«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

25 de septiembre de 1996

Las opiniones de Peña Gómez

Peña Gómez: un enfoque más allá de sus fronteras. El PRD y el Partido Reformista están empeñados en modificar la Constitución para seguir en las cámaras hasta el año 2000 y atar por cuatro años al Ejecutivo; se estila es acusar al Dr. Leonel Fernández de intentar desplazar al Congreso, cuando en realidad es el Congreso quien quiere desplazar al presidente


En un programa que debutó por la cadena QBS, a apenas horas de haberse producido unas declaraciones del Dr. José Francisco Peña Gómez, se "analizaron" en forma desproporcionada unas informaciones relacionadas con la supuesta clausura del Congreso Nacional por parte del Presidente de la República Dominicana, Dr. Leonel Fernández, informaciones que llegaron totalmente deformadas, no sabemos con que finalidad.

El moderador, periodistas, dirigentes políticos y el público en general -que empeñó su palabra vía participación directa por la línea telefónica-, expresaban sus criterios en forma tan fuera de contexto que a una persona sensata le resultaría muy difícil asimilar la cantidad de disparates (expresiones que contradicen la razón) que se emitieron en el recién estrenado programa, desde donde se vertían opiniones con una certeza tal que pareciera que los protagonistas de la reunión se habían trasladado a Puerto Rico para dejarle saber a la comunidad dominicana instalada en la isla las realidades tratadas en la República Dominicana.

Para ir más lejos, en una actividad social en la que participamos en la semana del 22 al 28 de los que cursan, uno de los "astros con luz propia" que tenemos en Puerto Rico

16 de agosto de 1996

El discurso de Leonel Fernández

Un discurso optimista y con sentido histórico. Pronunciado con sentido histórico, abarcando desde la guerra de la Restauración de 1863, encabezada por los inmortales Gregorio Luperón y Gaspar Polanco, hasta el posmodernismo innovador y la globalización


Pronunciado con sentido histórico, abarcando desde la guerra de la Restauración de 1863, encabezada por los inmortales Gregorio Luperón y Gaspar Polanco, hasta el posmodernismo innovador y la globalización.

Un discurso optimista, de compromiso con todas las representaciones políticas y de la sociedad civil, sólido, de perspectivas definidas en el marco del desarrollo de un Estado moderno que pueda proporcionar justicia, salud, educación y oportunidades de superación... un Estado que dignifique la dominicanidad. Un extraordinario discurso superado solo por el pronunciado por el profesor Juan Bosch aquel 27 de febrero de 1963 vía su primera agrupación política.

Leonel Fernández nos hace meditar seriamente acerca de los 33 años transcurridos entre la toma de posesión de Juan Bosch y la que le acredita la actualidad. El optimismo, la solidez y el planteamiento de reformas fundamentales en la estructura del Estado nos recuerdan ese magnífico discurso pronunciado por Juan Bosch; las intenciones íntimamente vinculadas, tal cual existen entre la madre y el hijo en el vientre. Pensamos en el tiempo que ha desperdiciado la República Dominicana... 33 años en el vacío, fruto de la incidencia de una oligarquía recalcitrante.

15 de junio de 1996

Carta pública a The New York Times

The New York Times, medio al servicio de los desafueros del imperio norteamericano. La miseria, la ignorancia, la corrupción y el fortalecimiento de dictaduras repugnantes han sido los "beneficios" de este medio de prensa pentagonista


Señores:

La miseria, la ignorancia, la corrupción y el fortalecimiento de dictaduras repugnantes han sido los "beneficios" de sus escritos. Han patrocinado:

- el despojo a México de más de la mitad de su territorio,

- las dos intervenciones militares en República Dominicana -en la primera quedaríanse con las recaudaciones de las aduanas y, en la segunda, con la DIGNIDAD DE LA PATRIA-,

- el engendro de ese monstruo llamado Rafael Leónidas Trujillo Molina,

- el desvío del camino que se trazó el país en 1963 (derrocando el gobierno presidido por Juan Bosch, el único verdaderamente democrático en toda nuestra historia),

14 de junio de 1996

PLD, Juan Bosch y el "Frente Patriótico"

La presencia de Bosch no era necesaria. La inercia misma y la conformación de clases de la sociedad dominicana harían que la mayoría -de los reformistas y de los que se abstuvieron de votar en la primera vuelta-, votara por el PLD en la segunda


La conformación del Frente Patriótico Nacional entre el PLD, el PRSC y otras agrupaciones políticas y de la comunidad civil revela claramente lo tratado entre el Dr. Balaguer y el PLD (encabezado éste por el Dr. Leonel Fernández) semanas antes de la primera vuelta electoral celebrada el 16 de mayo de 1996.

Los argumentos de patriotismo y conservación de la dominicanidad que salieron a relucir durante el acto realizado en el Palacio de los Deportes del Centro Olímpico en la ciudad de Santo Domingo, el 2 de junio del presente año, son los mismos argumentos que fueron tratados en la reunión, pocos días antes del editorial publicado por el New York Times, editorial del cual el presidente Balaguer tenía pleno conocimiento.

19 de mayo de 1996

Carta al PLD

Análisis al proceso electoral del 16 de mayo de 1996. Para la segunda vuelta, los votos morados deben salir del PLD (votación obtenida el 16 de mayo de 1996), del PRSC y de los que se abstuvieron de votar en las elecciones pasadas. En términos cuantitativos, el PLD debe luchar por obtener una votación mínima de 1,475,000 votos (39.3% del total de inscritos)


Partido de la Liberación Dominicana
Santo Domingo, Distrito Nacional
República Dominicana

Atención:
Dr. Leonel Fernández, candidato presidencial,
Miembros del Comité Central

Referencia: Análisis al proceso electoral del 16 de mayo de 1996.

Compañeros:

El proceso electoral concerniente a la primera vuelta que acaba de finalizar presenta un cuadro digno de ser analizado. En lo que respecta a quien suscribe, el análisis será llevado desde dos ángulos diferentes: el primero, relacionado con el comportamiento del Centro de Cómputos de la Junta Central Electoral y el segundo, el universo de potenciales votantes a favor de la candidatura del Dr. Leonel Fernández.

ANÁLISIS RELACIONADO CON EL COMPORTAMIENTO DEL CENTRO DE CÓMPUTOS DE LA JUNTA CENTRAL ELECTORAL

27 de abril de 1996

Paralelismo y estancamiento político

El PRD y el Dr. José Francisco Peña Gómez tropezarán con la misma piedra que hace 34 años lo hicieron la UCN y el Dr. Viriato Fiallo.


A 19 días de la consulta electoral para elegir al presidente de la República Dominicana, en unas elecciones completamente diferentes a todas las anteriores (involucran una segunda vuelta donde las alianzas serán obligadas), el escenario político y sus actores materializan una copia fiel de los episodios de la reciente historia nuestra; hablamos específicamente de lo acontecido hace 34 años, justamente para el certamen del 20 de diciembre de 1962.

Durante mucho tiempo hemos venido leyendo y escuchando que la historia no se repite, que acontecimientos pasados, producto de los errores que generaron los mismos, deben ser superados para así evitar el estancamiento natural que se produce cuando las experiencias no son asimiladas. Para hacernos entender, lo que queremos decir es, usando un lenguaje típico de la sabiduría de los pueblos, que no debemos tropezar dos veces con la misma piedra; y esto es realmente lo que está sucediendo a 34 años de la contienda electoral que en aquel momento brindó el triunfo al Partido Revolucionario Dominicano y a su candidato, el profesor Juan Bosch.

En 1962, luego de la tiranía de 31 años encabezada por Rafael Leónidas Trujillo Molina, el país se preparaba para la celebración de sus primeras elecciones libres en más de tres décadas.

31 de marzo de 1996

PLD: historia y política

El Partido de la Liberación Dominicana y su desarrollo. Juan Isidro Jimenes Grullón, a apenas 2 años y 6 meses de formado el PRD en Cuba, y Nicolás Silfa, a pocos meses de la aparición de la agrupación en República Dominicana, se convirtieron en los forjadores de la indisciplina y el populismo dentro del PRD...


1939 es el que se señala como el año de fundación del Partido Revolucionario Dominicano, pero realmente en los meses finales de 1941 es cuando se estructura dicha agrupación política con la formación de las seccionales que tendrían en la de La Habana la dirección del Partido, y bajo esta estarían las de Venezuela, México, Nueva York, Puerto Rico y otras naciones y/o ciudades que albergasen ciudadanos dominicanos entusiasmados en la lucha contra el dictador Trujillo.

A dos años y seis meses de formada dicha agrupación, quizás para el primer cuarto del año 1944, el doctor Juan Isidro Jimenes Grullón inicia el proceso de extinción de lo que sería la razón de ser de un partido que había sido concebido con el único propósito de servirle al país, primero con el desplazamiento de la tiranía trujillista y luego con la conquista del poder por las normas establecidas y la consecuente instalación de un gobierno que brindase al pueblo las bondades del ejercicio democrático.

La confianza internacional, la capacidad, la dedicación y el liderazgo de Juan Bosch, así como el tesón demostrado por Ángel Miolán hicieron posible que, el 5 de julio de 1961, los representantes del Partido Revolucionario Dominicano, justamente dos meses después del abatimiento a tiros del "Benefactor de la Patria", llegaran a suelo dominicano.