«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

7 de marzo de 2007

La reelección

Los principios morales y legales de la no reelección nacen en 1963 con una propuesta de Juan Bosch a la Asamblea Revisora. Es necesario que por precepto constitucional se establezca que quien haya ejercido la Presidencia de la República nunca más pueda postularse al mismo cargo. Cuatro años son más que suficientes para hacer un buen gobierno y dejar una huella perdurable en la historia del país


Tras su elección como presidente de la República en la contienda del 20 de diciembre del 1962, Juan Bosch impulsó una reforma constitucional, la más democrática y avanzada que ha tenido el país, en la que se consignó la prohibición de la reelección presidencial, convirtiéndose este en un precepto invariable en toda su trayectoria política.

Los principios morales y legales de la no reelección nacen con su propuesta a la Asamblea Revisora, constituida el mismo día de las elecciones por los diputados electos, quienes de acuerdo con la ley que convocó dichas elecciones, integrarían la misma. Si estos no terminaban para la toma de posesión el 27 de febrero de 1963, sus suplentes, también electos, formarían la Cámara de Diputados hasta el día en que estuviera terminada la revisión constitucional. La promulgación de la nueva Constitución se dio el 29 de abril del 1963.

El papel de Juan Bosch en la concepción y elaboración de la Constitución de 1963 está plasmado en la respuesta que ofrece al Lic. Félix Jiménez en su libro ¿Cómo fue el gobierno de Juan Bosch? “…en la elaboración de la Constitución cubana de 1940 me tocó jugar un papel que me obligaba a interpretar… las Constituciones más avanzadas de los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, entre las cuales estaban la de México, la de Chile, la de la República Española… además, tenía que estudiar algunas partes de la Constitución alemana…