«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

25 de abril de 2010

Comentarios al capítulo II del libro "Trujillo, mi padre en mis memorias", de Angelita Trujillo (II de VII)

Trujillo nació de segunda (II de VII). La "Princesa Angelita", que hoy se codea con los "de primera", reconoce que el sanguinario dictador no provenía de "esa alcurnia", signando, inadvertidamente, sus verdaderas raíces, pero carece de la entereza para explicar la procedencia de los cientos de millones de dólares que sus familiares depositaron en bancos europeos y los métodos criminales con los que su padre gobernó la nación


Antes de emitir comentario alguno sobre el capítulo II, queremos hacer una observación que se desprende de la lectura del capítulo I y que, por olvido, no quedó plasmada en la primera entrega.

Las palabras nada agradables que Angelita Trujillo emite sobre el Dr. Joaquín Balaguer, el odio que le guarda al profesor Juan Bosch por la descripción que hiciera de su padre en "Trujillo, causas de una tiranía sin ejemplo" y "Póker de Espanto en el Caribe", y la magnitud del liderazgo de ambos, nos mueve a pensar que la autora de "Trujillo, mi padre en mis memorias" esperaba desde hace tiempo por la muerte de tan influyentes figuras para hacer realidad lo que ella llama "exposición de todo el acervo que atesoro de mi progenitor" (Pág. 41).

El capítulo II nos entusiasmó por el título que la hija del déspota usa: "Vida y Trayectoria". Esperábamos por la evolución socioeconómica de su procreador, y por ende de su familia, pero muy poco duró el júbilo. Comienza diciendo que su padre "trabajaba como Guardia Campestre en el Central Boca Chica" y que "sin abolengo alguno" escaló posiciones en la "Policía Nacional que organizaba la Fuerza de Ocupación americana". Cuatro líneas más tarde ya Trujillo es juramentado "Presidente de la República".

24 de abril de 2010

"Los crímenes de Juan Bosch"

Los crímenes de Bosch según sus detractores. "La política es la única actividad del ser humano que iguala la ignorancia con el intelecto". El crimen de Juan Bosch ha sido haber usado su inteligencia, con frases de alabanza al tirano, para sobrevivir bajo la dictadura y poder concretizar el objetivo primordial de dejar el país y convertirse en el principal opositor al régimen de sangre que encabezaba Rafael Leónidas Trujillo Molina


Mostramos unas declaraciones ofrecidas por Juan Bosch alabando al régimen de Trujillo después de haber estado preso varias semanas (del 4 de diciembre del 1933 a finales de febrero del 1934) debido a una bomba que explotó a fines de noviembre del 1933 mientras visitaba a su novia Isabel García Aguiar y se hacía recortar el pelo en una barbería.

Para ese año Juan Bosch no desarrollaba actividad política alguna que provocara el encarcelamiento y el tiempo que estuvo preso. Es de imaginar que este acontecimiento creó un estado de temor en el profesor Bosch, que para esa fecha no era político, que debe haberlo llevado a emitir palabras de adulonería en favor del dictador Trujillo.

Don Teódulo Pina Chevalier fue quien le comunicó al profesor Juan Bosch la orden de puesta en libertad, y sobre él expresaría que "era hombre responsable, inteligente y de una presencia de ánimo digna de atención...". Bosch se afilió al Partido Dominicano "pero no fue trujillista... el miedo (que se aferró a su ser por la experiencia de ser encarcelado bajo la acusación falsa de terrorista, NH) lo obligó a colaborar por algún tiempo".

22 de abril de 2010

Comentarios al capítulo I del libro "Trujillo, mi padre en mis memorias", de Angelita Trujillo (I de VII)

Composición de nivel primario sobre el "Generalísimo, Benefactor y Padre de la Patria Nueva" (I de VII). Lo único nuevo (si es que puede servir para algo), en este primer capítulo de "Trujillo, mi padre en mis memorias", de María de Los Ángeles del Sagrado Corazón de Jesús -Angelita- Trujillo de Domínguez, es que a Ramfis, su padre, el criminal Rafael Leónidas Trujillo Molina, le llamaba "Papón"


Angelita Trujillo comienza a desarrollar su libro, "Trujillo, mi padre en mis memorias", partiendo de una realidad socioeconómica muy propia, totalmente distanciada del entorno social dominicano de esa y de todas las épocas, incluyendo la actual. La "princesa" Angelita, en la "monarquía" de su padre, es la expresión de la desconexión total de la "hija mimada" con una sociedad forjada, durante 30 años, sobre la miseria de obreros y campesinos, explotados como en los mejores tiempos de la esclavitud, y las torturas y asesinatos más horrendos que haya conocido pueblo alguno en América Latina. Por eso la fotografía de la portada: "La Princesa y el Rey en un nivel celestial".

Angelita inicia la elaboración, no de un libro, como tendría que ser, sino, de "...una composición acerca de mis vivencias, de mi mundo y mis experiencias, como la hija mimada que fui, del padre más maravilloso del mundo..." (Pág. 41, Cap. I, 1ra Edición, 2009), lo que podría dar por concluida la lectura, acción que no tomaremos para poder desarticular la inconclusa tarea que le quedó pendiente de la escuela superior: una "composición" sobre su padre, el "Generalísimo, Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva".

10 de abril de 2010

Leonel Fernández, lo mal hecho y la globalización

"A la patria no se le usa, se le sirve". "En una democracia no debe haber más gobierno que el de las leyes, y los hombres, cualesquiera que sean sus posiciones, están llamados a ser sólo los ejecutores de las leyes". "Un mal gobierno no se produce espontáneamente, es el resultado de la infección del cuerpo social... que, en determinadas circunstancias favorables a su desarrollo, acaba tomando posesión del organismo colectivo" [Juan Bosch]


Leonel Fernández arribó a la presidencia de la República Dominicana por primera vez un 16 de agosto de 1996, con un discurso nuevo, una retórica nueva, aires de esperanza y, más que nada, asumiendo un compromiso de nuestra generación; además, repleto de una posmodernidad y una globalización que dejaron atónito a quien suscribe.

Sobre su discurso de toma de posesión, el tercer viernes de agosto de ese año, habíamos señalado que era "...optimista, de compromiso con todas las representaciones políticas y de la sociedad civil, sólido, de perspectivas definidas en el marco del desarrollo de un Estado moderno que pueda proporcionar justicia, salud, educación y oportunidades de superación... un Estado que dignifique la dominicanidad. Un extraordinario discurso superado sólo por el pronunciado por el profesor Juan Bosch aquel 27 de febrero de 1963 vía su primera agrupación política".

Tan lejos llegamos que, por albergar tanta confianza en lo que entendíamos era un producto genuino de la generación de la capacidad, el intelecto y el romanticismo, formado, según nuestro criterio, a imagen y semejanza de quien fue nuestro líder, maestro y guía,