10 de abril de 2010

Leonel Fernández, lo mal hecho y la globalización

"A la patria no se le usa, se le sirve". "En una democracia no debe haber más gobierno que el de las leyes, y los hombres, cualesquiera que sean sus posiciones, están llamados a ser sólo los ejecutores de las leyes". "Un mal gobierno no se produce espontáneamente, es el resultado de la infección del cuerpo social... que, en determinadas circunstancias favorables a su desarrollo, acaba tomando posesión del organismo colectivo" [Juan Bosch]



Leonel Fernández arribó a la presidencia de la República Dominicana por primera vez un 16 de agosto de 1996, con un discurso nuevo, una retórica nueva, aires de esperanza y, más que nada, asumiendo un compromiso de nuestra generación; además, repleto de una posmodernidad y una globalización que dejaron atónito a quien suscribe.

Sobre su discurso de toma de posesión, el tercer viernes de agosto de ese año, habíamos señalado que era "...optimista, de compromiso con todas las representaciones políticas y de la sociedad civil, sólido, de perspectivas definidas en el marco del desarrollo de un Estado moderno que pueda proporcionar justicia, salud, educación y oportunidades de superación... un Estado que dignifique la dominicanidad. Un extraordinario discurso superado sólo por el pronunciado por el profesor Juan Bosch aquel 27 de febrero de 1963 vía su primera agrupación política".

Tan lejos llegamos que, por albergar tanta confianza en lo que entendíamos era un producto genuino de la generación de la capacidad, el intelecto y el romanticismo, formado, según nuestro criterio, a imagen y semejanza de quien fue nuestro líder, maestro y guía,
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más