«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

21 de mayo de 2014

Deformación social dominicana: de Pedro Santana a Leonel Fernández (Completo)

Reflexión acerca de la deformación social dominicana. Un ligero escrutinio a la forma en que nos constituimos en un país soberano, o sea, desde época anterior a la gesta independentista, nos muestra las deficiencias con las que crecimos, quizás, incluso, desde que Cristóbal Colón se avecinó por equivocación por estas tierras para tomar nuestro oro a cambio de los mismos espejitos que en la actualidad nos ofrecen los neo descubridores


¿Hemos sido dirigidos, los dominicanos, por líderes con formación (y vocación) para estructurar una sociedad que sobre sus pies ejerza las actividades propias del desarrollo y la civilización? ¿Ha habido en la vida republicana, e incluso antes de que ejerciéramos la soberanía, algún proceso histórico que no esté marcado por la fuerza, la indolencia, el entreguismo y el enriquecimiento ilícito? ¿Ha existido continuidad, en el crecimiento orgánico como nación, del desarrollo natural social que debe experimentar todo pueblo para alcanzar el nivel necesario de pensamiento crítico y un estado de bienestar mínimo que sean comunes a todos los integrantes de la sociedad?

Un ligero escrutinio a la forma en que nos constituimos en un país soberano, o sea, desde época anterior a la gesta independentista, nos muestra las deficiencias con las que crecimos,

20 de mayo de 2014

Deformación social dominicana: de Pedro Santana a Leonel Fernández (III de III)

Los cortos períodos de bonanza (III de III/Último). Los 17 gobernantes que integran este período hicieron lo posible por la felicidad del pueblo dominicano... ¡y no se lo permitieron!


Quienes han puesto la inteligencia, el entendimiento, la prudencia y el buen juicio para gobernar -que han sido los menos- son unos verdaderos desdichados ante la historia, que los marca, en su totalidad, porque ninguno pudo completar su período de gobierno. Pero, más desdichados aún hemos sido los ciudadanos comunes; los que fuimos y somos saqueados, oprimidos y burlados por Pedro Santana, Buenaventura Báez, Ulises Heureaux (Lilís), Rafael Trujillo, Joaquín Balaguer y Leonel Fernández, los seis siniestros que desplazaron la esperanza y la buena acción, ya sea por usurpación directa del poder o facilitando golpes de Estado, conjuras y fraudes planificados y propiciados, de forma permanente, por el frente oligárquico -cuyos integrantes han sido, en función del momento histórico, diferentes, y al que se han integrado como tales o servido como representantes-, que actúa en consonancia con sus intereses y recibiendo, siempre, de la baja pequeña burguesía, la más efectiva, denigrante y desacertada colaboración.

19 de mayo de 2014

Deformación social dominicana: de Pedro Santana a Leonel Fernández (II de III)

Los grandes deformadores que han castrado la sociedad (II de III). Suman 25 estos personajes, y dentro de ellos seis se convierten en figuras de primer orden personificando la depravación, la indolencia, la perversidad y la ausencia de valores éticos y morales


Quienes nos han gobernado se constituyen en los principales exponentes de la inversión de valores y símbolos de la fuerza, la corrupción y el desorden. Más del 60% de los que han ocupado la primera posición en la administración del Estado han sido caricaturas de la maldad, el entreguismo y el saqueo; y los partidos políticos que han sustentado sus 'liderazgos' no son diferentes: son escuelas para lo mal hecho, de "mal aspecto o reputación", en las que se forjan los depredadores del erario, de los valores patrios y de las libertades ciudadanas. Uno de ellos, concebido como un partido de cuadros, con todas las normas y reglas a su disposición para penalizar las desviaciones morales y éticas, intentó, bajo la estricta supervisión de su fundador, romper con esos esquemas... pero pudo más la deformación de la sociedad.

18 de mayo de 2014

Deformación social dominicana: de Pedro Santana a Leonel Fernández (I de III)

La deformación social: problema viejo y muy nuestro (I de III). ¿Puede alguien sentirse orgulloso de la mediocridad, la falta de integridad y las ejecuciones de nuestros congresistas? ¿Se convierten en paradigma de bien la arrogancia, la prepotencia y el desprecio a sus pares que manifiesta el jefe de la iglesia católica?


¿Hemos sido dirigidos, los dominicanos, por líderes con formación (y vocación) para estructurar una sociedad que sobre sus pies ejerza las actividades propias del desarrollo y la civilización? ¿Ha habido en la vida republicana, e incluso antes de que ejerciéramos la soberanía, algún proceso histórico que no esté marcado por la fuerza, la indolencia, el entreguismo y el enriquecimiento ilícito?

¿Ha existido continuidad, en el crecimiento orgánico como nación, del desarrollo natural social que debe experimentar todo pueblo para alcanzar el nivel necesario de pensamiento crítico y un estado de bienestar mínimo que sean comunes a todos los integrantes de la sociedad?

8 de mayo de 2014

Ensañamiento desmedido contra Juan Bosch

El odio de la oligarquía y la izquierda a Juan Bosch. ¿Por qué? Los oligarcas controlan los medios de comunicación y determinan las informaciones que debe asimilar un pueblo ajeno a sus valores y a su historia. Por otro lado, no es de extrañar que cualquier vividor del izquierdismo universitario de los años sesenta y setenta adquiera preponderancia por traer a la luz pública disparates encubiertos por décadas


Entiendan. ¿No ha sido suficiente que nuestros niños y jóvenes se eduquen viendo a Pedro Santana junto a los mártires y héroes Restauradores? ¿Se imaginan ser familia de Amín Abel Hasbún, asesinado en la escalera de su casa un 24 de septiembre de 1970, y tener una estación en el metro al lado de otra designada con el nombre de quien ordenó su muerte, amparó y premió a sus matadores?”.

El párrafo anterior, en su totalidad de Matías Bosch, llega precisamente en el momento en que usamos las mismas palabras en la estación Juan Bosch, donde bajamos, un hermano y quien suscribe, para tomar el subterráneo y llegar al cementerio de la Avenida Máximo Gómez, con la finalidad de ordenar la lápida que demarcará el lugar, en el camposanto de Santa Fe, San Pedro de Macorís, que servirá de morada definitiva a los restos de nuestro padre, siempre que la descomposición social dominicana lo permita

7 de mayo de 2014

Nemen Hazim, nuestro padre: integridad, honestidad y sacrificio

Reconocimiento al más honesto e íntegro de los empleados públicos. Con un sueldo de subsecretario de Estado, nuestro padre nunca pudo comprarse un auto, ni fincas, ni tierras, ni segundas casas; tampoco pudo tener dinero para abrir un certificado de esos que la corrupción ha popularizado tanto entre los funcionarios


Como expresara el menor de sus hijos, "nuestro padre, después de cumplir 90 años, sufrió una leve fractura de cadera que, en menos de ocho meses, produjo severos cambios que lo llevaron aceleradamente a la paz eterna".

El no poder regresar el mismo lunes 28 de abril a República Dominicana nos permitió meditar acerca de algo muy importante que queremos compartir con amigos, conocidos, allegados, familiares e incluso adversarios en la forma de pensar, para quienes, en este mismo momento, expresamos gratitud eterna por la solidaridad que nos brindaron.

Nuestro padre ocupó en la antes conocida Secretaría de Estado de Trabajo todos los escalafones, desde el más bajo hasta desempeñarse como director general de Trabajo...