«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

22 de febrero de 1998

¿Para qué?

Las deformaciones de la baja pequeña burguesía. “La pequeña burguesía, en su movilización a otros horizontes, ha arrastrado hábitos, costumbres y patrones de comportamiento similares a los que le sustentan en la patria de origen...


Quizás compartiendo la misma preocupación, tanto el que dirige el periódico Hablando, como quien suscribe, habíamos conversado acerca de la elaboración de un artículo que tratara el comportamiento de los dominicanos en el exterior. La conversación al respecto habría de producirse una semana antes de que por los medios radiales la idiosincrasia característica de la baja pequeña burguesía se manifestara en todo su “esplendor”.

Hemos hecho un intento agotador por llevarles a nuestros lectores las razones principales del comportamiento en cuestión; hemos realizado varios ensayos, pero llegamos a la conclusión de que todo lo que podamos decir en estos momentos se ha manifestado en ocasiones anteriores con mucha propiedad, sobre todo con la abierta exposición que hace el profesor Juan Bosch en muchos de sus libros acerca de la conducta típica de la pequeña burguesía.

El caso de la doble posición, que consiste en vivir al mismo tiempo en dos niveles, uno social y otro económico; el de la apariencia política, en el que los hombres y mujeres se hacen pasar por revolucionarios y a la vez fungen como agentes del servicio secreto para delatar planes delineados en la organización revolucionaria;