«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

20 de febrero de 2014

El poder y el liderazgo de Leonel Fernández (Completo)

Respuesta a un artículo del Dr. Leonel Fernández que el Listín Diario hiciera público el 10 de febrero del presente año


Pedro Mairal, el autor de “El culo de la arquitecta”, es hijo de Héctor Mairal, el abogado argentino de mayor prestigio según una encuesta realizada a mediados de la primera década del siglo XXI por la revista Apertura. Es el autor de las novelas “Una noche con Sabrina Love”, llevada al cine -por la que recibió el premio Clarín de Novela-, y “El año del desierto”. Ha publicado dos libros de poesía: “Tigre como los pájaros” y “Consumidor final”… y uno de cuentos: “Hoy temprano”. Había escrito un texto notable acerca de las tetas y, por el éxito obtenido, una revista colombiana le pidió que escribiera sobre el culo… ¡y escribió una joya!

«… El culo es lírico, musical, cadencioso, indiscernible del meneo de caderas, del ritmo, la batida de la bossa que retrata a la garota que se aleja en Ipanema. Porque el culo siempre se aleja, siempre se va yendo, invitando a que lo sigan. Se mueve en dirección contraria de las tetas, que siempre vienen y por eso suelen ser alarmantes, amenazadoras, casi bélicas… Las tetas confrontan, el culo huye, es elegía de sí mismo, se va yendo como la vida misma…

«Trabajé en una empresa en el mismo piso que una arquitecta… en una de esas oficinas cuadradas, llenas de líneas rectas… un lugar irrespirable de no ser por el culo de la arquitecta… Su culo era lo único redondo en todo el edificio. Lo único vivo…

19 de febrero de 2014

El poder y el liderazgo de Leonel Fernández (III de III)

El hombre y su megalomanía (III de III/Último). Leonel Fernández juega con los escenarios partiendo de la premisa de que nadie puede escudriñar sus intenciones. Es ingrato y traicionero; Hugo Chávez es su mejor laboratorio en estos menesteres, aunque para su desgracia los resultados no fueron favorables


Leonel Fernández juega con los escenarios partiendo de la premisa de que nadie puede escudriñar sus intenciones. Es ingrato y traicionero; Hugo Chávez es su mejor laboratorio en estos menesteres, aunque para su desgracia los resultados no fueron favorables: se equivocó en el despreciable escrito “Hugo Chávez y el arte de gobernar” -incluido también en su libro Nuevo Paradigma-, y en las mediocres y cobardes manifestaciones expresadas a los incumbentes de la Embajada Americana en Santo Domingo.

En la cumbre de Países No Alineados celebrada en Cuba, Leonel Fernández defendió a Hugo Chávez de “algunas voces que habían levantado la idea de que el mandatario venezolano estaba regalando la riqueza petrolera de su país por vía de Petrocaribe”, un proyecto de cooperación con los pueblos del área.

Esta fábula, latente sólo en una mente morbosa, la quiso Leonel Fernández hacer protagónica en un escenario que no le era adverso al comandante Chávez. Sin embargo, semanas después, en el foro universal que representa la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el que sí se podrían encontrar esas “voces”, el simulador que existe en Leonel Fernández no fue capaz de abrir la boca para repetir lo que había dicho en La Habana.

18 de febrero de 2014

El poder y el liderazgo de Leonel Fernández (II de III)

El Cantinflas dominicano sin la gracia, la sensibilidad y la integridad del símbolo del pueblo mexicano (II de III). Leonel Fernández necesita jugar con las posiciones que asume; en ocasiones de forma consciente y en otras, más que nada, porque no tiene la racionalidad para asimilar los saltos que ha dado su vida


Son muchos los años que el fundador del “nuevo camino” lleva imitando a Cantinflas, pero sin la gracia, la sensibilidad y la integridad de este extraordinario símbolo del pueblo mexicano. No es nuevo su proceder como simulador; en un plano ridículo, de mezquindad frente al liderazgo alcanzado por Danilo Medina -quien ha usado sus deleznables métodos-, ha querido justificar la “temporera pérdida de preponderancia” compartiendo “algunas experiencias vividas acerca de cómo se percibe y practica, en determinados ámbitos, el fenómeno del poder político y el liderazgo en la República Dominicana…”. ¡Hermosa justificación! ¿Ejemplo único del desmemoriado? ¿Se excluirá él del artículo de marras?

Leonel Fernández viajó sin ningún tipo de regulación por parte del Estado, incluso en aviones privados, violando todos los preceptos éticos; despilfarró más de 50 millones de dólares del erario en viajes de placer, en megalomanía… ¿Tiene calidad moral para hacer señalamientos de liderazgo quien sustrae los dineros de la alimentación, la salud y la educación de un pueblo para hacer turismo, y encima, al más alto nivel?

17 de febrero de 2014

El poder y el liderazgo de Leonel Fernández (I de III)

El absurdo de Leonel Fernández ante la sociedad (I de III). Las cantinfladas del Dr. Fernández no son nuevas; vienen seduciéndonos desde su primer período de gobierno


Pedro Mairal, el autor de “El culo de la arquitecta”, es hijo de Héctor Mairal, el abogado argentino de mayor prestigio según una encuesta realizada a mediados de la primera década del siglo XXI por la revista Apertura. Es el autor de las novelas “Una noche con Sabrina Love”, llevada al cine -por la que recibió el premio Clarín de Novela-, y “El año del desierto”. Ha publicado dos libros de poesía: “Tigre como los pájaros” y “Consumidor final”… y uno de cuentos: “Hoy temprano”. Había escrito un texto notable acerca de las tetas y, por el éxito obtenido, una revista colombiana le pidió que escribiera sobre el culo… ¡y escribió una joya!

«… El culo es lírico, musical, cadencioso, indiscernible del meneo de caderas, del ritmo, la batida de la bossa que retrata a la garota que se aleja en Ipanema. Porque el culo siempre se aleja, siempre se va yendo, invitando a que lo sigan. Se mueve en dirección contraria de las tetas, que siempre vienen y por eso suelen ser alarmantes, amenazadoras, casi bélicas… Las tetas confrontan, el culo huye, es elegía de sí mismo, se va yendo como la vida misma…

«Trabajé en una empresa en el mismo piso que una arquitecta… en una de esas oficinas cuadradas, llenas de líneas rectas… un lugar irrespirable de no ser por el culo de la arquitecta… Su culo era lo único redondo en todo el edificio. Lo único vivo…