«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

30 de enero de 2010

"Invictus": obra de arte y escuela política

Liderazgo de Nelson Mandela. Nelson Mandela y Juan Bosch son dos ejemplos extraordinarios de dignidad, integridad, honradez, entereza y determinación que el mundo ha dado a la humanidad. ¡Qué diferente sería nuestra República Dominicana si el presidente actual, discípulo natural de Juan Bosch, imitara sus acciones y se comprometiera hasta los huesos con su nación y con su gente!


Reconforta tener la oportunidad histórica de apreciar una obra de arte, y más aún cuando versa sobre la extraordinaria figura de quien ha sido un mártir, un forjador de paz y unidad, quien a pesar de sus 27 años encerrado en una pequeña celda fue capaz de perdonar a sus opresores y formar el primer gobierno negro en un país donde los blancos, que constituyen el 13% de la población total, habían doblegado, esclavizado y marginado a la gran mayoría negra, que representa el 76% de los 48 millones de habitantes que ocupan el suelo de la República de Sudáfrica.

La magistral realización de “Invictus”, el desarrollo del tema colateral y la sensibilidad con que el director muestra su contenido, nos lleva al disfrute de una obra de arte por razones tan poderosas como su trama, basada en la recreación del primer año de gobierno de Nelson Mandela, en el ejercicio de su liderazgo, ya desde el poder, para fortalecer el espíritu de lucha del equipo de “rugby” en la búsqueda del trofeo de campeón en la Copa Mundial de 1995, en aras de lograr la integración de todos los sudafricanos, negros y blancos, en un país que apenas había salido, en teoría, de la segregación racial y, a la misma vez, en interés de utilizar el impacto del triunfo para proyectar el país como un lugar atractivo para los inversionistas de países desarrollados.