«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

21 de septiembre de 1997

Un Nobel para Juan Bosch

Evocación a la trayectoria de un acreedor del premio Nobel. Profesor Bosch: usted es un ejemplo para América y el mundo. Usted no ha sido propuesto para un premio Nobel por haber nacido en el Caribe insular, pero sepa usted que en el corazón de muchos usted es un Premio Nobel...


Profesor Juan Bosch, usted fue derrocado el 25 de septiembre de 1963, a los 19,810 días de su nacimiento, un 30 de junio de 1909 en la ciudad de La Vega, República Dominicana. Fue derrocado por los gorilas que ejercieron su juventud en la misma época suya y en el mismo momento en que el monstruo engendrado por el imperialismo “ordenaba la casa” para que las señales le llegaran desde la sede del edificio de cinco lados.

Hoy, Profesor, sabemos las razones por las que no se le permitió al pueblo dominicano encontrar el camino perdido. Hoy sabemos, profesor, cuáles fueron las motivaciones que llevaron tanto a gorilas como a pentagonistas a despojar a nuestro pueblo del bienestar del desarrollo que bajo sus ejecutorias lograría.

A Ud. se le derrocó, Profesor, porque se encargó de editar y dirigir el periódico escolar El Infante, cuando apenas contaba con nueve años de edad, la misma en la que escribió sus primeros cuentos. Se le derrocó porque a los 17 años comenzó a publicar poemas; porque a los 20 años se fue a Barcelona, España, y allí organizaría una compañía teatral de variedades con la que se trasladó a Caracas, Venezuela, para actuar en el Teatro Olimpia.