación de un estado de bienestar que los mantiene enajenados, a tal punto que ha dejado a la patria de Eugenio María de Hostos, Pedro Albizu Campos y Juan Mari Brás como la única colonia existente en el mundo)]. Además, añade a su maltrecha existencia, después de haberse constituido en país soberano, haberse involucrado en otra conflagración con la finalidad de convertirse nuevamente en posesión española (Pedro Santana, figura máxima de tal felonía, había sido el jefe militar en varias batallas en las que los dominicanos vencieran al invasor haitiano).
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más