«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

30 de marzo de 2018

Puerto Rico: por un estatus que difiera de la aberración actual

No a la colonia. Es hora del surgimiento de un líder que se ocupe de dirigir a los millones de jíbaros que habitamos esta bella isla hacia un estatus que difiera de la aberración que actualmente la consume; que erradique por siempre la mentalidad colonialista que tanto daño ha causado


Si Puerto Rico fuera más grande, geográfica y demográficamente, el mundo estaría sometido a los designios boricuas. Poco más de 3,000 millas² han producido extraordinarios humanistas, intelectuales, profesionales de la ciencia y la salud, deportistas, artistas y hermosas y capaces mujeres que, con determinación y férrea voluntad, han enaltecido la patria de Eugenio María de Hostos. El pueblo puertorriqueño es uno desprendido y fraternal, dispuesto siempre a unirse en causa solidaria ante cualquier tragedia que afecte, no sólo a sus vecinos sino, a los que habitan en los más recónditos lugares del planeta.

Todas esas virtudes han sido conquistadas gracias a la más espontánea y genuina expresión de los puertorriqueños de a pie, que por más de cien años han batallado por no someterse a los designios del más grande imperio que ha conocido la humanidad, aún no haya fructificado, durante todo ese tiempo, la lucha por la soberanía y la independencia. Ahora bien, existe un gran abismo entre el pueblo boricua y los políticos que por los últimos cinco lustros han gobernado; la proyección universal de esa pequeña porción de tierra, que hace de Puerto Rico un gigante, se ha visto disminuida por la mediocridad de los que ejercen el gobierno, dedicados, viciosa e irresponsablemente, a "sobre-legislar", a "sobre-reglamentar"... a "sobre-imponer", pero sólo para segregar, no para integrar; sólo para disminuir el poder adquisitivo, no para facilitar una mejor calidad de vida; sólo para coartar libertades, no para formar seres humanos emancipados.

23 de marzo de 2018

República Dominicana: país en el que no renuncian ni el presidente ni sus funcionarios

Ningún integrante del gobierno renuncia o es procesado. En todas partes del mundo, incluso en países mucho más pobres que República Dominicana, será siempre posible ver lo que han hecho esos mandatarios y autoridades judiciales (casos citados de Perú, Panamá, Guatemala y El Salvador). Lo que nunca veremos es que un "tíguere" renuncie o sea procesado por un sistema judicial que el mismo descarrío ha degradado


Muchos dominicanos se han sorprendido porque el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, renunció (debido a las acusaciones de corrupción y soborno); porque el expresidente de ese mismo país, Ollanta Humala, y su esposa Nadine Heredia, fueron encarcelados (por el escándalo de Odebrecht); porque el expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, fue hecho preso (por grabar conversaciones de sindicalistas y políticos de oposición); porque el expresidente de Guatemala, Álvaro Colom, fue detenido (por peculado y fraude); porque el expresidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, fue arrestado (por su relación con el caso de enriquecimiento ilícito de su secretario privado)... En fin, porque en República Dominicana -que está entre los cinco países más corruptos del mundo en la lista de Transparencia Internacional-, a diferencia de las demás naciones, nadie guarda prisión por uno solo de los miles de escándalos de cohecho, tráfico de influencias y saqueo al erario que han estremecido la patria de Duarte, Sánchez y Mella.

14 de marzo de 2018

Franklin Marchena y Roberto Rodríguez Almeyda: harina de un mismo costal

La reelección del presidente Danilo Medina vuelve a enfrentar a los peledeístas. El denominador común de todos los enfrentamientos ha sido una persona que se haría llamar inescrupulosa (usando la descripción que diera el propio Medina acerca de buscar la reelección "en un país como la República Dominicana")...


No es nada nuevo que desde 1999 el partido morado exhiba, para cada torneo electoral, conflictos internos. Sucedió ese mismo año, en el proceso primarista, cuando Danilo Medina despojó a Jaime David Fernández Mirabal de la candidatura a primer mandatario de la nación (certamen 2000); en 2007, para las primarias en las que Leonel Fernández aplastó a Medina como aspirante a ocupar la jefatura del Estado (elecciones 2008); y en 2015, ocho años después, cuando desde el poder el presidente Medina modificó la Constitución para humillar al Sr. Fernández y repostularse (comicios 2016).