«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

14 de noviembre de 2015

Estados Unidos, la tormenta perfecta

El capital hace de gobierno permanente en EE. UU. Mientras la sociedad disponga con asombrosa facilidad de unos cuantos gramos de narcóticos; mientras las armas se expendan con la misma libertad que zapatos y carteras; y mientras 315 millones de norteamericanos no conozcan cómo se elige el presidente, la tormenta perfecta que se nutre de estos tres componentes tendrá vigencia imperial por varios decalustros más


Sobre Estados Unidos Víctor Manuel Rico Maestre dice, en lo que llaman "Working Papers" (Papeles de Trabajo o Literatura Gris: documentación para trabajos relacionados), que «no sólo se trata de la primera nación consumidora del planeta sino que, además, es productora, distribuidora y reinversora de drogas y de sus ganancias, porque más del 80% de los beneficios del narcotráfico quedan (en su territorio). En el proceso de distribución de la cocaína, desde su elaboración final hasta su consumo, el valor se septuplica [17 mil dólares/Kg. en el mercado mayorista de Miami, controlado por latinos, (hasta) llegar a un precio final entre 80 y 120 mil dólares/Kg. en su venta callejera]... (Como potencia consumidora) fabrica no sólo un número creciente de drogas naturales y sintéticas sino también los productos químicos para su elaboración, (a la vez que se nutre del) sistema financiero necesario para su reconversión...