«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

22 de febrero de 2018

Genocidio y terrorismo...

Me duele Palestina, Libia, Siria. ¿Quiénes invadieron Asia, África y América Latina para despojar a sus países de territorio y recursos económicos y minerales? Quien se responda esta pregunta sabrá dónde inició esta matanza, que no detendrá hasta que se respeten los derechos de los países más débiles


Es prudente, ya que hay personas "que no comprenden" el terrorismo que llevan a cabo los musulmanes en ciertos países del "primer mundo", desarrollar una pequeña explicación por vía de un ejemplo que ilustra lo que sucede en Libia (que es lo mismo que ocurre en otros lugares del Medio Oriente).

Libia era un país próspero, seguro, de paz, con la más alta calidad de vida de África -superior, incluso, a la de muchas naciones de occidente- que no interfería con la existencia de esos privilegiados "primermundistas". Todo lo contrario: ayudó a encumbrarse en el poder a la mayoría de los gobernantes que derrocaron y asesinaron a Muamar el Gadafi (su mandatario).

¿Era Gadafi un dictador? Sí, lo era, pero los libios, como los iraquíes, los sirios, los afganos y otras etnias, han vivido siempre bajo regímenes arbitrarios.

20 de febrero de 2018

La Constitución dominicana y las aves carroñeras

Danilo Medina y una nueva reelección. Hemos realizado modificaciones a la Constitución en 33 ocasiones, y cambios en el período o la disposición para prohibir o permitir la reelección en 20 oportunidades… ¡en tan solo 174 años! O sea, hemos tenido, en promedio, una constitución nueva cada 5 años, 3 meses y 8 días y una modificación relacionada con la permanencia en el poder cada 8 años, 8 meses y 12 días


«Yo solamente estaré cuatro años en el gobierno. Por tanto yo, particularmente, no tengo interés, ni siquiera no de reelegirme sino de volver a ser presidente de la República… ¡Y ni un día más! En el caso concreto mío, aunque hubiese existido la posibilidad de reelegirme, no lo haría. Y no vuelvo tampoco con tiempo intercalado; ¡yo quiero cuatro años y nada más!

«Yo estoy diciendo que en estos momentos, en este nivel de desarrollo nacional, en las condiciones en que se encuentran las instituciones democráticas del país, en esta situación de debilidad institucional que tenemos en el país, la reelección no es favorable para la conducción sana del Estado.