«A mí me inspira mi pueblo y su destino. A mí no me inspiran ni me preocupan el dinero y las riquezas. A mí me inspira, me seduce, el ejemplo de los hombres como Simón Bolívar, como San Martín, como Sucre, como Eugenio María de Hostos, como Máximo Gómez... de esos hombres libertadores que, como bien lo dice otro gigante de la América Nuestra, el Apóstol José Martí, “hacen pueblos y son más que hombres”» (Juan Bosch)

2018-04-29

Digamos no a la villanía del gobierno al considerarnos turistas

Gobierno nos considera turistas con fines
de incrementar fondos para proselitismo político


El 4 de diciembre de 2017 el presidente Danilo Medina firmó el decreto 430-17 que dispone que el pago de la tarjeta de turismo "se realice mediante la incorporación de dicho valor en el precio de los boletos aéreos y marítimos para aquellos turistas que arriben a República Dominicana por estas vías". El mismo persigue, como lo establece el considerando cuarto -por la supuesta recomendación de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI)-, eliminar "las colas y retardos" que se forman en los aeropuertos con la recaudación de los diez dólares que cuesta dicha tarjeta.

El núcleo del decreto está claramente dirigido al turista; los dominicanos (los más de dos millones que vivimos dispersos por toda la geografía universal) debemos entender que estamos exentos del pago de una tarjeta que su propio nombre especifica. Los que hemos sido expulsados del país -por los gobiernos que se han instalado desde el 25 de septiembre de 1963- no somos turistas; somos tan nativos como los que aún permanecen en la tierra que nos fue legada por Duarte, Sánchez y Mella. Este, o cualquier otro impuesto que se sustente en la prefijada categoría, no nos aplica; como manifestara Dellin Betances, "los dominicanos nacemos donde nos da la gana", expresión muy celebrada por el ministro de Turismo y otros funcionarios, acostumbrados a relamer a nuestros grandes atletas, en un restaurante de la capital dominicana en el que por desgracia de la vida nos tocó estar presentes.

2018-04-24

De otorgársele el premio Nobel, Lula debe rechazarlo

En relación a la petición para nominar a
Luiz Inácio Lula da Silva al premio Nobel de la Paz


¿Vale la pena proponer a Lula para que reciba un galardón que ha sido seriamente degradado? ¿Es pertinente llevar a quien sacó de la pobreza a más de treinta millones de sus connacionales al mismo podio en el que se exhiben oportunistas, instigadores y genocidas? Veamos sólo cinco casos de figuras que no debieron recibir el premio a partir de 1954, año en que lo obtuvo Suiza gracias al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), organismo con sede principal en Ginebra que se encarga de proteger a los perseguidos políticos y desplazados por conflictos bélicos y buscar soluciones a su situación "mediante el reasentamiento voluntario en su país de origen o en el de acogida".

¿Por qué a partir de 1954? Porque fue a partir de ese año que Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, "los tres mosqueteros" que viven bajo el lema "todos para uno y uno para todos", terminaron la hegemonía que habían establecido -sobre el galardón que se han empeñado en llamar "Nobel de la Paz"- desde la conclusión de la Segunda Guerra Mundial [consecutivamente lo recibieron desde 1945 hasta 1953: Francia (Athos, por su "personalidad reservada y modales refinados, además de marcada afición al vino") dos veces; Reino Unido (Porthos, por "hablador, ingenuo y vanidoso, pero resuelto y leal; de rostro altanero que gusta vestir curiosos trajes") dos veces y Estados Unidos (Aramis, por su "aparente contradicción, poca vocación, excelente y temerario espadachín siempre involucrado en intrigas políticas") seis veces].

2018-04-15

Las mentiras del imperio

Las mentiras de EE.UU. y el ¡váyanse
al carajo yanquis de mierda! de Hugo Chávez


Asimilar las tropelías que cometen las grandes potencias contra naciones pequeñas o poseedoras de invaluables recursos naturales se ha convertido en una pesadumbre para los que hemos crecido en países tercermundistas. La imposibilidad de accionar en contra de tanta arbitrariedad nos convierte, con la formación que adquirimos de sociedades degradadas, en potenciales patrocinadores individuales de los mismos desafueros que derivan de la arrogancia y el despotismo característicos del poder hegemónico que, junto a sus coligados, ostenta Estados Unidos.

Once años, que en la actualidad, como las monedas, corresponden a una cantidad mucho mayor, teníamos en abril de 1965 cuando un grupo de valientes y comprometidos militares se lanzó junto al pueblo a luchar, primero por la restitución de la Constitución (castrada el 25 de septiembre de 1963 con el golpe de Estado a Juan Bosch ordenado por los dueños y señores del mundo) y luego por la soberanía, que nueva vez se vio ultrajada por los mismos que durante ocho años, de 1916 a 1924, impusieron un gobierno militar y formaron, a imagen y semejanza, a quien por más de tres décadas gobernó con mano férrea la nación.

¿Por qué esos militares, formados en la época del dictador Trujillo, se lanzaron a combatir junto al pueblo para retornarle su Constitución y expulsar a los intervencionistas? Porque las mentiras que Estados Unidos había manejado en ambos acontecimientos -golpe de Estado y Revolución- resultaron tan evidentes que las fuerzas que normalmente actúan como sus aliadas las desentrañaron y reaccionaron heroicamente enfrentando sus tropas, en un acto de hidalguía y patriotismo pocas veces visto en la historia de la humanidad.

2018-04-07

El Mecanismo brasileño contra la Máquina dominicana

La corrupción dominicana supera con creces la brasileña


En 1984 estuvimos en Argentina haciendo una especialidad en Uso y Manejo del Gas [Natural y Licuado de Petróleo (GLP)] que fue cubierta con recursos de Gas del Estado -la tercera mayor empresa de su tipo en el mundo y, para la fecha, la segunda más importante de ese gran país, sólo detrás de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF)- y de la Organización de Estados Americanos (OEA). El compromiso era, al retornar al país -y esto lo hemos dicho en varias ocasiones-, ponernos a disposición del Secretariado Técnico de la Presidencia para implementar normas y regulaciones en la utilización y manipulación del gas, desde el almacenamiento hasta su disponibilidad en las cocinas de los hogares dominicanos.

Sin temor a equivocarnos, éramos todo lo que el gobierno tenía a su disposición (fuera de los pocos recursos humanos establecidos en la pequeña refinería de petróleo y las exiguas distribuidoras y envasadoras que existían) para estandarizar y fiscalizar cada una de las etapas comprometidas con el proceso: distribución, fabricación del recipiente -aprobación de soldadura, presurización...-, transportación y conexión a la tubería o manga que alimenta los quemadores de las estufas. Para ser coherentes con el final a esta introducción, terminaremos como lo hemos hecho antes: la atención del gobierno dominicano fue la misma que recibimos de Jennifer López.
Ing. Nemen Hazim
Graduado Magna Cum Laude (MCL) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD - 28/10/1977). Estudios complementarios en Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Argentina y Uruguay. En República Dominicana fue Ayudante de Profesor en la UASD; Profesor y Director de las Escuelas de Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Mecánica en la Universidad Central del Este (UCE); y Gerente de Turbinas de Gas y Motores Diésel en la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE). En Puerto Rico fue Encargado de Proyectos en Caribbean Electrical Industrial Services Corporation (CEISCO) y Co-dueño de Ingeniería Eléctrica y Mecánica (INGELMEC)...