«A mí me inspira mi pueblo y su destino. A mí no me inspiran ni me preocupan el dinero y las riquezas. A mí me inspira, me seduce, el ejemplo de los hombres como Simón Bolívar, como San Martín, como Sucre, como Eugenio María de Hostos, como Máximo Gómez... de esos hombres libertadores que, como bien lo dice otro gigante de la América Nuestra, el Apóstol José Martí, “hacen pueblos y son más que hombres”» (Juan Bosch)
Ing. Nemen Hazim
Graduado Magna Cum Laude (MCL) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD - 28/10/1977). Estudios complementarios en Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Argentina y Uruguay. En República Dominicana fue Ayudante de Profesor en la UASD; Profesor y Director de las Escuelas de Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Mecánica en la Universidad Central del Este (UCE); y Gerente de Turbinas de Gas y Motores Diésel en la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE). En Puerto Rico fue Encargado de Proyectos en Caribbean Electrical Industrial Services Corporation (CEISCO) y Co-dueño de Ingeniería Eléctrica y Mecánica (INGELMEC)...

Juan Bosch: Cartas


Cartas que hablan de amor, política, planes y compromisos


Carta de Bosch a Trujillo: No piense que al referirme al tiburón lo he hecho con ánimo de establecer comparaciones peyorativas para usted. Lo he mencionado porque es un ejemplo de ser vivo nacido para atacar y vencer, como estoy seguro que piensa de sí mismo. Y ya ve que ese arrogante vencedor de los abismos marítimos puede ser inutilizado y destruido por un cambio en su ambiente natural, imagen fiel del caso en que usted se encuentra ahora. Pero sucede que el destino de sus últimos días como dictador de la República Dominicana puede reflejarse con sangre o sin ella en el pueblo de Santo Domingo. Si usted admite que la atmósfera política de la América Latina ha cambiado, que en el nuevo ambiente no hay aire para usted, y emigra a aguas más seguras para su naturaleza individual, nuestro país puede recibir el 27 de febrero de 1962 en paz y con optimismo; si usted no lo admite y se empeña en seguir tiranizándolo, el próximo aniversario de la república será caótico y sangriento; y de ser así, el caos y la sangre llegarán más allá del umbral de su propia casa, y escribo casa con el sentido usado en los textos bíblicos

.- Carta a MARIO SÁNCHEZ GUZMÁN. "Jamás soñé verme como ahora, sin ropa, con un pantalón y una camisa sólo" (Piña-Contreras, Guillermo. Juan Bosch: Imagen, trayectoria y escritura

***

.- Carta a PEDRO HENRÍQUEZ UREÑA. "La Mañosa no tiene que darme de comer, ahora que lo necesito" (Universidad Nacional Autónoma de México)

***

.- Carta a ÁNGEL MIOLÁN. "El movimiento ha muerto; y no hay posibilidad de resucitarlo mientras tengamos la dictadura". (Miolán, Ángel. Memorias: testimonio de un octogenario sobre su vida y la política de su país. De la batalla contra Trujillo en República Dominicana y Haití (I))

***

.- Carta a JOSÉ FIGUERES. "Lo único que puedo hacer y trato de hacer es que, además de darme a mí cierto dinero, esos libros les den a otros ideas, dignidad y belleza". (Fundación Juan Bosch. Un documento conmovedor: Una carta de Juan Bosch a José Figueres)

***

.- Carta del profesor Juan Bosch a RAFAEL GAMUNDI CORDERO. "No creo en la democracia y el Partido (PRD) sigue creyendo en ella"

***

.- Carta al Dr. RAMÓN PINA ACEVEDO. Una carta para la Historia: "El líder de este momento nacional no puede ser un dirigente político si no el coronel que pueda lanzar soldados a la lucha"

***

.- Juan Bosch. Haití y la República Dominicana: una carta histórica. Carta de Juan Bosch a EMILIO RODRÍGUEZ DEMORIZI, HÉCTOR INCHÁUSTEGUI CABRAL y RAMÓN MARRERO ARISTY, en la que habla del caso haitiano. "Uds. han dejado que el juicio les haya sido desviado por aquéllos que en Haití y en la República Dominicana utilizan a ambos pueblos para sus ventajas personales"

***

.- Carta a JUAN ISIDRO JIMENES GRULLÓN. "Tal vez yo crea que mi familia no tiene privilegios y usted ha descubierto que los tiene. Si los tiene y usted lo dice públicamente, le hará un servicio al país que le sabrá agradecer su amigo de siempre". (La Nación, 21 de mayo de 1963)

***

.- Carta de Juan Bosch al coronel FRANCISCO ALBERTO CAMAÑO DEÑÓ. "Cualquier acto suyo que no fuera muy meditado podría significar una verdadera catástrofe para este pueblo". (Vanguardia del Pueblo, 27 de abril de 1983)

***

.- Carta abierta de Juan Bosch al general HÉCTOR B. TRUJILLO (8 de enero de 1953). "Usted es el depositario de la dignidad nacional y el encargado de proteger los bienes, el honor y la vida de todos los dominicanos"

***

.- Carta escrita por Juan Bosch a CARMEN QUIDIELLO DE BOSCH (22 de agosto de 1955). "Gracias por tus $50.00. Con ellos pagué el médico, la farmacia y un préstamo que me había hecho un amigo en los días de la enfermedad de León. Mis deudas ahora no llegan a $60.00, lo que me tiene muy tranquilo"

***

.- Carta de Juan Bosch a ROSARIO y a PATRICIO (15 de septiembre de 1973). "Yo estoy absolutamente seguro de que si un hombre murió lleno de satisfacción, ese fue Salvador Allende"

***

.- Carta de Juan Bosch a GARCÍA MÁRQUEZ (28 de diciembre de 1973). "Se acordó que yo aceptara la honrosa designación de miembro del Tribunal Russel Segundo"

***

.- Carta de Bosch al padre SICARD (1 de diciembre de 1964) "Lo que importa, Padre, no es qué ropa lleve el hombre; lo que importa, Padre, es qué alma tiene en el pecho"

***

.- Carta de Bosch a RADHAMÉS GÓMEZ PEPÍN (2 de noviembre de 1988) "Cuando en un medio de comunicación social se difunde una infamia, la responsabilidad de esa difusión es del periódico"




CARTAS A JULIO CÉSAR MARTÍNEZ

.- Carta del profesor Bosch a JULIO CÉSAR MARTÍNEZ (16 de marzo de 1968) "Jamás hizo doña Carmen una sola recomendación de una sola persona para el menor cargo"

***

.- Carta de Juan Bosch a JULIO CÉSAR MARTÍNEZ (10 de junio de 1961) "Trujillo no deja herederos: nadie puede ser como él era"








CARTAS AL DR. JOAQUÍN BALAGUER

.- Carta al presidente BALAGUER. "La riqueza acumulada por Trujillo es del pueblo dominicano". (La República, 1º de junio de 1961)

***

.- Carta abierta al Dr. JOAQUÍN BALAGUER, Presidente de la República Dominicana. "En vez de tanques, de ametralladoras, de soldados, ordene usted, señor Presidente, que salgan a la calle las ideas" (10 de noviembre de 1961)








CARTAS A JOSÉ FRANCISCO PEÑA GÓMEZ

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Tienes que estudiar cuidadosamente a Marx y a Engels y buscarte cualquier material complementario en el orden histórico y en el sociológico que te ayude a comprender a esos autores. No leas por ahora intérpretes de ellos dos. Limítate a beber en la fuente natural" (Despradel Cabral, Alberto. 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, 2009)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "A medida que el Partido va entrando en organización voy disponiendo de más tiempo" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Debes aprovechar lo que París puede darte, pues en ninguna otra ciudad del mundo hallarás lo que hay en París en el terreno de las ciencias políticas" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Cuando lleguen aquí protestas de China, Corea y Viet Nam, algunos periódicos las publicarán en lugar destacado por la novedad" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Como resultado del viaje a Alemania y a Suecia debes escribir un artículo en el que refieras la entrevista con Olof Palme, la declaración sobre el terrorismo y todo aquello que sirva para destacar la importancia del Partido y sus relaciones en Europa" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Pongo la fe en los Círculos de Estudios, que progresan satisfactoriamente y están dando buenos resultados en esa tarea de formar líderes" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Balaguer está ahora mandándome recados, ofreciéndome protección militar, porque según él, hay planes para matarme" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "El gobierno nos acusó de conspiradores basándose en las declaraciones que publicó Le Monde" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Hay un estado general de tensión que puede reventar por donde menos puede uno imaginarse" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "La Banda es un instrumento de terror llamada a fracasar porque el proceso dominicano no permite que se desarrolle como se ha desarrollado en Guatemala, donde los oligarcas y sus hijos dirigían, o dirigen, personalmente, las actividades de ese tipo" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "No hay nada ni nadie en este país que pueda amparar el Pueblo contra los que están matándolo" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Joaquín Balaguer está organizando una campaña de publicidad a nivel mundial para contrarrestar la nuestra" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Debemos ver si efectivamente La Banda será desbandada" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Te envío Estado de Cuentas del mes de septiembre" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Aunque el Partido no ha analizado todavía las perspectivas políticas, mi opinión es que Balaguer tiene el plan de llegar a la reelección" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "En el orden político la situación ha cambiado a partir del momento que el Dr. Balaguer propuso al Congreso las llamadas leyes agrarias" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Estamos aprovechando la situación de tranquilidad superficial para aplicar los nuevos estatutos del Partido en todo el país" (Ibíd.)

***

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Lo que está destruyendo moralmente a este país, desde el punto de vista político, es la corrupción" (Ibíd.)



Carta a Mario Sánchez Guzmán. "Jamás soñé verme como ahora, sin ropa, con un pantalón y una camisa sólo" (Piña-Contreras, Guillermo, Juan Bosch: Imagen, trayectoria y escritura , 2da. Edición, Santo Domingo, Ediciones de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, 2007)

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Caracas,
Noviembre 5, 1930.

Sr. S. Mario Sánchez,
La Vega, R. D.

Mi querido Mario:

Tú sospechabas esto. Alguien diría en casa que yo estaba por América de nuevo; y sin embargo, te extrañará un poco recibir carta mía desde Caracas. Es la primera vez que escribo para mi país y a ti, que siempre supiste ser leal, va, Mario hermano.

He vuelto a América del mismo modo que fui a España: como viajan los fardos. Traigo además, el dolor de saber que se fue todo; porque lo quiso el viento. Papá se quejaba de que yo no sabía escribir si no era para hacer llorar. Papá no comprende, no puede comprenderlo porque a pesar de los años él es un niño grande, que en la vida no hay una sola manifestación que no sea de dolor. ¡La misma risa es trágica, Mario hermano! Nosotros no queremos creerlo. Se asemeja tanto al dolor, que lloramos de risa.

Ya ves. Yo estoy otra vez en América. Estoy pasando hambre. Jamás soñé verme como ahora, sin ropa, con un pantalón y una camisa solo. Paseo descalzo toda mi anatomía por las calles de Caracas. Y, sin embargo, yo me doy cuenta de ello. ¿No nacimos acaso para vivir, no importa cómo? Pero óyeme, Mario, tú sólo tú: ¿se puede acaso ser alegre cuando no hemos bebido más que miseria y dolores?

¡Paradoja rara, hermano! Hoy, cuando apenas puedo tenerme en pie (ésta la escribo despaciosamente. Un amigo raro me cedió papel, maquinilla y sellos) es cuando escribo mis mejores cuentos. Estoy enviando hoy uno a Puerto Rico Ilustrado. Es un arreglo de alguno que escribí, hace ya rato, en La Vega. Procura leerlo.

(Bien. Yo me pregunto ahora, como si dejara de escribirte, así, entre paréntesis, por qué diablos te estaré molestando con ésta mi miseria física y moral; pero me consuela pensar que tú no sabrás tomar esto por el lado trágico).

Para mañana, el mismo que me facilita la maquinilla, me ha ofrecido trabajo. Seré tramoyista en un teatro. Tal vez gane para comprarme un par de zapatos. Tú no sabes, de seguro, lo que es una tramoya. Es algo tan complicado, tan rudo y largo, que se sintetiza así: trece horas justas tirando de una cuerda, como quien extrae agua de un pozo infinito para llenar el de las Danaidas.

Y así, tirando de una cuerda (rápida visión de una vida) iré jaloneando mis años buenos. Luego, si acaso llegaré a la edad en que se nos cubre de nieve la cabeza, no podré hacer sonreír a los nietecitos con alegres cuentos porque yo habré vivido sin ver pasar por mi lado ni una sana risotada.

Así, Mario hermano, saltando de uno a otro continente, procurando vivir para cada vez una faceta distinta, debemos templarnos el espíritu. Acerarlo. Hacerlo ajeno a cariños, a timideces, a locuras, a sentimentalismos.

No querer. No odiar. No reír. Como llevamos el veneno dentro ya no podrá venirnos el veneno de afuera.

Tal vez algún día podamos triunfar, a fuerza de trabajo, de perseverancia, de honestidad (el hambre no deshonra, ¿verdad?), de sacrificios. Yo he aprendido, teniendo un dólar, a no comer más que una taza de leche en un día, porque sabía que en los cuatro próximos no tendría si no guardaba.

El espíritu de disciplina. El cerebro se acostumbra a no forjarse ilusiones tontas, insensatas, como se acostumbra el cuerpo a dormir en un suelo de tablas superpuestas. Es cierto que las primeras noches, con frío y desnudo, me resultaban muy recias las tablas; pero luego no. Los músculos se hicieron a ellas. También el espíritu se hace a las miserias y así como el estómago vive un día con una taza de leche, el cerebro vive cientos sin una tentación. Y él, todo recubierto de gris (ensueño) se hace a la idea de que hemos venido a la tierra para sufrir, trabajar, luchar, hasta la hora de morir. Y nada más.

Yo no sé que será ahora de tu vida. Me agradaría saber qué haces. Me sería grato que la hayas encauzado. Por eso espero carta tuya. Cuéntame. Háblame de todo lo que a ti se refiera. Por mi parte sólo sé decirte que papá tenía razón cuando decía: “Solos aprenderán a vivir”. Y no es que tenga pretensiones de haber aprendido ya. Comprendo que me falta un rato largo; pero, al menos, estoy en el camino y tarde o temprano, cuando se está en la ruta, se llega.

Yo no quisiera molestar más con tantas elucubraciones. Por eso voy a terminar y te ruego, si es que tienes tiempo, darte una vuelta por casa y decirle a mamá que estoy bien, sano de cuerpo y casi sano de espíritu. Asimismo, saludarás a todos los buenos amigos y harás llegar hasta tu buena familia mis mejores deseos.

A la vuelta del sobre verás mi dirección. Por si me baila en la cabeza la idea de irme a otra parte, te ruego contestarme con urgencia.

Cierro ésta, Mario hermano, después de tan larga plática, con un abrazo estrecho de quien te recuerda siempre,

Juan Bosch

Ir Arriba



Carta a Pedro Henríquez Ureña. "La Mañosa no tiene que darme de comer, ahora que lo necesito" (Universidad Nacional Autónoma de México)

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

San Juan, Puerto Rico,
18 de abril de 1938.

Mi querido don Pedro Henríquez Ureña:

Hace cerca de tres meses que vivo en ésta. Salí de Santo Domingo y desde aquí renuncié [a] mi cargo de allí, porque me era imposible vivir. Ya Ud. sabrá que estuve preso seis meses, por el año 34, cosa que nunca pude decirle. Pero ahora ya eso ha pasado y nada tengo que decirle. No quiero hablar de las cosas desagradables de nuestro país.

Aquí me he sostenido dando conferencias sobre temas dominicanos. Recientemente di una en la Universidad, donde tiene Ud. amigos que lo recuerdan con gran cariño, entre otros, y especialmente, Margot Arce. En días pasados me dijo ella que no podía leer nada suyo, ni siquiera sobre asuntos de fría técnica, que no le diera ganas de llorar. Dice que adivina en todo cuanto Ud. escribe un gran sufrimiento. Es una muchacha de una gran sensibilidad y de un gran dominio. Creo que el mes que viene va a Estados Unidos a dar un curso en Middleberg sobre la novela americana.

Quizá yo pase de aquí a Venezuela. Estaré andando hasta que dé con un país donde pueda vivir tranquilo y sin necesidad de doblarme a exigencias indignas.

Ahora estoy pensando en hacer aquí una edición corregida de La Mañosa. Quiero talarla de muchas inconveniencias literarias. La dejaré siempre sin caer sobre el habla, porque yo entiendo que lo importante no es conservar la prosodia, sino la sintaxis, y porque además no quiero restarle nada en claridad.

Para esta edición quisiera pedirle una cosa que a nadie, ni siquiera a mi hermano, le pediría. Se trata de un párrafo suyo, de no más de veinte o veintiocho palabras, que exprese su opinión, sea mala o buena. Es que como necesito venderla para vivir, quisiera sacarla con unas palabras suyas, por ser Ud. dominicano, y porque el nombre suyo es de por sí un pasaporte. Ahora bien, no le pido un elogio, sino un juicio, y de no más de veinte o veinticinco palabras.

Créame que siento vergüenza de haber escrito esa petición. Me consuela saber que no estoy pidiéndole a Ud. nada que pueda estar en contra de su conciencia. Ud. dice su verdad, nada más; y me la envía con rapidez, para que llegue a tiempo. Si le parece que la novela no sirve y nada puede Ud. decir de ella, me lo escribe, que eso me ayudará a mejorarme en la próxima. En confianza le aseguro que yo no tengo buena opinión de La Mañosa. Pero la pobrecita tiene que darme de comer, ahora que lo necesito.

En Santo Domingo vi a su hermano, con quien estuve hablando largo, y días después me lo encontré aquí. Estábamos citados para vernos con Alejandro Casona, pero no pude ir al sitio de la cita porque mi mujer, que me dio en estos días el segundo hijo (esta vez, hija), estaba medio mala. Él estuvo aquí solamente horas, de paso para N[ew] York.

Hasta luego, mi querido don Pedro, y cuente con la amistad de

Juan Bosch
Luna 50-3ro.,
San Juan, Puerto Rico.

Ir Arriba



Carta a Ángel Miolán. "El movimiento ha muerto; y no hay posibilidad de resucitarlo mientras tengamos la dictadura" (Miolán, Ángel. Memorias: testimonio de un octogenario sobre su vida y la política de su país. De la batalla contra Trujillo en República Dominicana y Haití (I), Santo Domingo, Editorial Letras de Quisqueya, 1995)

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

San Juan, Puerto Rico,
18 de mayo de 1938.

Estimado Ángel:

Desearía poder hablarte largamente de las cosas que ocurrieron por los días de tu salida, y que tú ignoras. La cárcel dividió a los muchachos y Juan Isidro, que no tenía por entonces experiencia política alguna, se convirtió en líder de la facción reaccionaria, frente a Ramón que conservó una línea. Esa división ha sido fatal, porque Ramón, que se mantiene amenazado permanentemente, y con él otros, no perdona a Juan Isidro. Además, se lanzaron acusaciones en el proceso y las declaraciones de algunos más tendían a perjudicar a los de la facción contraria, que beneficiar el movimiento. ¿Sabes qué ocurrió al fin? Pues que el movimiento se ha muerto; y no hay posibilidad de resucitarlo mientras tengamos la dictadura, porque los que están bien preparados para eso no pueden sacar la cabeza, a menos que se expongan a perderla, como el pobre Patiñito [Jesús María Patiño].

Desde luego, no hay que culpar a Juan Isidro de ese error político, ni siquiera recordarle su tontería, porque una actitud pública no implica mala fe, y las acusaciones que se cruzaron en la cárcel y en el proceso no descendían hasta hacerse en el terreno político, aunque sí en el personal.

Todo esto te lo digo apresuradamente, porque entiendo que pronto será el Congreso de que me hablas y quiero que tengas esas informaciones. Yo considero una verdadera desgracia que Ramón no haya podido salir del país y no esté presente en el Congreso.

Un abrazo,

Juan

Ir Arriba



Carta a José Figueres. "Lo único que puedo hacer y trato de hacer es que, además de darme a mí cierto dinero, esos libros les den a otros ideas, dignidad y belleza" (“Un documento conmovedor: Una carta de Juan Bosch a José Figueres”, Camino Real, Año 3, Nº 8, Santo Domingo, Fundación Juan Bosch)

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Caracas,
22 de septiembre de 1960.

Sr. Don José Figueres
San José, Costa Rica.

Mi querido Pepe:

El padre Núñez me decía en un cable reciente que tú me rogabas hacer un esfuerzo para ir a la inauguración del Instituto (Instituto de Educación Política de San José de Coronado, Costa Rica, nh), y Miolán acaba de mostrarme una carta tuya en la que le encargas decirme más o menos lo mismo.

Te agradezco el interés que pones en hacerme servir a una idea tan útil y la fe que tienes en mi capacidad. Pero yo no puedo viajar. Dada la estrechez en que vivo y la malísima situación económica del país, una ausencia de tres semanas significaría una catástrofe familiar, de la cual no sabría cómo salir. Figúrate cómo será mi situación que mandé a Carmen y a Barbarita a pasar dos meses en Cuba porque además de estar con su familia, aun pagando los viajes economizábamos dinero.

Como ya he cumplido cincuenta y un años y me he convencido de que no puedo ganar dinero si no es la pequeña cantidad de cada día, he tenido que adaptar la conducta de abandonar toda actividad improductiva. Desde hace cuatro años mi función es la del hombre que se reduce a obtener el pan para los suyos. Si de vez en cuando escribo algún libro no es por vocación de escritor nada más, sino en busca de algún dinero. Lo único que puedo hacer y trato de hacer es que, además de darme a mí cierto dinero, esos libros les den a otros ideas, dignidad y belleza. Mi querido Pepe, estoy convencido de que me tocó nacer fuera de tiempo y de lugar, y he tenido que encarar sin dramatismos el destino de un hombre sin destino, cuyo único refugio, aceptado al cabo de los años, es el hogar. No puedo, pues, ser útil ni al Instituto ni a mi país ni a América.

Mis mejores saludos para Karen, y para ti un abrazo fraternal de

Juan Bosch

Ir Arriba



Carta del profesor Juan Bosch a Rafael Gamundi Cordero. "No creo en la democracia y el Partido (PRD) sigue creyendo en ella"

En medio de la turbulenta y rabiosa dictadura impopular, encabezada por el Doctor Joaquín Balaguer y su Partido Reformista, que reprimieron, ensangrentaron y empobrecieron al pueblo dominicano, el profesor Juan Bosch decidió que el PRD no participara en la farsa electoral de 1970 y, en cambio, se armara ideológicamente con la Tesis de la DICTADURA CON RESPALDO POPULAR, cuyo objetivo fundamental era la instauración de un régimen donde imperara una democracia social verdadera. Así, desencantado de la llamada democracia representativa, el profesor Bosch, desde España, el 4 de noviembre de 1968, me envió la siguiente carta:
Querido Rafa:

Hoy le escribo una larga carta a José Francisco y quisiera que tú la leyeras porque en ella contesto a lo que me tratas en la tuya del 29 de octubre. Además, hay un párrafo que se refiere concretamente a ti. Pero hay alguna que otra cosa que no le he dicho al compadre y que quiero decirte.

La primera de ellas es que la política, como campo donde se producen los hechos históricos, no puede improvisarse, como no puede improvisarse un campo de batalla. El general que sabe lo que hace escoge de antemano el lugar donde va a combatir y no deja que el adversario le imponga el suyo.

Al fundar el PRD, y al comenzar éste sus actividades en el país, yo escogí el campo democrático porque creía con toda el alma que el sistema democrático era el que podía ayudar a resolver de la mejor manera los problemas dominicanos y di la batalla en ese campo. El PRD fue, pues, un partido democrático.

Sin embargo, yo estaba equivocado. A la altura de 1963, la democracia era ya un cuerpo muerto, refugio de la extrema derecha en todo el mundo; sólo que el atraso dominicano compartido por mí nos hizo creer que todavía la democracia tenía vigencia mundial. A esa creencia contribuyó el fulgor del kennedismo, pero se trataba del fulgor de una estrella muerta.

Ahora yo no creo en la democracia y el Partido sigue creyendo en ella. Luego, lógicamente, yo no puedo seguir siendo perredeísta. Sé que en todo el país se levantará un clamor acusándome de haber desamparado al pueblo. Prefiero esa acusación a que me acusen, con razón, de haberlo engañado. En consecuencia, cuando vuelva al país yo no iré como perredeísta, y tengo necesariamente que decírselo así a los compañeros de honestidad ejemplar, como eres tú.

Lo demás lo verás en la carta a mi compadre. Por ahora, un saludo a la doñita y un abrazo fraternal para ti de

Juan Bosch.

Ir arriba



Carta al Dr. Ramón Pina Acevedo. Una carta para la Historia: "El líder de este momento nacional no puede ser un dirigente político si no el coronel que pueda lanzar soldados a la lucha"

Apartado 609, San Juan, PR
27 de mayo de 1964

Dr. Ramón Pina Acevedo y Martínez,
Caracas, Venezuela

Estimado Dr. Pina:

Las realizaciones políticas se ejecutan debido a una suma de factores: líder, líderes secundarios y pueblo. Un líder sin líderes secundarios y sin pueblo, o un pueblo con líderes secundarios pero sin su líder principal, o líderes secundarios por sí solos, son espectáculos frecuentes en el mundo político, y también se ve de tarde en tarde a un líder seguido por líderes secundarios pero sin pueblo y aun a un líder solitario. Además, tenemos los casos específicos: por ejemplo, el primero –el completo-: un líder principal, líderes secundarios y pueblo, esto es, todo un cuerpo político adecuado a una acción determinada, digamos, elecciones. ¿Servirá ese mismo cuerpo para una subversión revolucionaria? Tenemos el caso del PRD: fue un partido para ganar unas elecciones, pero es casi imposible que dé la medida en otro tipo de acción.

Nosotros presentaríamos al mundo un ejemplo excepcional si tuviéramos una organización política superior a nuestro medio. Y en términos de organización política, nuestro medio puede ser descrito, a grosso modo, así: masas populares inteligentes pero incapaces todavía de acción –es decir, de convertir en hechos sus ideas-, tal vez por efectos del largo terror que han sufrido; mediana y pequeña clase media casi totalmente corrompida, sin ideales, sin patriotismo, sin coraje, lista a recibir cualquier beneficio sin tomar en cuenta la moral pública y en la mayoría de los casos ni la privada y, desde luego, sin luchar para lograr esos beneficios (de este sector debe exceptuarse la juventud consciente, que es muy minoritaria en relación con la juventud total del país), y una alta clase media que es enemiga del pueblo.

Porque ésa es la realidad, no había más remedio que ir dándole a ese pueblo un nuevo horizonte usando como estímulos los que no despertaran su miedo. Sin embargo, en siete meses la mediana y pequeña clase media dominicana quedaron convencidas de que nuestro Gobierno era un antro de maldad, y las masas populares fueron paralizadas por una propaganda feroz. Nunca se ha visto en tan corto tiempo un cambio tan impresionante. El pueblo se dejó arrebatar su régimen de derecho sin lucha; y ahora está luchando un sector del pueblo (los barrios más pobres y los estudiantes), pero a causa de que los golpistas lo han hecho muy mal, no porque tenga conciencia verdadera de que le quitaron el gobierno que él se dio. Si los golpistas hubieran proporcionado trabajo y bienestar económico, estarían apoyados por la totalidad del país aunque se mantuvieran deportando y encarcelando.

Es triste tener que ver las cosas como ellas son y no como uno quisiera que fueran. El problema dominicano no es para ser resuelto por un líder. Es un problema del pueblo; y mientras el pueblo no crezca hasta donde debe crecer, no habrá papel ni lugar para el líder capaz de dirigirlo. El líder que quiera hacer allí lo que el pueblo no puede respaldar, tendrá el final trágico de Tavárez Justo. Su muerte será útil dentro de veinticinco años, pero ahora no.

Nuestro país está en la etapa de la fuerza, no en la de la educación política. El único poder real en Santo Domingo es el militar, y si en las filas castrenses no se rompe el equilibrio, tendremos dictadura por mucho tiempo. No tenemos ciudadanos capaces de hacer frente a los gases lacrimógenos, mucho menos a los fusiles. Así, entre la palabra de un líder –o su orden- y un tiro de máuser, el último tiene mucho más poder. Y los soldados y los policías dominicanos matan, cosa que el pueblo sabe por experiencia. Ahora mismo, en la reciente huelga de choferes –que no fue tal huelga si no un estallido de cólera popular-, ha habido varios muertos desconocidos.

El líder de este momento nacional no puede ser un dirigente político si no el coronel que pueda lanzar soldados a la lucha. Por eso desde el primer día de mi exilio les expliqué a los compañeros que la única manera de restituir la constitucionalidad era a través de los soldados –los contados soldados capaces de luchar por un régimen de derecho-, pero no todo el mundo ve con claridad los fenómenos políticos y en nuestro país hubo gente que creyó que allí podía hacerse una revolución armada. Fue una ilusión que dejó un saldo de sangre bien lamentable.

La lucha dominicana ha llegado ahora al punto en que se aclaran los objetivos. Una vieja casta sin poder efectivo ha tomado el poder para darse a sí misma sustancia económica repartiéndose la herencia de Trujillo. En buena lógica, esa casta debe retener el poder el tiempo necesario para lograr lo que se ha propuesto. El pueblo no tiene recursos de ningún tipo para impedirlo. Si un líder lanzara al pueblo a la lucha para que esa casta fuera derrotada, se encontraría en el caso del chofer que no puede manejar un auto porque carece de baterías, del carburador y hasta de ruedas. La única posibilidad que tenemos por delante sería un milagro histórico; que un sector militar lo impidiera. Pero ya lo digo: sería un milagro histórico, algo que no está en la lógica de los acontecimientos.

Cuando supe que Ud. me había estado buscando, salí yo a buscarlo y ya era tarde: usted se había ido a Venezuela. Sentí no verlo. Me hubiera gustado hablar con usted sobre estos problemas en vez de tratarlos por carta.

Reciba un saludo afectuoso de

Juan Bosch

Ir arriba



Juan Bosch, Haití y la República Dominicana: una carta histórica. Carta de Juan Bosch a Emilio Rodríguez Demorizi, Héctor Incháustegui Cabral y Ramón Marrero Aristy, en la que habla del caso haitiano. "Uds. han dejado que el juicio les haya sido desviado por aquéllos que en Haití y en la República Dominicana utilizan a ambos pueblos para sus ventajas personales"

La Habana,
14 de junio de 1943.

Mis queridos Emilio Rodríguez Demorizi, Héctor Incháustegui y Ramón Marrero Aristy:
Ustedes se van mañana, creo, y antes de que vuelvan al país quiero escribirles unas líneas que acaso sean las últimas que produzca sobre el caso dominicano como dominicano. No digo que algún día no vuelva al tema, pero lo haré ya a tanta distancia mental y psicológica de mi patria nativa como pudiera hacerlo un señor de Alaska.

En primer lugar, gracias por la leve compañía con que me han regalado hoy; la agradezco como hombre preocupado por el comercio de las ideas, jamás porque ella me haya producido esa indescriptible emoción que se siente cuando en voz, en el tono, en las palabras de un amigo que ha dejado de verse por mucho tiempo se advierten los recuerdos de un sitio en que uno fue feliz. Acaso para mi dicha, nunca fui feliz en la República Dominicana, ni como ser humano ni como escritor ni como ciudadano; en cambio sufrí enormemente en todas esas condiciones.

Hoy también he sufrido… pues de mi reunión con Uds. he sacado una conclusión dolorosa, y es ésta: la tragedia de mi país ha calado mucho más allá de donde era posible concebir: La dictadura ha llegado a conformar una base ideológica que ya parece natural en el aire dominicano y que costará enormemente vencer; si es que puede vencerse alguna vez. No me refiero a hechos concretos relacionados con determinada persona; no hablo de que los dominicanos se sientan más o menos identificados con Trujillo, que defiendan o ataquen su régimen, que mantengan tal o cual idea sobre el suceso limitado de la situación política actual en Santo Domingo; no, mis amigos queridos: hablo de una transformación de la mentalidad nacional que es en realidad incompatible con aquellos principios de convivencia humana en los cuales los hombres y los pueblos han creído con firme fe durante las épocas mejores del mundo, por los que los guías del género humano han padecido y muerto, han sufrido y se han sacrificado. Me refiero a la actitud mental y moral de Uds. –y por tanto de la mejor parte de mi pueblo– frente a un caso que a todos nos toca: el haitiano.

Antes de seguir desearía recordar a Uds. que hay una obra mía, diseminada por todo nuestro ámbito, que ha sido escrita, forjada al solo estimulo de mi amor por el pueblo dominicano. Me refiero a mis cuentos. Ni el deseo de ganar dinero ni el de obtener con ellos un renombre que me permitiera ganar algún día una posición política o económica ni propósito bastardo alguno dio origen a esos cuentos. Uds. son escritores y saben que cuando uno empieza a escribir, cuando lo hace como nosotros, sincera, lealmente, no lleva otro fin que el de expresar una inquietud interior angustiosa y agobiadora. Así, ahí está mi obra para defenderme si alguien dice actualmente o en el porvenir que soy un mal dominicano. Hablo, pues, con derecho a reclamar que se me oiga como al menos malo de los hijos de mi tierra.

Los he oído a Uds. expresarse, especialmente a Emilio y Marrero, casi con odio hacia los haitianos, y me he preguntado cómo es posible amar al propio pueblo y despreciar al ajeno; cómo es posible querer a los hijos de uno al tiempo que se odia a los hijos del vecino, así, sólo porque son hijos de otros. Creo que Uds. no han meditado sobre el derecho de un ser humano, sea haitiano o chino, a vivir con aquel mínimo de bienestar indispensable para que la vida no sea una carga insoportable; que Uds. consideran a los haitianos punto menos que animales, porque a los cerdos, a las vacas, a los perros no les negarían Uds. el derecho de vivir…

Pero creo también –y espero no equivocarme– que Uds. sufren una confusión; que Uds. han dejado que el juicio les haya sido desviado por aquéllos que en Haití y en la República Dominicana utilizan a ambos pueblos para sus ventajas personales. Porque eso es lo que ocurre, amigos míos. Si me permiten he de explicárselo:

El pueblo dominicano y el pueblo haitiano han vivido desde el Descubrimiento hasta hoy –o desde que se formaron hasta la fecha– igualmente sometidos en términos generales. Para el caso no importa que Santo Domingo tenga una masa menos pobre y menos ignorante. No hay diferencia fundamental entre el estado de miseria e ignorancia de un haitiano y el de un dominicano, si ambos se miden, no por lo que han adquirido en bienes y conocimientos, sino por lo que les falta adquirir todavía para llamarse con justo título, seres humanos satisfechos y orgullosos de serlo. El pueblo haitiano es un poco más pobre, y debido a esa circunstancia, luchando con el hambre, que es algo más serio de lo que puede imaginarse quien no la haya padecido en sí, en sus hijos y en sus antepasados, procura burlar la vigilancia dominicana y cruza la frontera; si el caso fuera al revés, sería el dominicano el que emigraría ilegalmente a Haití. El haitiano es, pues, más digno de compasión que el dominicano; en orden de su miseria merece más que luchemos por él, que tratemos de sacarlo de su condición de bestia. Ninguno de Uds. sería capaz de pegar con el pie a quien llegara a sus puertas en busca de abrigo o de pan: y si no lo hacen como hombres, no pueden hacerlo como ciudadanos.

Ahora bien, así como el estado de ambos pueblos se relaciona, porque los dos padecen, así también se relacionan aquéllos que en Santo Domingo igual que en Haití explotan al pueblo, acumulan millones, privan a los demás del derecho de hablar para que no denuncien sus tropelías, del derecho de asociarse políticamente, para que no combatan sus privilegios, del derecho de ser dignos para que no echen por el suelo sus monumentos de indignidad. No hay diferencia fundamental entre los dominicanos y los haitianos de la masa; No hay diferencia fundamental entre los dominicanos y los haitianos de la clase dominante.

Pero así como en los hombres del pueblo en ambos países hay un interés común –el de lograr sus libertades para tener acceso al bienestar que todo hijo de mujer merece y necesita-, en las clases dominantes de Haití y Santo Domingo hay choques de intereses, porque ambas quieren para sí la mayor riqueza. Los pueblos están igualmente sometidos; las clases dominantes son competidoras. Trujillo y todo lo que él representa como minoría explotadora desean la riqueza de la isla para sí; Lescot y todo lo que él representa como minoría explotadora, también. Entonces, uno y otro –unos y otros, mejor dicho– utilizan a sus pueblos respectivos para que les sirvan de tropa de choque: esta tropa que batalle para que el vencedor acreciente su poder. Engañan ambos a los pueblos con el espejismo de un nacionalismo intransigente que no es amor a la propia tierra sino odio a la extraña, y sobre todo, apetencia del poder total. Y si los más puros y los mejores entre aquéllos que por ser intelectuales, personas que han aprendido a distinguir la verdad en el fango de la mentira se dejan embaucar y acaban enamorándose de esa mentira, acabaremos olvidando que el deber de los más altos por más cultos no es ponerse al servicio consciente o inconsciente de una minoría explotadora, rapaz y sin escrúpulos, sino al servicio del hombre del pueblo, sea haitiano, boliviano o dominicano.

Cuando los diplomáticos haitianos hacen aquí o allá una labor que Uds. estiman perjudicial para la República Dominicana, ¿saben lo que están haciendo ellos, aunque crean de buena fe que están procediendo como patriotas? Pues están simplemente sirviendo a los intereses de esa minoría que ahora está presidida por Lescot como ayer lo estaba por Vincent. Y cuando los intelectuales escriben –como lo ha hecho Marrero, de total motu propio según él dijo olvidando que no hay ya lugar para el libre albedrío en el mundo– artículos contrarios a Haití están sirviendo inconscientemente –pero sirviendo– a los que explotan al pueblo dominicano y lo tratan como enemigo militarmente conquistado. No, amigos míos… Salgan de su ofuscación.

Nuestro deber como dominicanos que formamos parte de la humanidad es defender al pueblo haitiano de sus explotadores, con igual ardor que al pueblo dominicano de los suyos. No hay que confundir a Trujillo con la República Dominicana ni a Lescot con Haití. Uds. mismos lo afirman, cuando dicen que Lescot subió al poder ayudado por Trujillo y ahora lo combate. También Trujillo llevó al poder a Lescot y ahora lo ataca. Es que ambos tienen intereses opuestos, como opuestos son los de cada uno de los de sus pueblos respectivos y los del género humano.

Nuestro deber es, ahora, luchar por la libertad de nuestro pueblo y luchar por la libertad del pueblo haitiano. Cuando de aquél y de este lado de la frontera, los hombres tengan casa, libros, medicinas, ropa, alimentos en abundancia; cuando seamos todos, haitianos y dominicanos, ricos y cultos y sanos, no habrá pugnas entre los hijos de Duarte y de Toussaint, porque ni estos irán a buscar, acosados por el hambre, tierras dominicanas en qué cosechar un mísero plátano necesario a su sustento, ni aquéllos tendrán que volver los ojos a un país de origen, idioma y cultura diferentes, a menos que lo hagan con ánimo de aumentar sus conocimientos de la tierra y los hombres que la viven.

Ese sentimiento de indignación viril que los anima ahora con respeto a Haití, volvámoslo contra el que esclaviza y explota a los dominicanos; contra el que, con la presión de su poder casi total, cambia los sentimientos de todos los dominicanos, los mejores sentimientos nuestros, forzándonos a abandonar el don de la amistad, el de la discreción, el de la correcta valoración de todo lo que alienta en el mundo. Y después, convoquemos en son de hermanos a los haitianos y ayudémosles a ser ellos libres también de sus explotadores; a que, lo mismo que nosotros, puedan levantar una patria próspera, culta, feliz, en la que sus mejores virtudes, sus mejores tradiciones florezcan con la misma espontaneidad que todos deseamos para las nuestras.

Hay que saber distinguir quién es el verdadero enemigo y no olvidar que el derecho a vivir es universal para individuos y pueblos. Yo sé que Uds. saben esto, que Uds., como yo, aspiran a una patria mejor, a una patria que pueda codearse con las más avanzadas del globo. Y no la lograremos por otro camino que por el del respeto a todos los derechos, que si están hoy violados en Santo Domingo no deben ofuscarnos hasta llevarnos a desear que sean violados por nosotros en lugares distintos.

Yo creo en Uds. Por eso he sufrido. Creo en Uds. hasta el hecho de no dolerme que Marrero mostrara a Emilio el papelito que le escribí con ánimo de beneficiarlo y sin ánimo de molestar ni por acción ni por omisión a Emilio. En todos creo, a todos los quiero y en su claro juicio tengo fe. Por eso me han hecho sufrir esta tarde.

Pero el porvenir ha de vernos un día abrazados, en medio de un mundo libre de opresores y de prejuicios, un mundo en que quepan los haitianos y los dominicanos, y en el que todos los que tenemos el deber de ser mejores estaremos luchando juntos contra la miseria y la ignorancia de todos los hombres de la tierra.

Mándenme como hermano y ténganme por tal.
Juan Bosch.

Ir arriba



Carta a Juan Isidro Jimenes Grullón. "Tal vez yo crea que mi familia no tiene privilegios y usted ha descubierto que los tiene. Si los tiene y usted lo dice públicamente, le hará un servicio al país que le sabrá agradecer su amigo de siempre" (La Nación, Santo Domingo, 21 de mayo de 1963)

Santo Domingo, D.N.,
21 de mayo de 1963.

Doctor Juan Isidro Jimenes-Grullón,
Presidente del Partido Alianza Social Demócrata,
Ciudad.

Estimado amigo:

Como no tengo tiempo de oír radio, estoy en el caso de atenerme a la versión escrita, publicada en El Caribe de hoy, de su intervención de ayer a través de La Voz del Trópico; y entiendo que esa versión es correcta por cuanto figura en el mencionado diario entre comillas.

De lo que dijo usted ayer, comparándome con Trujillo por diez razones, me interesa referirme a la razón número 3 y a la número 4. En la número 3 dice usted que en mi gobierno hay muchos hombres de reputación mala o dudosa “entre los cuales se encuentran algunos extranjeros”; en la número 4 dice que la tiranía de Trujillo “beneficiaba casi exclusivamente, al tirano y a su familia”, y a seguidas afirma que “a diferencia de lo que aconteció bajo el trujillato, parece que son muchos los beneficiarios, sin que se pueda afirmar que el Presidente se encuentra entre ellos”.

Cuando, sembrando la primera mala semilla de los extranjeros de dudosa reputación que hay en el Palacio Nacional, el periodista Bobea Billini dijo en su leída columna de El Caribe eso que usted repite ahora, escribí al Sr. Bobea Billini pidiéndole los nombres de esos extranjeros, y el periodista dio la callada por respuesta. Como estoy empeñado en adecentar la administración pública, y como usted es presidente de un poderoso partido y por tanto tiene una responsabilidad pública mayor que las de otras personas, deseo que usted colabore en el propósito de adecentamiento del gobierno dando los nombres de esos extranjeros y las pruebas de que son inmorales. Estoy convencido de que usted es un patriota abnegado y por tanto creo sinceramente que usted ayudará al gobierno dando nombres y pruebas.

En el punto número 4 usted afirma que Trujillo se beneficiaba y beneficiaba a su familia y más o menos da a entender que yo no me estoy beneficiando en el gobierno. Pero no da a entender lo mismo de mi familia; y deseo pedirle a usted, no ya como gobernante sino como ciudadano y como amigo, que aclare esas palabras suyas.

Estoy esforzándome en dar al país un ejemplo de austeridad gubernamental, personal y familiar. En mi familia hay personas que por su capacidad, por su lucha frente a la tiranía y en las actividades políticas merecen ocupar altos cargos en el Gobierno, y el Gobierno necesita gente capaz y honesta. Pero por el hecho de llevar mi apellido, esas personas no están sirviendo posiciones públicas. Sin embargo parece que la obsesión del pasado persiste en ciertos cerebros dominicanos, que se empeñan en ver la situación de nuestro país sólo a través del cristal del trujillismo; que creen que el que está sentado en el escritorio presidencial es Trujillo o es uno de los Trujillo y que la familia del Presidente tiene los privilegios que tuvo la familia de los Trujillo.

Yo sé que usted no ha querido decir eso. Sé que a usted, como a algunas otras personas, le han arrastrado sus propias palabras. Pero tal vez los lectores interpreten la escasa claridad de sus palabras con un sentido que usted no quiso darle. Por esa razón deseo que usted diga, en forma abierta, cuál es el fondo de su pensamiento. Tal vez yo esté engañado y usted no. Tal vez yo crea que mi familia no tiene privilegios y usted ha descubierto que los tiene. Si los tiene y usted lo dice públicamente, le hará un servicio al país que le sabrá agradecer su amigo de siempre.

Juan Bosch

Ir arriba



Carta de Juan Bosch al coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó. "Cualquier acto suyo que no fuera muy meditado podría significar una verdadera catástrofe para este pueblo" (Vanguardia del Pueblo, Año IX, N° 393, Santo Domingo, Órgano del PLD, 27 de abril de 1983)

Santo Domingo, R.D.,
18 de junio de 1966.
Sr. Coronel Francisco A. Caamaño Deñó
Embajada de la República Dominicana
Londres, Inglaterra.

Mi querido coronel y amigo:

Su papá, el portador de la presente, va a explicarle cuál es en este momento la situación nacional, y aprovecho su viaje para decirle a usted algunas cosas de interés.

Haber perdido las elecciones, aunque haya sido por la vía del fraude, nos proporciona una oportunidad para organizar las fuerzas del pueblo, hasta donde lo permitan las circunstancias, y mantener un clima de libertades públicas suficiente para no dejar morir en la conciencia de las masas el ideal revolucionario.

Las izquierdas de este país están confundidas porque no se han dado cuenta de que es necesario agrupar en un solo frente a todos los sectores dominicanos que pueden de alguna manera contribuir a la derrota de la oligarquía nacional. Las izquierdas se confunden y atacan a un industrial con la misma saña con que atacan a un latifundista, con lo cual hacen aliados al industrial y al latifundista; y resulta que el industrial, por razones de su posición dentro de la sociedad no debe ser aliado del latifundista: debe estar dentro de las filas de la revolución democrática.

Se está creando la confusión en un momento en que debe hacerse todo lo contrario. El papel nuestro ahora es reunir las fuerzas democráticas en un solo bloque, pero bajo la presión de las amenazas estamos llevando al campo enemigo a nuestros aliados naturales.

Somos un país intervenido. Cuando estalló la revolución, en su mejor momento, se produjo la intervención para mantener a la oligarquía en el poder. Si provocamos el estallido de la revolución otra vez estando intervenidos, los interventores destruirán totalmente nuestras fuerzas solidificando alrededor de la oligarquía la alianza de sectores que hoy se unen a ella por miedo. No quisiera que usted se dejara llevar por visiones apasionadas del fenómeno político dominicano. Cualquier acto suyo que no fuera muy meditado podría significar una verdadera catástrofe para este pueblo.

Estamos trabajando día y noche en organizarnos para servir de escudo al pueblo dominicano y a los muchachos constitucionalistas. Haremos todos los sacrificios que tengamos que hacer para conseguir nuestros propósitos. Pero necesitamos contar con su ayuda, y esa ayuda consiste en mantenerse con la cabeza fría y en que se haga cargo de que usted es la única reserva que tenemos para el porvenir.

Reciba un abrazo paternal, bien dominicano, de su amigo.

Juan Bosch

Ir arriba



Carta abierta de Juan Bosch al general Héctor B. Trujillo del 8 de enero de 1953. "Usted es el depositario de la dignidad nacional y el encargado de proteger los bienes, el honor y la vida de todos los dominicanos"

Sr. General Héctor B. Trujillo
Presidente de la República Dominicana;

Señor General:

El destino ha querido ofrecerle a usted una oportunidad para que conquiste la gratitud del Pueblo, la simpatía del mundo americano y el respeto de la historia; y no seré yo quien le niegue el derecho a esos bienes a causa del origen de su alto cargo, porque sé que los hombres públicos no son juzgados por la forma en que hayan comenzado a actuar si no por la manera en que cierran su mandato o en que terminan su vida. Por otra parte, y a fin de que pueda usted leer esta carta abierta sin prejuicios —tal como ella está escrita—, me adelanto a asegurarle que si es cierto que a lo largo de sus párrafos ha de hallar Ud. incitación al ejercicio del patriotismo, no las encontrará a la ingratitud fraternal, cosa que yo no sería capaz de aconsejar a nadie.

Sin que importe si de manera legítima o ilegítima, Ud. es ahora el presidente de la República Dominicana, su patria y la mía; por tanto es usted el depositario de la dignidad nacional y el encargado de proteger los bienes, el honor y la vida de todos los dominicanos. Del uso que usted haga de tan alta facultad dependerá no sólo la suerte de nuestro país sino también la opinión que habremos de merecerles a los pueblos que nos rodean. Hasta este momento esa opinión es humillante, a pesar de que nosotros aparecimos en el primer día de la Conquista como el nido de la cultura accidental en América; a pesar de que los primeros palacios, los primeros hospitales, la primera casa de estudios, los primeros tribunales del hemisferio se establecieron en nuestra tierra; a pesar de que hemos ofrecido al Continente grandes nombres en varias ramas de la actividad humana. Pero también en los últimos tiempos hemos venido dando al mundo un espectáculo lamentable: el de un Estado que se expresa en todos los casos en forma abyecta, bien en su relación con pueblos extraños, bien en la persecución de sus propios ciudadanos, a quienes ha dado alevosa muerte o ha colmado de calumnias o ha despojado de sus bienes. La prensa, la radio, los funcionarios del gobierno, y hasta los prelados católicos han sido obligados a manifestarse en un tono incompatible con las normas del decoro; los padres, forzados a insultar a sus hijos, los hijos a los padres y los hermanos a los hermanos. En nuestro país se ha establecido como norma de vida todo lo que es grosero, vulgar y denigrante. Y por esa conducta nos está juzgando el mundo. Actualmente, general, se requiere de mucho valor o mucha ignorancia para poder proclamar uno ante extranjeros su título de dominicano.

El destino ha querido depararle a usted la oportunidad de hacer que esa situación cambie del todo. Aunque comprendo que la tarea no es fácil, creo que hay entre los dominicanos hombres y mujeres en número suficiente para transformar la atmósfera que hoy ahoga a nuestro pueblo en una que permita la pacífica convivencia de la familia nacional y estimule el desarrollo de la ciudadanía y el florecimiento de la capacidad moral e intelectual de nuestros compatriotas. No ha habido en nuestro país la menor actividad libre en los últimos años y eso ha impedido que las grandes mayorías hayan desenvuelto las naturales facultades del ser humano para acopiar cultura, bondad o riqueza; pero muchos dominicanos lograron escapar a tiempo del agobiante estado de cosas imperante en Santo Domingo y han podido adquirir en otras tierras conocimientos y experiencia que deberían estar ahora al servicio de su patria. Esos dominicanos podrían retornar a su tierra y ayudar al pueblo ofreciéndole los medios de cultivarse para el ejercicio de sus derechos y de sus deberes ciudadanos. Muchos otros se guarecen dentro del país en el anonimato, temerosos de ser heridos en su dignidad o perseguidos físicamente. Los unos y los otros serían factores importantes en la formación de un nuevo espíritu nacional. El Partido Revolucionario Dominicano, en cuyas filas se agrupan hombres y mujeres de excepcionales cualidades, ofreció a usted la oportunidad de comenzar la transformación cuando acordó enviar a Santo Domingo una comisión de su Comité Político si allí se ponían en vigor garantías suficientes para ayudar al pueblo a desarrollar una capacidad política que lo coloque a la altura de cualquier nación civilizada.

Es posible que en esa caterva de pobres diablos que miden al hombre, como a las bestias, por su aptitud para comer, y no toman en cuenta las aspiraciones superiores de la criatura humana, se haya extendido la opinión de que al hacer la declaración arriba expuesta el Partido Revolucionario Dominicano anda buscando la manera de ocupar posiciones en su gobierno. Me adelanto a decirle, general, que el Partido Revolucionario Dominicano es una organización seria, respetada por las más altas personalidades políticas de América, formada por hombres y mujeres a quienes une, no el apetito, sino un concepto doctrinal acerca de los males dominicanos y la manera de superarlos; hombres y mujeres forjados en la lucha, que no piden y no aceptan posiciones oficiales, si no sólo la oportunidad de mover en el corazón dominicano la voluntad de superación que en él late, y la de conducir al pueblo hacia el disfrute de las libertades inherentes a la naturaleza humana y al establecimiento de un estado de justicia social que destierre de nuestra patria el hambre y su secuela de enfermedad, incultura y humillación.

En el fondo de la actitud adoptada por el Partido Revolucionario Dominicano hay una invitación a usted, general; una invitación para que encamine sus pasos hacia la formación de una atmósfera de convivencia nacional. Y yo lo exhorto a oírla. No es indispensable que usted se comporte como mal hermano. Pero entre su hermano y su país, entre él y su nombre histórico, usted tiene que escoger. Cuando se está en cargo tan alto como el suyo no puede haber sentimiento ni interés que se sobreponga a los deberes implícitos en él. Más allá del título de hermano, y aun más allá el de hijo, está el de ciudadano; por encima de todas las obligaciones está la de servir al país propio; y para un gobernante no hay y no puede haber propósito o pasión que entorpezcan los de proteger y encauzar, con permanente dignidad, los bienes, la vida y el honor de los gobernados.

Pese a la campaña de difamación que con dineros del pueblo dominicano y por inspiración oficial se me hace en mi país y en el extranjero, yo tengo conquistado un puesto en la historia de las letras americanas y la consideración y el afecto de millones de hombres y mujeres de estos pueblos que me han visto luchando por sus libertades sin pedirles nada en cambio. Tengo conciencia de lo que soy y de lo que valgo en Santo Domingo y en otros países. Eso me permite ponerme por encima de las pasiones y me da el valor necesario para arrostrar el juicio de mis adversarios e ignorar la calumnia cuando brota a mi paso. Al dirigirle esta carta abierta, mis adversarios de buena fe opinarán que estoy equivocado si espero que ella le mueva a inaugurar en Santo Domingo una nueva era política; los calumniadores dirán que deseo venderme a usted, o que me he cansado de luchar. Pero usted sabe que yo no me vendo y probablemente sepa también que ni me he cansado ni me cansaré jamás de trabajar por mis ideas. Le toca a usted, general, decir con sus hechos si son mis adversarios los que se equivocan, en el caso de que le nieguen a usted intención de reformar la situación dominicana; o lo soy yo cuando albergo la esperanza de verlo conquistando la gratitud de los dominicanos, la estimación de América y el respeto de la historia.

Ir arriba



Carta escrita por Juan Bosch a Carmen Quidiello de Bosch el 22 de agosto de 1955. "Gracias por tus $50.00. Con ellos pagué el médico, la farmacia y un préstamo que me había hecho un amigo en los días de la enfermedad de León. Mis deudas ahora no llegan a $60.00, lo que me tiene muy tranquilo"

Hotel RITZ
Santiago, Chile
Compañía Hotelera Andes, S. A.

Mí siempre muy y única querida:

El martes fue fiesta aquí, o el lunes, por algo religioso; de manera que recibí tu carta con los $50.00 el miércoles, me parece; y ese día y el jueves me cansé dando pie por la ciudad en innúmeras gestiones, y el viernes, el sábado los dediqué a atender a los visitantes que llegaron de allá. Ayer domingo estaba tan agotado que no me levanté en todo el día, ni siquiera porque temprano había recibido, en la prensa, el estímulo del artículo que te envío. Aparece en la página editorial de El Mercurio, el periódico más antiguo del Continente, de una seriedad impresionante, y lo firma “Alone”. Dicho así no entenderás nada, por supuesto; pero sucede que “Alone” es el terror de los editores, el crítico “errático e imprevisible”, como me decían en Nascimiento, que no tiene ni amigos ni enemigos, pero que es la institución más temible de estas tierras, porque un artículo suyo hunde a un autor o vende varias ediciones. Como verás, ese artículo y los que irán saliendo destruirán mi anonimato. Pero tengo dos cartas que jugar todavía: la primera es que no me dejo retratar, y así la gente no podrá identificarme en la calle; la otra es que tan pronto como me gires el dinero del automóvil salgo de Chile. Por de pronto, la misma editorial que está publicando el libro de Cuba me pide uno de Bolivia, y tal vez le dedique tiempo. (De paso he olvidado decirte que ya el Judas está en la calle. Te lo enviaré junto con La Muchacha de La Guaira cuando disponga dinero para el franqueo aéreo, que espero habrá de ser esta semana).

Ando día y noche con tu retrato encima; lo saco de la cartera, lo miro y lo remiro. Estoy de vuelta a la adolescencia. Te ves linda; relumbra, en lo hondo de tu rostro, tu sonrisa, ese sol de mi vida. Esa nimiedad me mantiene de fiesta. Sólo una cosa me hace falta: que Patricio me escriba. De todos modos voy a hacerlo yo hoy mismo.

Gracias por tus $50.00. Con ellos pagué el médico, la farmacia y un préstamo que me había hecho un amigo en los días de la enfermedad de León. Mis deudas ahora no llegan a $60.00, lo que me tiene muy tranquilo.

Quiero que me digas si te es fácil ver a Miguelito [Miguel Ángel Quevedo]. El Judas está dedicado a él y tengo que enviárselo, junto con los cuentos; prefiero hacerlo a través tuyo. El envío debe ser por aéreo, de lo contrario jamás llegan.

(Ahora no me dejan escribirte. A cada momento me interrumpe una llamada de gente de prensa. Aquí es siempre noticia de primera categoría todo lo referente a libros, pintura o música, y el dichoso artículo de “Alone” ha tirado sobre mí toda una jauría. Ya tengo curiosidad por conocer a ese hombre, pues algo debe tener a juzgar por la autoridad que a él confieren).

Estoy necesitando escribirte largo. Voy a dejarlo para después. Pero ahora quiero despacharte esta carta sin perder un minuto. Quiero que sepas pronto que te adoro y que por tu medio envío a mis hijos un abrazo de todo el cuerpo. Siempre, siete días a la semana, treinta y uno al mes, vive queriéndote tu

Juan

Ir arriba



Carta de Juan Bosch a Rosario y a Patricio. "Yo estoy absolutamente seguro de que si un hombre murió lleno de satisfacción, ese fue Salvador Allende"

Tomado de la página del PLD: Obras Completas de Juan Bosch

15 de septiembre de 1973.
Queridos Rosario y Patricio:

A nosotros no se nos quita el dolor de Chile; y no puede quitársenos porque esos bárbaros siguen matando como si los chilenos fueran animales de carne. Pero no hay que engañarse con las apariencias: la matanza se mantiene no tanto para eliminar marxistas, cosa que no pueden conseguir sin fusilar a varios millones de hombres y mujeres, como para afirmar el poder en manos de los militares a fin de repetir en la ribera del Pacífico lo que se ha hecho en la del Atlántico en el caso de Brasil y va en camino de hacerse en el caso de Uruguay.

Es dentro de esos planes donde hay que ver la tardanza en la salida de Carmen y de cualquiera otra persona a quien se le considere militante de izquierda. Tengan, pues, la objetividad necesaria para no desesperar, y dispongan su salida tomando en cuenta lo que les digo. Estas palabras significan que Uds. pueden irse dejando arreglado el viaje de Carmen si es que ella va a tardar mucho en reunirse con Uds.

Tal vez convendría que Patricio se preparara para ese viaje, que hablara con sus compatriotas [Patricio, nacido en La Habana, es ciudadano cubano. (Nota de Camino Real)] para que le explicaran, también objetivamente, cómo está la situación de su país, y no me refiero a situación política, que yo sé que es buena, o económica; me refiero a los aspectos de la vida diaria. Por ejemplo, él cree que va a estar muy separado de nosotros, y no será así; podrá no solamente escribirnos con frecuencia sino también llamarnos por teléfono o ponernos cables cada vez que quiera hacerlo, y nosotros podremos llamarlos a Uds.

Ustedes no van a estar aislados de nosotros, y en otro orden de cosas, no tendrán razones para aislarse de la gente que viva donde van a vivir Uds. No hay situación nueva que merezca temor de parte de nosotros si estamos dispuestos a hacer los sacrificios que deben hacerse en provecho de los demás; y esto es así porque en la medida en que uno hace sacrificios por los demás, aunque se trate de desconocidos, en esa misma medida se nos llena el alma de bienestar, de luz y de grandeza.

Uds. son jóvenes y tienen por delante una vida que mi generación no pudo conocer dentro de los límites de lo que es nuestra experiencia vital, es decir, nuestros pueblos, nuestra historia, nuestra lengua. Yo estoy absolutamente seguro de que si un hombre murió lleno de satisfacción, ese fue Salvador Allende, porque sabía, al morir, que estaba dejando una lección histórica formidable para los chilenos de hoy y de mañana.

La verdad es que tengo muy poco que decirles a Uds. excepto pedirles que vean el porvenir con mucha fe. Uds. han salido de una situación espantosa, pero el recuerdo del espanto no debe marcar sus vidas para siempre. La vida se mueve día y noche hacia el porvenir; cada día tiene un mañana y hay que mantener la vista puesta en ese mañana. Allí adonde van Uds., ese mañana será sin ninguna duda mejor que el hoy.

El abuelo de Patricio, que es un ser excepcionalmente inteligente, tiene hecha una selección de refranes que trajo de su tierra española; uno de ellos es éste: “El que tropieza y no se cae, adelanta el paso”. Dolorosamente, Chile cayó, pero Uds. no; a Uds. les toca ahora adelantar el paso.

Vivan y actúen convencidos de que Carmen y yo los queremos con el alma. Queremos mucho a Patricio, pero Rosario es también nuestra hija. No es necesario que estemos juntos. Lo que necesitamos Carmen y yo es saber que Uds. viven y que luchan por Uds. y por los que sufren persecución e injusticias.

Los abraza con amor su papá Juan

Ir arriba


Carta de Juan Bosch a García Márquez. "Se acordó que yo aceptara la honrosa designación de miembro del Tribunal Russel Segundo"

Tomado de la página del PLD: Obras Completas de Juan Bosch

28 de diciembre de 1973.

Señor Gabriel García Márquez
Mi querido Gabriel:

Su carta del día 12 de este mes fue motivo de una reunión del Comité Político de mi Partido y los resultados de esa reunión son los siguientes: Se acordó que yo aceptara la honrosa designación de miembro del Tribunal Russel Segundo, pero estableciendo en principio que no podría tomar parte de la primera sesión porque el mes de marzo va a ser muy agitado políticamente en este país. En cambio podré participar en la segunda.

Puede Ud. comunicarle los términos de esta carta al senador Lelio Basso y lo autorizo a Ud. a decirle que agradezco, y lo agradecen los miembros del Comité Político de mi Partido, la manera tan cordial en que se me ha presionado para que aceptara la proposición. Además para mí será altamente satisfactorio tenerle a Ud. como compañero del Tribunal.

Estos son días de buenos augurios, y yo los hago para Ud., para Mercedes y para los niños, pero no de manera formal sino con mucho sentimiento y en nombre también de doña Carmen, que los recuerda a ustedes con mucho cariño.

Reciba un abrazo de su amigo…

Juan Bosch

P.S.: Le envío un artículo del New York Times que trata de las violaciones de los derechos civiles en Bolivia. Creo que puede ser de interés para el Tribunal.

Ir arriba


Carta de Bosch al padre Sicard. "Lo que importa, Padre, no es qué ropa lleve el hombre; lo que importa, Padre, es qué alma tiene en el pecho"

Carta fechada 1 de diciembre de 1964, que dirigiera el profesor Juan Bosch, desde su exilio, al padre Sicard (¡Ahora!, Nº 173, Santo Domingo, Publicaciones ¡Ahora!, 6 de marzo de 1967, p.16)

Tomado de la página del PLD: Obras Completas de Juan Bosch

Mi querido Padre:

Es difícil que Ud. pueda darse cuenta de lo mucho que pienso en usted. A veces en la imaginación lo veo recorriendo esos pueblos y esos campos nuestros, con su prisa natural y su estampa tan pura de sacerdote de los pobres, y me digo que si nuestro país tuviera diez curas como Ud. —sólo diez—, es mucho lo que podría hacerse por los que viven pasando hambre de justicia, de pan y de amor. Lo que importa, Padre, no es qué ropa lleve el hombre; lo que importa, Padre, es qué alma tiene en el pecho. Y usted tiene una gran alma de dominicano, de cristiano, de pastor. Yo quise que usted fuera el Vicepresidente de la República porque sabía que usted era el pueblo mismo con pasión de servicio; no pudo ser, porque no había llegado todavía la hora en que los jerarcas de nuestro país aceptaran que los más humildes gobernaran. Pero ya se puso la vacuna, y vendrán otros tiempos en que nadie podrá cerrar la puerta a los que llegan de abajo.

Le mando estas letras por medio de Edith. No he querido escribirle directamente porque no deseo hacerle el menor daño indirectamente. Con estas líneas reciba usted la seguridad de que tiene quien lo quiera: en la Presidencia, en el exilio, allá y aquí, tiene usted en mí a quien lo sabe querer.

Écheme su bendición y échesela al pueblo dominicano; y salúdeme con cariño a todos los suyos.

Su amigo, Juan Bosch

Ir arriba


Carta a Radhamés Gómez Pepín. "Cuando en un medio de comunicación social se difunde una infamia, la responsabilidad de esa difusión es del periódico"

(El Nacional de ¡Ahora!, Santo Domingo, 3 de noviembre de 1988, p.12)

Tomado de la página del PLD: Obras Completas de Juan Bosch

Santo Domingo, R.D.,
2 de noviembre, 1988.

Sr. Radhamés Gómez Pepín,
Director de El Nacional,
Ciudad.

Estimado amigo:

La mayoría de los directores de periódicos de nuestro país creen que el respeto a la libertad de expresión les exige publicar todo lo que escriban sus colaboradores, y no se dan cuenta de que esa creencia convierte en ocasiones a los periódicos en basureros en los cuales se descargan toda suerte de porquerías.

Un ejemplo de lo que acabo de decir se halla en El Nacional de ayer, donde se usó un retrato mío para llamar la atención hacia una de esas porquerías escrita por Juan José Ayuso. Decía ese señor: “En 1978, como se recordará, el político y escritor (Juan Bosch, [paréntesis mío, JB]) apoyó la integración de una junta cívico-militar que desconocería los resultados de las elecciones de ese año, que favorecieron al PRD”.

Si yo fuera director de un periódico me negaría a prestar sus páginas para que en ellas se publicaran desahogos parecidos al que publicó ayer, en perjuicio mío, el diario que tú diriges, y me negaría porque cuando en un medio de comunicación social se difunde una infamia, la responsabilidad de esa difusión es del periódico, dado que la publicación es lo que la convierte en un delito, así como echar restos podridos de vegetales o comida en un basurero es lo que convierte el lugar donde se halla ese basurero en productor de contaminación.

Espero que estas líneas sean publicadas en El Nacional, pero no fortalecidas públicamente con un retrato del Sr. Ayuso.

Con saludos atentos queda a tu mandar tu amigo,

Juan Bosch

Ir arriba



CARTAS A JULIO CÉSAR MARTÍNEZ

.- Carta del profesor Bosch a Julio César Martínez. "Jamás hizo doña Carmen una sola recomendación de una sola persona para el menor cargo"

Tomado de la página del PLD: Obras Completas de Juan Bosch

Benidorm, Alicante, España,
16 de marzo de 1968.
Sr. Julio César Martínez,
Semanario Renovación,
Apartado 484, Santo Domingo, R.D.

Querido Julio César:

En el número 67 de Renovación que acaba de llegar a mis manos se afirma que cuando “el Embajador Grooscors invitó a los esposos Bosch, en nombre de su gobierno, para residir en Venezuela, doña Carmen dijo: ‘Nosotros queremos vivir en un país en donde no haya muertos a cada rato en cada esquina’”. Jamás fui invitado por el gobierno de Venezuela a vivir en aquel país y jamás dijo doña Carmen esa frase. Y quiero aprovechar esta oportunidad para decir públicamente lo siguiente: doña Carmen no es política, no ha tenido nunca intervención en mis actos políticos; ha sido simplemente mi mujer.

Por lo visto en los círculos norteamericanos se creó y se mantuvo la leyenda de que doña Carmen era una persona muy influyente en la política dominicana mientras yo fui presidente dela República; pero se trataba de un fenómeno de traslación de ciertos valores: como doña Carmen es sin duda una mujer de inteligencia poco común, que tiene agudeza para hacer juicios, ciertos norteamericanos que la trataron consideraron que era un personaje político. Pero en política sólo influyen los que tienen fuerza política, aunque no sean inteligentes ni cultos; de manera que una activista de un comité del PRD en la capital, probablemente inculta o hasta analfabeta, tenía en el PRD y en mi gobierno una influencia que no tenía doña Carmen. Esa es la verdad. Por ejemplo, jamás hizo doña Carmen una sola recomendación de una sola persona para el menor cargo; ella se dedicó sólo a sus propios planes a favor de la niñez pobre del país, y yo no interferí en esos planes.

Tengo que rendir tributo a la delicadeza con que doña Carmen se comportó siempre como mi mujer y mi colaboradora dentro del hogar, sin pretender en ningún momento convertirse en una política, situación bien difícil, por cierto, para la mujer de un político.

A ti te consta que no tengo la costumbre de hacer aclaraciones, pero debo hacer las que mi vida privada reclama, y esta es una de ellas; de lo contrario llegaría el momento en que tendría que escribir todo un libro para poner ciertas cosas en punto de verdad. Por ejemplo, en meses pasados un conocido cretino dijo en la revista ¡Ahora! que en mi polémica con Láutico García yo dije que jamás vendría a España mientras gobernara Franco. Ese pobre diablo no sabía que yo había vivido en España a fines de 1956 y a principios de 1957, ignoraba que mi polémica con el padre García está grabada y que en cualquier momento se puede probar que él mintió. Ahora bien, esa mentira —una en el millón que ha dicho en su vida su autor— ha crecido, y ya he leído en un periodicucho de New York —asómbrate— las palabras que “dije” en esa ocasión, que desde luego no se limitan a lo que refirió el cretino que escribió aquello en ¡Ahora!

Así van creciendo las mentiras. En lo que me toca a mí, me importa relativamente poco, pero pido que eso no toque a mi mujer, que bastante carga ha tenido con el hecho de tener un marido tan difícil como yo.

Saludos para Olga y tus hijos y un abrazo afectuoso para ti.

Juan Bosch

Ir arriba


.- Carta histórica a Julio César Martínez. "Trujillo no deja herederos: nadie puede ser como él era"

Tomado de la página del PLD: Obras Completas de Juan Bosch

Julio César:

En este momento despacho el artículo para la edición especial de Elite. Va a la dirección de Puente Trinidad, porque estoy en las oficinas de San José y no tengo aquí tu dirección.

Ayer recibí tu recorte sobre la posibilidad de encauzar la situación de nuestro país. Por haber insinuado esto estoy siendo objeto de fuertes críticas desde varios sectores del exilio, de manera que tu posición me resulta grata dos veces: porque es correcta y porque me alivia un poco de la presión que me hacen.

La mayoría de los exilados carecen de flexibilidad mental, y no se dan cuenta de que Trujillo ha muerto; siguen pensando y sintiendo como si en nuestro país no hubiera pasado nada. En el sentido total y cabal, Trujillo no deja herederos: nadie puede ser como él era y por otra parte las circunstancias históricas que lo produjeron como ser social y político no se repetirán en Santo Domingo.

Por ahora no hay sino dos salidas: o la legal o la revolucionaria. La última viene por sus pasos contados, y será producida por las fuerzas del país, no por los exilados. Ahora bien, los que no estén en el país no participarán en ella.

Personalmente, tú sabes cuál es mi posición: no iré a Santo Domingo. Pero los que aspiran a cargos allí, o a influir de alguna manera en el curso de los acontecimientos, ¿cómo piensan que van a hacerlo desde afuera? Decididamente, son estúpidos.

Saludos a Olga y abrazos para ti.

Juan

San José,
10 de junio de 1961.

Ir arriba



CARTAS A RAFAEL LEÓNIDAS TRUJILLO MOLINA

.- Carta escrita por Juan Bosch a Rafael L. Trujillo el 17 de julio de 1937. "Me tomo la libertad de pedirle considerar la conveniencia de enviarme al exterior"

Ciudad Trujillo,
17 de julio, 1937.

Generalísimo
Rafael L. Trujillo,
Honorable Presidente de la República y Benefactor de la Patria,
Ciudad.

Honorable Jefe y amigo:

Cuando Ud. anunció su reforma en el servicio exterior de la República, estuve tentado de escribirle con el propósito de que me tuviera presente si Ud. consideraba más útil para Ud. mi presencia en el exterior que mi presencia en la Dirección General de Estadística. No lo hice porque sé que Ud. no necesita de recordatorios para situar a sus amigos allí donde su conocimiento de cada quien le indica.

Ahora, sin embargo, me tomo la libertad de pedirle considerar la conveniencia de enviarme al exterior, en un sector en el que mis conocimientos y mi estimación personal hacia Ud. pudieran desplegarse en provecho de su Gobierno y del país.

Yo desearía ardientemente, honorable Presidente, que Ud. no tomara esta petición como señal de que me encuentro disgustado donde estoy, sino como expresión de mi deseo de servirle mejor. Tengo la seguridad de que el dinamismo que Ud. ha impreso al Cuerpo Consular y Diplomático, como a todas las manifestaciones de la Administración Pública, sería campo propicio al desarrollo de mi capacidad y a la provechosa difusión de sus elevadas cualidades de gobernante.

Lo saluda con toda estimación y respeto,

Juan Bosch

Ir arriba



.- Carta a Trujillo. "Ud. ha instaurado una situación de terror que empobrece, corrompe y denigra a todos los dominicanos" (Quisqueya Libre, Año I, N° 4, La Habana, julio de 1944)

La Habana,
26 de julio de 1944.
Señor Rafael L. Trujillo,
Dictador de la República Dominicana.

Señor Dictador:

He recibido hoy un cable de mi padre en el cual me dice que se halla en su hogar. Interpretando de la manera más benévola para Ud. el sentido de las palabras que pueden ser usadas en el país, las de mi padre significan que está ya en libertad.

Con ser buena, esa noticia no me tranquiliza del todo. Conozco sus métodos, Sr. Trujillo. Sé que Jesús María Patiño y Rigoberto Cerda —para mencionar sólo dos nombres— desaparecieron misteriosamente después de haber sido indultados por Ud. con bombos y platillos; sé que Tomás Ceballos Martínez, del mismo grupo, murió poco después apuñaleado por un desconocido; sé que un pastor protestante norteamericano fue acuchillado en su casa por el delito de haber enviado al exterior un año antes las primeras noticias sobre la matanza de haitianos, y que hubo quien se declarara culpable de esa muerte, achacando el crimen a razones deshonrosas para la víctima; sé que igual método se puso en práctica con el general Tancredo Saviñón. Y paro de contar, por no hacer esta carta interminable.

Como todos mis compatriotas, tengo la convicción de que en la República Dominicana no se hace ni puede hacerse nada sin consentimiento suyo. Usted es el amo de la tierra, los árboles y los seres que la pueblan, y el aire que la rodea. A usted, pues, es a quien debo decir lo siguiente: Lo consideraré responsable por cualquier perjuicio de índole económica, personal o moral que puedan sufrir mis familiares. Tenga la seguridad de que esta consideración será compartida por todas las instituciones y personalidades del Continente.

En un cable enviado aquí dice Ud., o hace decir a un servidor suyo, que “no ha habido represalias contra el Sr. José Bosch”. Eso es cierto, porque las represalias no fueron contra mi padre, sino contra mí. Y quiero advertirle que ninguna especie de represalia me hará poner alto a una lucha que sólo cesará cuando mi país esté disfrutando del régimen democrático que consagra su Constitución. Ud. mismo puede comprobar este aserto convirtiendo su dictadura en un gobierno de hombres libres. El día que Ud. hiciera eso terminarían los ataques míos y de mis compañeros del Partido Revolucionario Dominicano, que no tenemos interés alguno en combatirlo a Ud. por Ud. mismo, sino porque Ud. ha instaurado una situación de terror que empobrece, corrompe y denigra a todos los dominicanos, que los hace desdichados y los esclaviza: que les impide desarrollar su genio nacional y sus dotes individuales. Una situación, señor, propia de bestias, no de seres humanos en posesión de una conciencia.

De Ud. atentamente,

Juan Bosch

Ir arriba



.- Carta de Juan Bosch a Trujillo el 27 de febrero de 1961. "El caos y la sangre llegarán más allá del umbral de su propia casa"

General:

En este día, la república que usted gobierna cumple ciento diecisiete años. De ellos, treinta y uno los ha pasado bajo su mando; y esto quiere decir que durante más de un cuarto de su vida republicana el pueblo de Santo Domingo ha vivido sometido al régimen que usted creó y que usted ha mantenido con espantoso tesón.

Tal vez usted no haya pensado que ese régimen haya podido durar gracias, entre otras cosas, a que la República Dominicana es parte de la América Latina; y debido a su paciencia evangélica para sufrir atropellos, la América Latina ha permanecido durante la mayor parte de este siglo fuera del foco de interés de la política mundial. Nuestros países no eran peligrosos; y por tanto no había por qué preocuparse de ellos. En esa atmósfera de laissez faire, usted podía permanecer en el poder por tiempo indefinido; podía aspirar a estar gobernando todavía en Santo Domingo al cumplirse el sesquicentenario de la república, si los dioses le daban vida para tanto.

Pero la atmósfera política del Hemisferio sufrió un cambio brusco a partir del 1º de enero de 1959. Sea cual sea la opinión que se tenga de Fidel Castro, la historia tendrá que reconocerle que ha desempeñado un papel de primera magnitud en ese cambio de atmósfera continental, pues a él le correspondió la función de transformar a pueblos pacientes en pueblos peligrosos. Ya no somos tierras sin importancia, que pueden ser mantenidas fuera del foco de interés mundial. Ahora hay que pensar en nosotros y elaborar toda una teoría política y social que pueda satisfacer el hambre de libertad, de justicia y de pan del hombre americano.

Esa nueva teoría es un aliado moral de los dominicanos que luchan contra el régimen que usted ha fundado; y aunque llevado por su instinto realista y tal vez ofuscado por la desviación profesional de hombre de poder, usted puede negarse a reconocer el valor político de tal aliado, es imposible que no se dé cuenta de la tremenda fuerza que significa la unión de ese factor con la voluntad democrática del pueblo dominicano y con los errores que usted ha cometido y viene cometiendo en sus relaciones con el mundo americano.

La fuerza resultante de la suma de los tres factores mencionados va a actuar precisamente cuando comienza la crisis para usted; sus adversarios se levantan de una postración de treinta y un años en el momento en que usted queda abandonado a su suerte en medio de una atmósfera política y social que no ofrece ya alimento a sus pulmones. En este instante histórico, su caso puede ser comparado al del ágil, fuerte, agresivo y voraz tiburón, conformado por miles de años para ser el terror de los mares, al que el inesperado cataclismo le ha cambiado el agua de mar por ácido sulfúrico; ese tiburón no puede seguir viviendo.

No piense que al referirme al tiburón lo he hecho con ánimo de establecer comparaciones peyorativas para usted. Lo he mencionado porque es un ejemplo de ser vivo nacido para atacar y vencer, como estoy seguro que piensa de sí mismo. Y ya ve que ese arrogante vencedor de los abismos marítimos puede ser inutilizado y destruido por un cambio en su ambiente natural, imagen fiel del caso en que usted se encuentra ahora.

Pero sucede que el destino de sus últimos días como dictador de la República Dominicana puede reflejarse con sangre o sin ella en el pueblo de Santo Domingo. Si usted admite que la atmósfera política de la América Latina ha cambiado, que en el nuevo ambiente no hay aire para usted, y emigra a aguas más seguras para su naturaleza individual, nuestro país puede recibir el 27 de febrero de 1962 en paz y con optimismo; si usted no lo admite y se empeña en seguir tiranizándolo, el próximo aniversario de la república será caótico y sangriento; y de ser así, el caos y la sangre llegarán más allá del umbral de su propia casa, y escribo casa con el sentido usado en los textos bíblicos.

Es todo cuanto quería decirle, hoy, aniversario de la fundación de la República Dominicana.

Ir arriba



CARTAS AL DR. JOAQUÍN BALAGUER

.- Carta al presidente Balaguer. "La riqueza acumulada por Trujillo es del pueblo dominicano" (“De don Juan Bosch al presidente Balaguer”, La República, San José, Costa Rica, 1º de junio de 1961)

Doctor Balaguer:

En carta abierta de hace tres meses anuncié al general Trujillo que 1961 sería un año sangriento para él. Mi vaticinio se ha cumplido; y frente a la muerte del tirano abrigo la esperanza de que Ud. no pretenda mantener el régimen de terror que él inauguró hace treinta y dos años. Temo sin embargo, que por asegurar la estabilidad de un gobierno que ha perdido su sostén más poderoso, Ud. crea útil consentir que la riqueza acumulada por Trujillo sea transferida a sus hijos. Esa riqueza es del pueblo dominicano; él la produjo y a él le fue sustraída. En nombre de tres millones de compatriotas, pido a Ud. la confiscación de todos los bienes de Trujillo y su resguardo mientras llega la hora de destinarlos a su único fin digno: servir de base para el desarrollo de la riqueza nacional y para elevar el nivel de vida de todo el Pueblo.

Juan Bosch

Ir arriba



.- Carta abierta al Dr. Joaquín Balaguer, Presidente de la República Dominicana. "En vez de tanques, de ametralladoras, de soldados, ordene usted, señor Presidente, que salgan a la calle las ideas" (Santo Domingo, 10 de noviembre de 1961)

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Dr. Joaquín Balaguer, Palacio Nacional.

Ciudadano Presidente:

En todo el país, y con mayor acentuación en la ciudad capital, se vivió ayer en una atmósfera de zozobra que se convirtió en sofocante al llegar la noche. Consignas misteriosas radiadas cada hora e incesantes actividades militares cumplidas sin que el pueblo supiera a qué se debían, alarmaron a la población y llenaron su ánimo de angustia. Durante el día, en las calles de las ciudades había más agentes de la fuerza pública que ciudadanos; en la noche, los tanques, las ambulancias del ejército y otros vehículos militares se movían con premura, como si en algún lugar hubiera estado dándose una batalla sangrienta contra descomunales enemigos.

Los dirigentes políticos sabíamos que esos movimientos misteriosos no tenían en realidad causa justificada. Pues si hubiera habido peligro de acción subversiva, alguien se hubiera acercado a nosotros para informarnos. Pero el pueblo, y sobre todo este inocente pueblo nuestro, veía tras los tanques de guerra y los hombres armados la inminencia de una acción militar; y con ella se veía a sí mismo víctima de todos los males que desatan los fusiles. El pueblo, pues, vivió largas horas de una angustia que en muchos casos lindó con el pavor; y ese sufrimiento popular, señor Presidente, era innecesario, y provocarlo fue un mal gratuito.

Es deber de un Gobierno dar confianza, no causar intranquilidad. Los gobiernos que esparcen el terror acaban siendo víctimas del terror. Desde los tiempos bíblicos se afirma que quien siembra vientos recoge tempestades; y así, quien siembra miedo cosechará miedo, y no otra cosa. Aquí, en la República Dominicana, y en el seno del gobierno que usted preside, hay pruebas trágicas y recientes de cuáles son los terribles frutos del miedo.

Pero además, sólo se infunde miedo a los otros cuando quien lo infunde tiene temores. Y el Gobierno vive atemorizado. En el Partido Revolucionario Dominicano sabemos que las reuniones que hemos tenido en estos días pasados con dirigentes de nuestra organización en todo el país, y los viajes de nuestros líderes a distintas zonas, han sido vistos en las esferas del Gobierno como movimientos subversivos, como parte de un plan tenebroso cuyo resultado ha de ser la guerra civil. Nuestros hombres son estrechamente vigilados las veinticuatro horas del día cuando viajan en tareas organizativas; se lleva control sobre los vehículos que usan y se les hace seguir por caliés minuto tras minuto.

Esta vigilancia es un secreto a voces. La conocemos y no nos inquieta, porque el Partido Revolucionario Dominicano no tiene nada que esconder; no anda organizando conspiraciones; no persigue fines ocultos. Nuestro partido, señor Presidente, no cree en los fusiles como instrumento creador de la democracia; cree en los derechos, firme y continuamente ejercidos y reclamados. La obra de los fusiles es matar; la de los derechos, garantizar una vida hermosa. Nuestra tarea y nuestro fin es forjar ciudadanos, no héroes de guerrillas que comiencen como libertadores y acaben como tiranos.

Es el caso, sin embargo, que nuestros legítimos movimientos de líderes que están organizando un partido político democrático provocan en las esferas gubernamentales reacciones injustificadas. Los millares de caliés que están alimentándose con los dineros que el pueblo paga para tener escuelas, hospitales, caminos y no espías, ven en cada gestión nuestra un pretexto para justificar los sueldos que inmoralmente reciben; y esos movimientos nuestros son explicados ante el Gobierno como parte de un plan subversivo.

Ahora bien, ¿por qué el Gobierno cree lo que dicen esos caliés? ¿Es porque desea creer? ¿Es porque en los planes gubernamentales hace buen juego todo cuanto tienda a prolongar la situación de zozobra e inestabilidad nacional? ¿Por qué, aunque el Gobierno declare a menudo que habrá elecciones el 16 de mayo de 1962, no se atreve a producir las condiciones indispensables para que se celebren esas elecciones? ¿Es porque el Gobierno quiere ganar tiempo, y para eso le es útil hacerse el temeroso; justificar el mantenimiento de su inhibición; mantener una situación de duda?

El Gobierno no ha hablado todavía de reformar la Constitución; y con la Constitución actual tiene base legal para explicar al mundo por qué no desoficializa el Partido Dominicano y por qué no nacionaliza los monopolios. El Gobierno da tiempo al tiempo, de tal manera que cuando nos encontremos en el mes de enero del año próximo, a tres meses de las elecciones, se justifique la posposición de los comicios debido a que no habrá plazo para crear un estado de confianza sin el cual ningún partido de la oposición iría a la justa electoral.

El Gobierno quiere ganar tiempo para seguir su recién inaugurada política peronista, con la que pretende ganarse el respaldo de los trabajadores. El Gobierno quiere ganar tiempo para avanzar en su campaña de conquista de los campesinos, a quienes, como dijo en días recientes un campesino sagaz, desea darles ahora en pocos meses lo mucho que les negaron en tantos años. El Gobierno tiene la pretensión infantil de engañar a un pueblo que ya abrió los ojos, porque el Gobierno que usted preside cree que ganando tiempo podrá prolongar su mandato más allá del término legal.

Nos explicaríamos esas pretensiones y esos planes si en este país no hubiera un pueblo con el alma alertada por una inolvidable lección de treinta años. Pero con tal pueblo es inútil ese esfuerzo. Y el Gobierno lo sabe. El Gobierno sabe que si abre el camino a la lucha electoral, el 16 de mayo hasta los familiares más cercanos de los altos funcionarios públicos, incluyendo los de Ud. mismo, señor Presidente, irían a las urnas a barrerlos armados de una cólera santa y patriótica.

El Gobierno lo sabe, y eso explica que no mencione la reforma de la Constitución, la desoficialización del Partido Dominicano, la nacionalización de los monopolios. Eso explica también los misteriosos movimientos de armas, destinados a dar al país y el mundo la falsa impresión de que en la República Dominicana no puede avanzarse en el proceso de la democratización, porque vivimos bajo el peligro de que en cualquier momento estalle una guerra civil.

Pero nosotros, el Partido Revolucionario Dominicano, estamos aquí para decirles también al país y al mundo que eso no es cierto. El peligro de guerra civil es una invención oficial. El pueblo no está pensando en manejar fusiles que sólo el Gobierno tiene. El pueblo está pensando en manejar el arma de la opinión libre; y esa no la tiene el Gobierno.

En vez de tanques, de ametralladoras, de soldados, ordene usted, señor Presidente, que salgan a la calle las ideas; que salgan a la calle la reforma constitucional, la desoficialización del Partido Dominicano, la nacionalización de los monopolios; todos instrumentos legales y económicos de la dictadura, sobre los cuales se apoya su régimen. Y al hacerlo, en vez de sembrar miedo en el alma dominicana, su Gobierno habrá sembrado la esperanza de una democratización verdadera y rápida.

Atentamente le saluda,

Juan Bosch
Presidente del PRD

Ir Arriba



CARTAS A SACHA VOLMAN

.- Carta a Sacha Volman. Respuesta a Peter Nehemkis y su libro "América Latina: mito y realidad" (En Vega, Bernardo, Kennedy y Bosch. Aportes al estudio de las relaciones internacionales del gobierno constitucional de 1963, Santo Domingo, Editora Taller, 1993)

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Río Piedras, Puerto Rico
25 de noviembre de 1964

Señor Sacha Volman,
New York City, N.Y.

Mi querido amigo:

Ha llegado a mi poder un libro titulado América Latina: mito y realidad, cuyo autor es Peter Nehemkis. En la larga lista de agentes extranjeros del gobierno dominicano “golpista”, que están registrados en el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el último nombre es el de Peter R. Nehemkis, Jr., quien aparece como agente de la Embajada Dominicana en Washington. Tal vez estos dos Nehemkis sean uno, o tal vez el anterior es el hijo de este último. En todo caso, hubiera sido de gran ayuda para el lector, en su orientación, si en el capítulo de dicho libro que trata sobre la República Dominicana apareciera una nota aclarando este punto.

El capítulo que trata de la República Dominicana comienza en la página 118 y aunque no llega a las 30 páginas, hay tantas mentiras que si el resto del libro es similar a esta parte, el título del libro debería ser cambiado a Falsedades sobre la realidad en América Latina. Al mencionar tu nombre, en las páginas 132 y 133 aparecen muchas de esas declaraciones falsas, y leyendo rápidamente el resto [del capítulo dominicano], he notado en parte lo que sigue:

Nunca he hablado con nadie en la República Dominicana sobre el cultivo del tabaco; la OEA nunca envió a un veterinario a la República Dominicana; nunca conté con el “entusiasta respaldo de prácticamente todo el sector conservador en el país”; nunca he tenido un hijo llamado León Trotsky o Trostky; nunca propuse romper relaciones con El Vaticano —al contrario, de acuerdo con un acta notarial hecha en San José, Costa Rica, en abril de 1961, yo he dicho lo contrario; el Arzobispo Thomas F. Reilly nunca intervino para “salvarme” de nada; nunca organicé ninguna milicia en la República Dominicana; nunca hablé, ni en Santo Domingo ni en ninguna otra parte, sobre problemas raciales; el Dr. Viriato Fiallo nunca tuvo que salvarme de una multitud enfurecida, nunca me negué a invitar al gobernador Muñoz Marín a mi toma de posesión, y si recuerdo correctamente, Muñoz Marín se sentó a mi lado durante esas ceremonias; las críticas nunca me molestaron, y mis adversarios dijeron lo que quisieron, cuando lo quisieron, tanto por radio como por televisión; yo nunca nombré a ningún juez, un poder que sólo el Senado tenía, y el cual practicó sin la más mínima intervención de mi parte.

Podría hacer que esta lista de “nuncas” continuara indefinidamente, ya que en relación a mí, el Sr. Nehemkis no dijo una sola verdad en su libro. Sin embargo, hay un punto en el que deseo detenerme porque el Sr. Nehemkis es un norteamericano y habla de que el Pentágono canceló un pedido de armas a los militares dominicanos de 100 rifles AR-13, y esa información tan precisa puede hacer que alguna gente crea que el Sr. Nehemkis dice la verdad en este caso. Bueno, tampoco en eso dice la verdad. Es ridículo decir que el Presidente de la República coloca él mismo los pedidos de armas.

[ilegible]... que nunca tuviste nada que ver con las políticas domésticas en la República Dominicana; que tus actividades en mi país estaban limitadas a dirigir el CIDES; y en una ocasión memorable ayudaste a conseguir, junto con otros buenos norteamericanos, y sin costo para el país, 750,000 vacunas contra la poliomielitis, con las cuales se vacunaron todos los niños dominicanos, y las que sin lugar a dudas salvaron muchas vidas y evitaron mucho sufrimiento. Nunca ocupaste una “lujosa villa” sino que alquilaste una de las casas que pertenecieron a los Trujillo y que se había convertido en propiedad pública, que tú pagabas más por ella que el inquilino anterior, a quien se la alquiló al Consejo de Estado [gobierno anterior al de Bosch], y quien también había sido un norteamericano, pero quien nunca había sido acusado por nadie de haber vivido en una “lujosa casa de la hija de Trujillo”. Nunca tuviste guardias de seguridad, ni en tu casa, ni en ningún otro lugar.

Contrario a lo que dice el Sr. Nehemkis, tu comportamiento en la República Dominicana durante el período de gobierno que yo presidí, fue un ejemplo de sensatez y respeto por el pueblo dominicano, así como por tu propio gobierno [el de los Estados Unidos]. En ningún momento, ni en la más ligera forma, ofendiste alguna vez la soberanía dominicana ni dejaste de ser un leal norteamericano. Si hubieran más Sacha Volman y menos Peter Nehemkis, las relaciones entre los países latinoamericanos y los Estados Unidos serían diferentes.

Leyendo el primer párrafo del libro del Sr. Nehemkis, en la parte en que se refiere a la República Dominicana, tuve la impresión de que el Sr. Nehemkis es uno de esos viajeros ingenuos que cree todo lo que le dicen y obtiene sus informaciones de chismes y rumores. Sin embargo, parece que el Sr. Nehemkis es más estúpido que ingenuo; es un hombre que falsea la verdad, y lo hace cuando dice, refiriéndose a mi discurso del 16 de julio de 1963 (pp.137-138) que: “he escuchado una grabación de este discurso… incitando a la juventud dominicana a estar alerta contra la esclavización del país por parte del capital extranjero”. Y la persona que afirma esto es un hombre que miente con el propósito de crear confusión y de desacreditar a otro.

El esfuerzo casi profesional del Sr. Nehemkis para deformar la verdad llega al límite en la versión que da sobre el golpe de Estado del 25 de septiembre de 1963. En su versión, él le atribuye al comandante de la marina Rib Santamaría cosas que fueron dichas por el coronel Pagán Montás. En cuanto a lo que me dijo a mí el general Viñas Román [Ministro de Defensa], el Sr. Nehemkis alega que “me lo repitió el único miembro civil del gobierno que estaba presente” (p.143), pero se le olvida que junto a mí estaba no solamente “el único miembro civil del gobierno”, sino que se encontraba el Vicepresidente de la República, el Presidente de la Legislatura y varios ministros del gabinete, estando todos presentes en las tres ocasiones en que el general Viñas Román vino a hablar conmigo, y quienes escucharon al general decir en estas tres ocasiones que él renunciaría a su posición. Recuerdo que en una de esas ocasiones, el general Viñas Román tenía lágrimas en los ojos.

El golpe contra la joven democracia dominicana fue un fracaso tan grande en todo sentido posible, que tanto sus autores morales como sus organizadores físicos hoy día niegan toda responsabilidad por ese golpe, al decir que fui yo mismo quien provocó ese golpe, que yo quería ser un mártir de la democracia y que estoy buscando gloria a través del martirio. Ese es un esfuerzo vano, porque todos los dominicanos y muchos extranjeros también, saben que desde Viriato Fiallo a Donald Reid Cabral, desde el padre Robles Toledano al coronel Elías Wessin y Wessin, estos organizadores del golpe comenzaron a conspirar inmediatamente después de las elecciones de diciembre de 1962, y que el objetivo de la conspiración era derrocar al gobierno que fue elegido libremente por el pueblo dominicano. A estos esfuerzos por oscurecer la verdad, el Sr. Nehemkis agrega una salsa de tragedia griega mal cocinada, y parece ser que yo soy el protagonista de esta tragedia domínico-griega. Si el Sr. Nehemkis estudiara ciencias políticas y sociales, aprenderá que es un juicio infantil atribuir a una persona, y sólo a esa persona, todo lo bueno y lo malo que suceda en un país.

El Sr. Nehemkis tiene toda una gran imaginación —eso es seguro. Me sorprende su capacidad de invención, y de distorsionar los episodios y palabras a su gusto, para poder sacar interpretaciones incorrectas. Pienso que el Sr. Nehemkis le sería muy útil a la industria de películas norteamericanas como escritor de guiones. Sin embargo, no hay dudas respecto al hecho de que le falta la seriedad necesaria para escribir acerca de problemas internacionales, especialmente acerca de un continente tan complejo como América Latina.

¿Compartirías tú, Sacha Volman, que eres tan serio en el análisis de los males de América Latina y en la búsqueda de soluciones, mi opinión? Tú, que has dedicado la mejor parte de tu vida a cooperar y servir de guía a los democráticos en nuestros países, y no a cobrarles dólares, ¿no estarías tú de acuerdo con mi opinión acerca de este tal denominado nuevo experto en asuntos latinoamericanos, llamado Peter Nehemkis?

Cada día, en comparación, te admiro y te respeto más.

Tu amigo,

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a Sacha Volman. Desilusión ante la intervención norteamericana de 1965 [En ALMEYDA RANCIER, Franklin, El PLD y las fuerzas sociales (Testimonio sobre su origen y desarrollo), Santo Domingo, Editorial Gente, 2012]

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Río Piedras, Puerto Rico.
20 de junio de 1965.

Querido amigo:

La situación dominicana ha llegado a un punto en que nosotros, los que hemos estado toda una vida hablando de la democracia, no tenemos ningún papel que jugar ni contamos con ninguna fuerza que pueda ayudarnos. En el mismo momento en que fuerzas norteamericanas comenzaron a llegar a Santo Domingo, dije que mi vida política había terminado porque yo no tenía ni medios ni capacidad para manejar el problema que crearían los miles y miles de comunistas que iba a fabricar la ocupación. Sigo pensando así. Creo que terminaremos este año con 50,000 comunistas dominicanos, y el próximo con 100 mil. Y esto es inevitable porque en la forma menos explicable posible el gobierno norteamericano ha herido en el alma el sentimiento de la nacionalidad de los dominicanos, precisamente en el momento en que estaba en su etapa de crecimiento, y como además lo ha hecho bajo el pretexto de salvar al país del comunismo, el nacionalismo de la juventud se vuelca inexorablemente hacia el comunismo; y como además lo ha hecho a nombre de la democracia, el nacionalismo dominicano se vuelve antidemocrático; y como además ni la pueden hacer nada —ni pudieron hacerlo para evitar el gran error—, al nacionalismo dominicano no le queda ningún camino abierto a la esperanza en el lado del mundo democrático.

Lamento tu viaje en este momento. Yo también espero viajar en los próximos días.

Carmen no está hoy en la casa y por eso no puede enviarte recuerdos, pero a poca gente en el mundo quiere ella tanto como a ti. Ahora bien, en eso no me supera. Adonde quiera que me toque ir en el hogar que tenga habrá un sitio para ti.

Tuyo, fraternalmente,

Nota:

¿Recuerdas cuando te dije en New York que yo debía retirarme de la vida política, porque no tenía fuerzas para luchar contra la alianza entre los oligarcas dominicanos y el gobierno de los Estados Unidos?

Vale

Ir Arriba



.- Carta a Sacha Volman. "Ni los propios Estados Unidos pueden evitar las malas consecuencias de su intervención" [En ALMEYDA RANCIER, Franklin, El PLD y las fuerzas sociales (Testimonio sobre su origen y desarrollo), Santo Domingo, Editorial Gente, 2012]

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Benidorm, Alicante, España.
8 de enero de 1968.

Sr. Sacha Volman,
New York.

Querido Sacha:

He leído cuidadosamente, varias veces, tu carta del 14 de diciembre, y lamento decirte que no estoy de acuerdo en las conclusiones, por lo menos en aquellas que se relacionan con Santo Domingo. Si los Estados Unidos desconocieron un pacto bilateral que tenían con todos los países de América, que estaba además aprobado por el Congreso federal —la Carta de la OEA— y era por tanto una ley de la tierra para el gobierno y el pueblo de su país, ¿por qué van a respetar un acuerdo verbal con el PRD?

Por otra parte, la crisis dominicana es de tal naturaleza que el PRD tiene muy poco que hacer, si es que puede hacer algo. La intervención norteamericana estará pesando sobre el país muchos años. Ni los propios Estados Unidos pueden evitar las malas consecuencias de esa intervención. Ellos llevaron al poder a los peores asesinos que tenía el país, y esa gente no soltará el poder en una generación. Como sabrás ya, el PRD está pensando no ir a las elecciones de este año y es muy probable que los legisladores perredeístas abandonen el Congreso. En realidad, ¿qué papel hacen allí?

Yo estaba esperando el viaje de Peña Gómez para tomar mis decisiones, pero en vista de que él no vendrá, las tomaré sin previa discusión con él o con otros líderes del PRD. Desde un punto de vista, me he quedado sin país, puesto que mi país se halla a merced de lo que quiera hacer de él el poder norteamericano; y al quedarme sin país, me quedo también sin partido. En vista de que por mucho que lo pienso, más me convenzo de que ideológicamente no tengo salida en el PRD ni en ninguna otra organización de su tipo, me siento más inclinado cada día a hacer lo que te dije. De mí no puede esperarse un paso atrás. Pertenezco al Tercer Mundo, el de los pueblos desheredados, que no tienen posibilidades de mejorar su suerte dentro de la corriente reformista democrática, y no voy a traicionar mi origen. Tampoco voy a actuar en contra de mis convicciones. Mi convicción es que los Estados Unidos no tienen solución alguna para la República Dominicana ni para ningún país del Tercer Mundo. La solución está en nosotros mismos, o no está en ninguna parte. Pero en el caso de Santo Domingo, desdichadamente, no hay solución en nosotros mismos porque los Estados Unidos no nos permitirán, bajo el argumento de su seguridad nacional, tomar el camino que nos convenga. Este es y será así digan lo que digan tus amigos norteamericanos. Aun los mejores norteamericanos pierden la razón ante la idea de que un pueblo del Caribe pueda tener una política independiente. La sola palabra “independencia” los pone fuera de sí. Es un caso de locura colectiva contra el que nada podemos hacer. Los que hablan de respeto a la soberanía de los pueblos de América Latina —como Robert Kennedy y Fulbright— admiten esa soberanía siempre que hagamos lo que ellos creen que es bueno, no lo que creamos nosotros. Ese mal, mi querido Sacha, no tiene remedio; y me tomo la libertad de advertirte que es un error pensar en término de personalidades; creer que Johnson es malo y Fulbright es bueno. El problema no está en Fulano o Mengano; está en la naturaleza social de los Estados Unidos y en su enorme poder, un poder que domina a todos los hombres del país.

Feliz año 1968 para ti, para Pepe y para Dennis, y recuerdos cariñosos de Carmen. Tuyo

Ir Arriba



.- Carta a Sacha Volman. "Poder norteamericano en el Caribe durará muchos años" [En ALMEYDA RANCIER, Franklin, El PLD y las fuerzas sociales (Testimonio sobre su origen y desarrollo), Santo Domingo, Editorial Gente, 2012]

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Benidorm, Alicante, España.
19 de febrero de 1968.

Sr. Sacha Volman,
Santo Domingo, R.D.

Querido Sacha:

Creo, como tú, que el poder norteamericano en el Caribe durará muchos años, y eso es precisamente lo que hace tan negro el porvenir de la República Dominicana. Creo que fue en mayo de 1966 cuando expliqué en un discurso lo que significará para nosotros el año 1985 [(Cfr. BOSCH, Juan, “Alocución de Juan Bosch”, en Obras completas, T. XX, Santo Domingo, Ediciones de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, 2009, pp.202-203 (N. del E.)].

Tendremos entonces más de 7 millones de habitantes, de los cuales 2 millones vivirán en la Capital. Ahora bien, para mantener 7 millones de personas a nivel de subsistencia en ese año tope, tendríamos que aumentar nuestro PNB a razón de 7% anual desde 1966. Han pasado ya el 1966 y el 1967 sin acercarnos siquiera a ese 7% y con toda seguridad no vamos a llegar a él en 1968. García-Godoy acaba de decir en Washington que el país necesita un financiamiento externo de 278 millones de dólares con urgencia para cubrir el nivel de aumento de la producción per cápita que le fijó el CIAPD, y me gustaría que algún adivino me dijera de dónde va a salir ese dinero. El incremento establecido por el CIAPD para todos los países es de 2.5% como mínimo (me refiero a países latinoamericanos, desde luego), y Santo Domingo debe haberse quedado muy atrás de ese nivel puesto que ni siquiera figura en la lista publicada en enero de 1968 entre los que obtuvieron algún aumento en 1967. Es probable que no haya llegado ni al 1%, porque en 1967 no llegaron al 1% ni Venezuela ni Perú ni Argentina ni Colombia, países que lógicamente deben tener una productividad más alta que el nuestro.

Ahora bien, si el predominio norteamericano en Santo Domingo —como en otros países latinoamericanos— no sirve ni aun para mantener la producción —y la productividad— a nivel de subsistencia, es lógico que cuanto más dure ese predominio, peor será la situación nuestra. Si dura hasta 1985, Santo Domingo quedará convertido en otro Haití; es decir, será un país sin perspectivas de progresar, sin posibilidades de desarrollo porque generará más problemas que medios para resolverlos.

En cuanto a la carta de Lowenthal, debo decirte que agradezco mucho, y diría que con emoción, que te hayas acordado de ese detalle; y te mando una copia de ésta para que se la hagas llegar. Acepto todo lo que dice Lowenthal, pero he vuelto a leer las páginas relativas a su trabajo para la Sociedad de Desarrollo de Santiago y me siguen pareciendo llenas de mala intención. Si yo leyera esas páginas, relacionadas con otra persona que no fuera yo, con otro gobernante latinoamericano, me formaría una mala opinión de ese gobernante, creería que era un ladrón y un charlatán. Acepto que ésa no fue la intención de Lowenthal. Pero es que el problema no está en las intenciones; está en la actitud. Al mejor norteamericano, al más bien intencionado, le interesa todo lo que tenga sabor de escándalo, lo que para ellos tenga “color” y sea dramático; los mejores nos ven como un espectáculo interesante, no como lo que en realidad somos, pueblos cargados de miserias con un destino trágico y de violencias. Lo que tenía interés en el caso de la Presa de Tavera era decir que en 4 años han nacido en el país más de 400 mil niños, y que esa presa era necesaria para aumentar la superficie cultivable a fin de darles comida a esas 400 mil bocas, que si la presa se comienza a hacer ahora, estará terminada en 1971 ó 1972, lo que significa que para esa fecha habrá un millón de personas más que en 1963, y para hacer frente a esas cifras hacen falta no una presa de Tavera sino varias. Pero a Lowenthal le interesó el chisme, hablar de Mario Diez, de las acusaciones de que yo había cogido dinero, del interés alto y del Banco Mundial. Los tiempos han pasado y ni el Banco Mundial ni ningún organismo internacional ha dado los fondos para la presa, que ya estaría terminada si los trabajos hubieran continuado, como debieron haber seguido aun a pesar del golpe de 1963 si no hubiera habido en los Estados Unidos esa propaganda contra la presa. Ahora bien, yo no culpo a Lowenthal por lo que dijo sobre la presa. No es culpa suya. Su culpa, si tiene alguna, es ser norteamericano; pertenecer a un país de tan altísimo desarrollo que no puede comprender, aun con los mejores deseos, la tragedia dominicana. El que nació y se formó en un país rico, sin filosofía política, sin más propósito social que aumentar la riqueza y extender el poder que proporciona esa riqueza, tiene necesariamente una visión superficial de los problemas de los países pobres porque sólo busca en la vida lo que su propio medio social no puede darle, que es la excitación, el espectáculo excitante, y así nos ven los mejores norteamericanos —entre los cuales sin duda está Lowenthal—, porque los peores nos ven en otra forma, como seres inferiores que tienen que ser tratados a garrotazos y patadas.

Querido Sacha, a mí me despertaron los norteamericanos a la realidad en una forma brutal. Yo era un perfecto tonto. Yo creía en la democracia, en la buena fe yanqui, en su inteligencia. Yo viví, hasta el 25 de septiembre de 1963, con ideas parecidas a las tuyas, con la idea de que los Estados Unidos era un país de gente que era capaz de comprender la realidad latinoamericana y ayudarnos a buscar nuestro camino hacia el porvenir. Comencé a dudar el 25 de septiembre, porque aunque no lo he dicho nunca, yo sabía que por lo menos Luther Long estaba conspirando contra el gobierno. Pero realmente vine a despertar a la verdad el 28 de abril de 1965; y ahora no voy a volver a soñar. En el caso de Caamaño, ignoro lo que está haciendo o piensa hacer. Pero si apareciera en un país comunista y eso sirviera para desautorizar a Fulbright y otras figuras políticas norteamericanas, yo no lo sentiría; me parecería una cosa buena. ¿Por qué? Porque Fulbright, y sus amigos y compañeros de posición, están contribuyendo a confundir al mundo; están manteniendo la ilusión de los que viven engañados como vivía yo. Una persona que lea The Arrogance of Power pensará que los Estados Unidos son un país distinto a lo que son en realidad, puesto que una figura tan importante como Fulbright piensa así. La verdad es otra. La verdad está en el cable publicado en la prensa española [periódico ABC] el 13 de este mes, en el que se afirma que el 74% de los norteamericanos apoya la continuación de la guerra en Viet Nam y el 66% considera que la ofensiva Vietcong del 29 de enero justifica los bombardeos de Viet Nam del Norte; la verdad está en esas tres organizaciones obreras que abandonaron la American for Democratic Action debido a su apoyo a McCarthy.

Yo sé que Santo Domingo difícilmente puede ya salvarse, y me di cuenta de ello en los primeros días de la intervención. Pero como el mundo es grande, el mundo se salvará. Por eso mi lucha no es ya, y no puede seguir siendo, una mera lucha por la República Dominicana, tiene que ser, y está siendo y lo será cada día más, una lucha por los pueblos del Tercer Mundo. Y creo que al Tercer Mundo le será útil que de la escena norteamericana se retiren los hombres que como Fulbright, de la mejor buena fe —y por eso mismo, con mucho peso— mantienen en algunos sectores la ilusión de que los Estados Unidos siguen siendo el país que fue en tiempos ya idos.

Un abrazo bien cariñoso para ti y saludos para Pepe y Dennis.

Ir Arriba


.- Carta a Sacha Volman. "Los norteamericanos buscan sirvientes, no aliados" [En ALMEYDA RANCIER, Franklin, El PLD y las fuerzas sociales (Testimonio sobre su origen y desarrollo), Santo Domingo, Editorial Gente, 2012]

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Benidorm, Alicante, España.
9 de junio de 1968.

Sr. Sacha Volman,
245 East, 80 Street, Apt. 12-C
New York City, N.Y.

Querido Sacha:

Andas con dos meses de adelanto, puesto que fechaste tu carta del día 3 en agosto y no en junio. Cuando la recibí ya estaban viajando para New York José Francisco, Cundo Gil y Mani Espinal. José Francisco me dijo que iban al entierro de Bobbie Kennedy, pero en realidad para mí eso es un pretexto. José Francisco cree todavía en la posibilidad de que los Estados Unidos cambien su política sobre la América Latina; y yo creo que la muerte de Bobbie demuestra que los norteamericanos no pueden cambiar nada; al contrario, irán cada vez más hacia la locura internacional aunque se retiren de Viet Nam. Porque estoy convencido de esto: decía que a Bobbie lo matarían, y la pobre Carmen me pedía que no lo dijera, que no repitiera eso, como si la amenaza contra la vida de ese estupendo muchacho estuviera en mis palabras y no en el seno de la sociedad norteamericana, que ya no tiene salida sino es por el camino de la violencia colectiva y personal. Una dominicana que vive en España me llamó por teléfono al día siguiente del atentado de Los Angeles y me dijo que cuando me oyó decir que a Bobbie lo matarían pensó que yo estaba hablando por pasión, pero que reconocía que no era así. También al oírme hablar de la política norteamericana en Santo Domingo y en América Latina alguien puede pensar que estoy apasionado y racionalizo esa pasión. Pero lo cierto es que estoy convencido de que la maquinaria del poder de los Estados Unidos domina a los hombres de ese país y esa maquinaria no dará marcha atrás. Se retirará de Viet Nam por razones de política interna, pero atacará en otro sitio, o por lo menos reforzará su poderío en los países débiles de América. Hasta hoy, domingo día 9, ya enterrado Bobbie, en todos los Estados Unidos no ha habido la menor protesta por el asesinato de Los Angeles, lo que indica que yo tengo razón cuando digo que el pueblo de los Estados Unidos está pentagonizado y no luchará contra el poder que lo lleva hacia una catástrofe. Hay, pues, las condiciones adecuadas para que siga funcionando la maquinaria de poder como hasta ahora y para que siga aplicando en Santo Domingo los métodos que ha estado aplicando allí, y José Francisco y tú se equivocaron si tienen la menor esperanza de que eso cambie. Lo único que podría hacer cambiar la situación un poco —no mucho— sería la lucha del pueblo dominicano. Pero comprendo que José Francisco mantenga su esperanza porque habiendo sido un demócrata convencido le cuesta mucho trabajo y mucho dolor aceptar que la democracia norteamericana es una mentira monumental y ya no puede volver a ser lo que fue.

Por otra parte, también le duele a José Francisco que lo acusen —y nos acusen— de comunista. Y yo me pregunto si hay manera de cambiar esa situación. Nada puede cambiarla. Fue Johnson, el presidente de los Estados Unidos quien nos acusó de comunistas, nadie podrá quitarnos esa acusación de encima. Pero no tiene ningún sentido querer demostrar que no somos comunistas si resulta que nuestros enemigos están convencidos de que lo somos. Lo que tiene que hacer José Francisco y lo que tienen que hacer todos los dominicanos que quieren transformar su país en otra cosa es precisamente romper sus nexos con esa llamada democracia norteamericana y luchar en otro campo. Todo lo demás es perder tiempo y energías.

Yo tengo mis ideas sobre el viaje de los muchachos. Espero que me llegue la noticia de que han sido desconsiderados por algún inspector de Inmigración o por la policía o por algún funcionario, como le sucedió a José Francisco en mayo de 1966. El viaje ha sido hecho por cuenta y riesgo de ellos. José Francisco me lo comunicó la noche antes de su salida y yo le dije que estaba bien porque no podía hacer otra cosa. Pero no lo apruebo. No apruebo nada que signifique el menor esfuerzo para llegar a un entendimiento con los norteamericanos, porque ellos buscan sirvientes, no aliados; y lo que es peor, no pueden aceptar aliados debido a que su política de poder no les permite respetar ningún límite, ningún compromiso. Su maquinaria de poder es demasiado grande y marcha aplastando todo lo que halle a su paso, y no hay en los Estados Unidos quien detenga esa maquinaria ni quien pueda detenerla. Y el que lo dude, que resucite a Robert Kennedy.

Gracias por tus atenciones con doña Carmen. Un abrazo con mi viejo afecto.

Ir Arriba



.- Carta a Sacha Volman. "Acusación de comunista al PRD la hizo el presidente norteamericano, no un periodista" [En ALMEYDA RANCIER, Franklin, El PLD y las fuerzas sociales (Testimonio sobre su origen y desarrollo), Santo Domingo, Editorial Gente, 2012]

Tomado de: http://pld.org.do/portal/juan-bosch/

Benidorm, Alicante, España,
17 de noviembre de 1968.

Querido S:

Considero un deber responder a tu carta del 9 de este mes en todos los puntos de interés que hay en ella, y así lo hago con la presente.

En primer lugar, aprobé, apruebo y mantendré siempre mi aprobación a todo lo hecho para sacar del país, a petición de ellos y sin engaños —tal como se hizo— a los más de 300 constitucionalistas que pudieron salir. Con esa medida ellos, o muchos de ellos, salvaron sus vidas y además han podido sostenerse trabajando, cosa que hubiera sido imposible en el país. Los que opinaron en contra de esas salidas no alcanzaron a darse cuenta de que en Santo Domingo no había ni personas privadas ni una institución que pudiera resolver los problemas de esos compañeros, y que sitiados por el hambre y la amenaza de aparecer un día muertos, muchos de ellos hubieran tenido que someterse a hacer cosas repugnantes.

En segundo lugar, yo no creo que la República Dominicana debe esperar que se resuelva el problema de los EE.UU. a escala mundial para que nuestro pueblo pueda cambiar la situación, y estoy de acuerdo contigo en tus ideas acerca del difícil papel que le toca a un país pequeño cuando está en la frontera de un gran poder. Lo que yo planteo no es el caso de la República Dominicana sino el mío. La República Dominicana tendrá que padecer su destino de víctima de los EE.UU., porque se trata de un país muy débil con un pueblo que no tiene estructuras económicas, sociales o políticas para soportar, sin desfondarse, el peso de la intervención norteamericana. Pero yo no tengo porqué padecer ese destino callado; yo no voy a someterme, y cuando ya no quede ni un solo dominicano con fuerzas para luchar contra esa intervención, yo seguiré luchando.

A mí me parece que tú no has tomado en cuenta lo siguiente: el PRD fue acusado por el presidente de los EE.UU., no por un periodista, de haber desatado una revolución comunista. Nunca antes, en toda la historia, había llegado una autoridad tan elevada a hacer una acusación de ese tipo. Ahora bien, después de eso, ¿cómo crees tú que el PRD puede seguir siendo un partido democrático, que vaya a elecciones? ¿Crees tú que las fuerzas de la extrema derecha de Santo Domingo y de los Estados Unidos van a permitir que pueda ir al poder un partido que fue oficialmente acusado, por la primera autoridad del mundo en asuntos de anticomunismo, de ser un partido comunista? Así, pues, no tiene razón de ser tu preocupación de que no se piense que si el PRD llega al poder la República Dominicana se convertirá en una base de poder antiamericano, pues el PRD nunca volverá al poder por la vía electoral. Y aprovecho para decirte que tampoco irá al poder por la vía revolucionaria, porque el PRD podría hacer solamente una revolución democrática y el 28 de abril demostró que en América no puede hacerse ninguna revolución democrática. Tú dices que con el poder que tienen los EE.UU. sobre la República Dominicana, los EE.UU. pueden matar al PRD sin necesidad de invadir militarmente de nuevo; y yo te digo que ya lo hicieron con la invasión de 1965. Los perredeístas no se han dado cuenta de eso, pero yo sí, porque yo no soy un iluso como el líder del APRA. Si ahora mismo Nixon quisiera enmendar el daño que hizo Johnson y me invitara a ser su huésped en la Casa Blanca durante un mes, los círculos de derechas de los EE.UU. y de Santo Domingo acusarían a Nixon de comunista, y lo probarían diciendo que metió en la Casa Blanca a un comunista. Esa situación, pues, no tiene remedio. Todos los esfuerzos que está haciendo Peña Gómez por salvar al Partido tratando de borrar esa acusación son inútiles. Un presidente de los EE.UU. tiene demasiado peso en los círculos anticomunistas del mundo y lo que él dijo no se lo lleva el viento.

Tú te preguntarás: “¿Y qué va a ser entonces del PRD?”.

Y Yo te contestaría: Morir más tarde o más temprano; o bien luchando —cosa inútil— por convencer a sus enemigos de que es democrático o bien dejando de ser democrático o bien disolviéndose. El PRD no tiene ningún papel que jugar ya en la vida política dominicana, por lo menos como partido democrático. Pero aun si aceptáramos que el partido lo tiene, no lo tengo yo. Y aquí viene mi caso.

Tú dices que yo he sufrido la herida que sufre un hombre traicionado y engañado y que eso produce un estado de frustración; que el que pierde su hijo puede llorarlo dos o tres años pero luego se da cuenta de que tiene que seguir viviendo, y que no todo es blanco y negro en la política de los EE.UU.; además, que la República Dominicana tiene que seguir viviendo en la frontera de los EE.UU. Pero mi problema no es de frustración; a mí no se me ha muerto nadie ni nadie me ha engañado; viví engañado yo mismo, porque yo creí sinceramente en la democracia y rechazaba todas las acusaciones que se les hacían a los EE.UU. en tanto país líder de la democracia, y los hechos me probaron que yo estaba equivocado; que la democracia es una máscara usada para explotar a los países pequeños y débiles. Yo no me siento frustrado; lo que pasa es que ahora veo la verdad que antes no veía, y así como antes luchaba por la democracia porque creía en ella, ahora lucharé contra la democracia porque creo que es un sistema perverso y criminal, que está matando pueblos con la mayor sangre fría. Para mí el caso de la República Dominicana no es grave porque esté en la frontera de los EE.UU., porque Viet Nam está muy lejos de los EE.UU. y sin embargo allí la situación ha sido y es peor que en Santo Domingo; la gravedad está en que el sistema norteamericano es esencialmente perverso porque se alimenta del hambre de los pueblos pobres del mundo, y la República Dominicana está en el número de los pueblos pobres. Pero además la democracia es un sistema perverso y criminal también dentro de los límites de la República Dominicana, pues con él se establece como normal y moral que un pequeño grupo de oligarcas oprima en todos los órdenes al pueblo. De tu carta se deduce que tú piensas que la política cambiará en los Estados Unidos porque ya Johnson no está en el poder; pero yo no creo que el caso sea de hombres, para mí es del sistema, Kennedy no era Johnson; y sin embargo Kennedy lanzó la expedición de Bahía de Cochinos contra Cuba y llevó el número de militares norteamericanos en Viet Nam de 300 a 17,000; Stevenson no era un hombre malo, y sin embargo justificó la invasión de Bahía de Cochinos y la de Santo Domingo, la última, por cierto, con el lenguaje de un trujillista de la peor especie. El problema no es de hombres; es de sistemas. El sistema democrático está organizado para que unos pocos se enriquezcan a costa del hambre de muchos, y para conservar esa situación, Johnson o quien sea su sucesor, usan la fuerza sin piedad. También los rusos la han usado en Checoeslovaquia, pero por razones políticas, no para proteger las cuentas en dólares de unas cuentas compañías. Claro que también eso es intervención, y yo la condeno como condené la de Santo Domingo, pero debo reconocer honestamente que hay diferencia en las causas así como ha habido diferencia en los procedimientos. Tú mismo has tenido que gestionar la entrada en los EE.UU. de más de 300 militares constitucionalistas que debieron estar integrados, pues para eso se firmó un acuerdo que fue una burla, como es una burla que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, que proclamó en Río de Janeiro el derecho de los EE.UU. a intervenir en cualquier país de la América Latina se haya presentado en estos días en Bruselas como el campeón del derecho de los países pequeños a que se respete su soberanía. También Johnson habló del respeto al derecho de no intervención cuando Checoeslovaquia fue invadida; y con esos ejemplos de cinismo político ¿cómo me puede pedir nadie que yo crea en la democracia?

Dices muy bien cuando te refieres a la corrupción que está acabando con el país. Pero yo te respondo que para liquidar la corrupción es necesario transformar completamente las estructuras, y eso será imposible si se piensa que hay que hacerlo electoralmente, como lo exigen los EE.UU. La corrupción es un resultado, no una causa, y es un resultado que se contagia como la peor de las enfermedades cuando no se puede cortar de manera drástica. Yo no creo que Santo Domingo se podrá curar de ese mal mientras no se cree allí un nuevo estado de cosas.

Para mí hay un punto de vista tuyo muy importante, y es el de que el PRD se verá como una fuerza política irrealista incapaz de darle solución a los problemas dominicanos. El PRD trató de darle esa solución y la intervención norteamericana lo impidió; y después de eso, el PRD no puede dar más soluciones porque es un fantasma, no una realidad; un fantasma que vive ilusamente, no un partido que se haya hecho cargo de que después de haber sido acusado por Johnson de ser comunista, sus únicas dos salidas eran éstas: o hacerse realmente comunista o disolverse. Yo mismo he venido a darme cuenta de eso recientemente, de manera que no puedo reclamarles a los compañeros líderes del Partido que no lo hayan visto con claridad.

Doña Carmen te habló de la casa porque ella siempre está pensando en cubrir cualquiera eventualidad futura, no porque en realidad pensara que nosotros íbamos a necesitarla por ahora. Desde luego, no la dejes porque no vamos a necesitarla.

Es difícil que te des cuenta de cuánto agradezco esa generosidad de alma con que tú ves los problemas de Santo Domingo y los del PRD y ese cariño real y viril que tienes por mí. Mis hijos pensarán en mí tanto como tú, pero no más, y eso compromete para toda la vida mis sentimientos.

Con ellos te mando un fuerte abrazo, que ojalá pudiera darte en persona.

Hasta cada rato, pues.

Tuyo,

Ir Arriba



CARTAS A JOSÉ FRANCISCO PEÑA GÓMEZ

.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Tienes que estudiar cuidadosamente a Marx y a Engels y buscarte cualquier material complementario en el orden histórico y en el sociológico que te ayude a comprender a esos autores. No leas por ahora intérpretes de ellos dos. Limítate a beber en la fuente natural" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 170-174.)

Juan Bosch
Ex Presidente Constitucional de la República Dominicana
Calle César Nicolás Penson Nº 60
Santo Domingo, R.D.
20 de noviembre, 1970.

Querido compadre:

La comisión que viajará a Alemania y Suecia está compuesta por Juan Ulises García Bonnelly (Se refiere a Juan Ulises García Saleta), que estudiará lo relativo a la forma como los partidos social demócratas de esos dos países encaran las tareas de planificación; Luis Scheker hijo, que estudiará lo que se refiere a la organización de un cursillo para líderes; Félix Alburquerque, en representación de los dirigentes sindicales del PRD; Ada Balcácer, que va a estudiar la manera de organizar el movimiento cultural a nivel de Clubs y grupos y también a estudiar el equipo impresor que van a donarnos. Del Comité Ejecutivo va Mario García, quien llevará funciones de coordinador del grupo. Todavía no sabemos cuántos de ellos podrán pasar por New York; eso dependerá de las posibilidades de visa.

Creo que el grupo es bueno, aunque hubiera podido ser mejor si la época del año no fuera de Navidades cercanas. [Julio César] Castaños, por ejemplo, no puede ir porque tiene necesidades económicas navideñas que resolver. En cuanto a [José Joaquín] Bidó Medina, que es ahora el Presidente de ADOMA, debe estar en Puerto Rico el día 29, para representarnos en la inauguración del nuevo local de la Seccional del Partido en San Juan. También irá Aridio [García de León] con fines de ayudar a organizar a esos compañeros.

Los trabajos de organización van marchando. Hace 23 días se celebró el Pleno de la JRD del Distrito, que estuvo muy concurrido, y se eligió al sustituto de Francisquito [Rodríguez] en el Comité del Distrito. El día 29 va a celebrarse el Pleno de la Rama Femenina, también del Distrito, y se espera una asistencia de unas 250 delegadas. La Comisión Nacional de Organización ya recorrió el Este tres veces, junto con miembros de la Comisión Nacional de Educación, y antes de que termine el año todo el Este estará debidamente organizado, con los Comités Municipales completos, en locales propios, y los Círculos de Estudios funcionando. Ya tienen locales San Pedro, Hato Mayor, Sabana de la Mar, El Valle e Higüey, que no los tenían. En lo que se refiere a esto de los locales, estamos poniendo nueva la Casa Nacional, que para mediados de diciembre estará pintada toda de blanco, hasta el techo. Se le están arreglando los jardines, las puertas, el piso y hasta el aire acondicionado, y aspiramos a hacer un salón grande en el costado derecho, por la Avenida Independencia.

Todos estos trabajos están costando mucho dinero; especialmente, la Comisión Nacional de Organización cuesta muchos pesos; pero hasta ahora los fondos han ido apareciendo. Ya que te hablo de dinero, [Domingo] Mariotti te lleva 100 dólares que he podido conseguir vendiendo libros míos. Joaquín [Basanta] le llevó a la comadre [Julia Idalia Guaba de Peña Gómez] 50 pesos que le pediste para ella.

Ahora estoy encargándome personalmente de organizar el movimiento estudiantil, al nivel del FUSD, mientras que la JRD organiza el FREN. En el FUSD ha aparecido un organizador neto, producto del cursillo de CEDEFORPO, que se llama Torres de la Paz. Me siento muy optimista en cuanto al FUSD. También me he echado encima la tarea de organizar el movimiento obrero, y de eso te hablará [Rafael] Alburquerque. En ese camino iremos a dar en la Confederación de Trabajadores Dominicanos. Te informo que ganamos arrolladoramente el Sindicato de los trabajadores y empleados de la Universidad, el de la Manicera, el de PIDOCA, el del Central Ozama, el de UNACHOSIN de Santiago.

En lo que se refiere a la Comisión Nacional de Educación, pasó a ser presidida por Toñito [Abreu Flores] al regresar éste al país y ahora trabaja de manera autónoma. Tiene local con muebles, tiene un mimeógrafo nuevo, eléctrico, que cuesta 605 pesos, aunque a mí me lo dejaron en 500; tiene un activo en folletos de unos 1,800 pesos. Si sabe trabajar, en pocos meses será el organismo rico del Partido, pues le he proporcionado las bases para que lo sea. Otro tanto haré con el movimiento sindical. Tan pronto termine el programa de trabajo actual me dedicaré a organizar las finanzas para que el Partido se mantenga de sus propios medios.

Aquí se ha desatado de nuevo el terror. En Los Mina nos han asesinado varios compañeros en pocos días; el barrio fue a una huelga de 24 horas que fue un éxito. [José Leonel] Lagrange, que había desaparecido hace unos días, apareció putrefacto hoy por Guerra, y con él una señora puertorriqueña [Anarda Rosa Casanova Otero]. Mariotti te habla de esas cosas.

Los líderes del MPD han reconocido al fin que andaban por mal camino y en consecuencia mis luchas con ellos han cesado; pero la división del movimiento revolucionario y del movimiento obrero es alarmante y denota que aunque el pueblo es cada vez más conciente, la pequeña burguesía politizada es orgánicamente muy débil. De todos modos, se progresa, si bien con dificultades.

Te mando copia de tu tesis para que la revises, pues quiero publicarla. Observa que le faltan las notas. Dime dónde puedo dar con ellas. Quiero publicarla como material de estudio para el Partido. Ahora estoy haciendo una segunda edición de la Tesis [Dictadura con respaldo popular] pues la primera se vendió a la Librería América; y estoy haciendo también una segunda edición corregida y ampliada de Composición social. En cuanto a los folletos de Estudios Sociales, está en prensa el Nº 4 [Sobre las causas de los ataques a Santo Domingo en los siglos XVI y XVII (I)].

Es absolutamente indispensable que además de las materias de tu especialidad dediques siquiera una hora diaria truene, llueva o ventee, a fortalecerte ideológicamente; pero no leyendo lo que te caiga cerca, si no de manera metódica. Tienes que estudiar cuidadosamente a Marx y a Engels y buscarte cualquier material complementario en el orden histórico y en el sociológico que te ayude a comprender a esos autores. No leas por ahora intérpretes de ellos dos. Limítate a beber en la fuente natural. En casos de dudas, Máximo [López Molina] puede orientarte en ese terreno.

Ten la bondad de darles a Michelle [Massiso] y a María los saludos de doña Carmen [Quidiello], de Barbarita [Bosch Quidiello] y míos, y mantén contacto permanente con Patricio [Bosch Quidiello], que él te quiere mucho, como te quiere su papá.

Adiós, hijo

Tuyo

Juan Bosch

[P.S.:] Para no repetir informes, sería bueno que les dijeras a Patricio y a Máximo [López Molina] todo lo que te digo sobre las tareas que estamos realizando aquí. [JB]

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "A medida que el Partido va entrando en organización voy disponiendo de más tiempo" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, p. 182.)

Juan Bosch
Ex presidente Constitucional de la República Dominicana
Santo Domingo, R.D.
7 de diciembre, 1970

Querido José Francisco:

Tenemos aquí, en casa, a Claude Couffon, profesor de literatura de la lengua española en la Sorbona, y aprovecho que él sale mañana hacia París para mandarte con él estas líneas y 75 dólares, así como una carta para Patricio también con 75 dólares.

No dispongo de tiempo para escribir a Jeanne ni darte noticias. Lo haré en los días venideros. El trabajo no es ya tan agobiante como hasta hace un mes, porque a medida que el Partido va entrando en organización voy disponiendo de más tiempo; pero todavía es duro.

Todo el mundo pregunta por ti. Tus hijos están bien; y no le han retirado la ayuda mensual que les lleva José [Remedios Sención]. Tranquilízate, pues.

Milagros [Ortiz Bosch], Joaquín [Basanta], Angelita [Bosch Gaviño], Hugo [Tolentino Dipp], doña Carmen [Quidiello de Bosch], Bárbara [Bosch Quidiello], y un abrazo mío bien estrecho.

Juan Bosch

[P.S.] Busca a Patricio [Bosch Quidiello] y entrégale su carta. Gracias. JB

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Debes aprovechar lo que París puede darte, pues en ninguna otra ciudad del mundo hallarás lo que hay en París en el terreno de las ciencias políticas" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 279-284.)

Juan Bosch
Santo Domingo,
5 de enero de 1971.

Querido compadre y compañero:

El 18 del mes pasado, en reunión conjunta del Comité Ejecutivo Nacional, del Comité Político y de tres miembros de la Comisión Nacional de Disciplina, en el local del Partido —que estaba lleno de público y de periodistas—, hicimos una declaración enérgica contra la ola de terror que venía sacudiendo al país y costando varias vidas de perredeístas, entre ellas la del Secretario de Actas y Correspondencia del Comité Municipal de San Francisco de Macorís, compañero Lorenzo Salazar, que desapareció el 27 de noviembre a medianoche, dos días antes de un viaje mío a aquella ciudad. El Gobierno no respondió directamente, sino que puso a responder al Partido Reformista, a la Alianza Juvenil Reformista, y a no recuerdo cuantos membretes más; en las respuestas, muy violentas, se nos acusó de estar conspirando, lo que se hizo con base a una interpretación típicamente caliesa de unas cartas que te envío, sublineando los párrafos que dieron lugar a la interpretación. Ríete todo lo que quieras —pues la cosa es de reírse—, pero date cuenta de dónde estamos. De todos modos, eso se arregló ya, pues no perdí tiempo y cogí el toro por los cuernos. La idea de que estábamos conspirando se apoyó también, y de manera muy importante, en unas declaraciones inconsultas de Norge [Botello] en las que anunciaba una huelga general de 24 ó 48 horas. Norge cogió la costumbre de hacer declaraciones por la libre, como aquellas sobre la Secretaría General, y nos ha metido en algunos líos; pero ya está bajo control.

En las declaraciones del 18 de diciembre anunciamos que íbamos a movilizar la opinión pública internacional para detener la ola de terror; y sobre eso voy a hablarte en detalle inmediatamente, pero quiero advertirte que el día de Nochebuena nos mataron al compañero Polito, secretario general de Guerra, y que fue un crimen político según todos los informes que tenemos. Sin embargo, lo cierto es que la solemnidad del acto del 18 de diciembre paró grandemente las actividades del terrorismo oficial; ahora bien, ése paró y estalló el terrorismo PACOREDO-MPD, que ha dejado en pocos días unos 10 muertos y varios heridos. En El Nacional del 2 y del 3 de este mes hallarás detalles sobre esto, y en el del 4 verás un comunicado de Línea Roja que te completará el cuadro. (Por cierto, va también Última Hora de hoy con una noticia de Moca —p.7, última columna— que te ilustrará acerca de algunos puntos).

Lo de movilizar la opinión pública internacional es una tarea que no podemos postergar. En El Nacional del 31 de diciembre hay material abundante para confirmar nuestra opinión de que el terror que estamos padeciendo es obra yanqui. Esos señores quieren hacer aquí lo que han hecho en otras partes, es decir, aplicar su tesis de que la Revolución se evita matando a los revolucionarios. Si algo indica que los autores del terror son ellos es el aislamiento de nuestro país: las noticias de los crímenes no llegan ni si quiera a Puerto Rico. Pues bien, hay que romper tal aislamiento, pero no haciendo públicos los crímenes en otros países sino publicando aquí las protestas de instituciones, partidos, grupos juveniles, sindicatos, intelectuales, congresistas de Europa, América y Asia. Cuando los yanquis vean que en Santo Domingo están publicándose protestas rusas o chinas por los asesinatos de que es víctima el pueblo, se darán cuenta de que los rusos y los chinos están haciendo propaganda en el seno del pueblo dominicano, y llegarán a la conclusión de que para detener esa propaganda hay que detener la carrera de los crímenes. Y a fin de organizar la manera de llevar a cabo esa idea aproveché la salida del país de Lourdes de Isa para pedirle que le encomendara a su marido hacer el trabajo necesario en los países socialistas de Europa. Pero eso no basta; hay que hacerlo también en Suecia, Alemania, Francia, Italia e Inglaterra, a fin de que el barrage de las protestas sea grande y constante. Como documento para las actividades en ese campo estamos preparando un Libro Blanco (o Negro) del Terror en la República Dominicana, año 1970, hecho a base de fotos y titulares de periódicos del país y con un prólogo mío. El plan es que ese libro sea publicado con pies traducidos a varias lenguas y que se haga circular por todo el mundo. En lo que se refiere a la América Latina, desde aquí nos ocuparemos de todo; pero en lo que se refiere a los países socialistas democráticos de Europa tienes que ocuparte tú, y por eso debes retener tu título de secretario general del Partido, pues deberás viajar a Inglaterra e Italia, por lo menos, y deberás tener representación suficiente en Francia para obtener ayuda.

El problema de la Secretaría General aquí, en el país, no se ha presentado, salvo cuando tú enviaste tu renuncia al Partido y a El Nacional. Lo que dijo Norge no levantó ninguna roncha; no hay pugnas por la posición y nadie estaba pensando en eso. Lo que sí hay es chismes, pero no dentro del Partido ni del Partido hacia fuera; proceden de sectores no partidaristas, excepto quizá el caso de New York, donde tengo entendido que algunos infiltrados están sirviendo el plan de otras organizaciones que tiene por finalidad crear una rivalidad Peña-Bosch. Esos chismes salen de aquí y llegan a París vía New York, o salen de New York y vienen aquí para de aquí ser transmitidos a París. Conmigo pierden el tiempo, pero creen que contigo pueden conseguir algo; y como estás lejos, y no es posible mantenerte al día de todo lo que pasa aquí porque el correo no es confiable, creen que podrán desviarte.

Ayer recibí carta tuya en la que ratificas la renuncia y la conveniencia y la oportunidad de que sea presentada y aceptada; pero dada la necesidad de que hagas un trabajo importante ahí, no voy a presentarla al Comité Ejecutivo. Por el momento, para el Partido y para el país es de una significación extraordinaria que podamos llevar a cabo el plan que te he expuesto. Si ves a Isa [Narciso Isa Conde], insístele en que haga el trabajo en los países socialistas, excepto Yugoeslavia. Gracias a que yo por mi parte insistí sin cansarme para que saliera, sus compañeros decidieron hacerlo salir, y ha salvado la vida, y no había otra manera de salvarla.

Necesito que me mandes copia de tu tesis. Ya convine con [Rafael] Kasse Acta su publicación. Esto es necesario por razones políticas. Debido a causas que no puedo explicarte ahora, el Partido y yo estamos haciendo muy pocas declaraciones, y la publicación de tu libro vendrá a servir para cubrir el vacío que debemos mantener en el campo político. ¿Te acuerdas de la posibilidad de que un importante dirigente fuera nombrado Embajador en un gran país? Pues bien, hay rumores de que eso va, y lo mejor es hablar poco. Podríamos hacer la publicación a partir de la copia que dejaste en la Universidad, pero si no recuerdo mal me dijiste que querías hacerle correcciones.

Te advierto que Juan Pablo [Gómez Sarete] está en comunicación con Rafa [Gamundi Cordero], y lo sé de buena fuente, por la vía de Francisquito [Rodríguez]. En cuanto a tus hijos, están muy bien. Fui a visitar a mi comadre [Julia Idalia Guaba Martínez] el día 31 para llevarle algo para los niños. En lo que se refiere a ellos no tienes por qué preocuparte. En cuanto a tus problemas económicos, si los tienes resueltos por el momento, como dices, está bien; pero si no los tienes lo natural es que yo haga aquí lo que pueda para resolverlos. De alguna manera, probablemente inexplicable, el Partido encuentra fondos, y yo me defiendo con la venta de mis libros. Es verdad que la mayor parte de lo que dan los libros va al Partido; pero es el caso que todo va resolviéndose. Ahora mismo empezó la venta de la segunda edición, corregida y ampliada, de Composición social, y la Tesis, que salió en los primeros días de octubre, se vendió ya; ahora estoy preparándome para la segunda edición. El Caribe se ha vendido mucho, gran parte a 100 y 50 pesos el ejemplar.

Las notas de la Universidad te serán enviadas tan pronto como se abra la Universidad. Ignoro si tienen que ir certificadas como los títulos. Kasse Acta dio órdenes de que se te enviara el dinero del primer mes, pero yo le dije que no; que tú no lo querías, que habías renunciado expresamente a esa asignación, y que yo tampoco quería que se te enviara. Él insistió en que la Universidad tiene que hacerlo porque necesita profesores en Ciencias Políticas, y yo insistí en que tenía que oponerme a cualquier cosa que pueda perjudicarte políticamente.

Quiero repetirte lo que te dije en mi primera carta: tienes que estudiar mucho, fuera del pensum de la Universidad, y hacerlo no como quien lee sino como quien estudia. Debes aprovechar lo que París puede darte, pues en ninguna otra ciudad del mundo hallarás lo que hay en París en el terreno de las ciencias políticas. Yo he organizado aquí un círculo de estudios al nivel más alto, con Tonito [Abreu Flores], Rafaelito [Alburquerque de Castro], Diómedes [Mercedes], Franklin [Almeyda], Hatuey [De Camps], Milagros [Ortiz Bosch] y varios más, y ya estoy formando otro.

Pienso formar tres círculos, de doce miembros cada uno, y conmigo trece, pero como yo me repito, el total será treinta y seis, de los cuales necesariamente saldrá un liderazgo de ocho o diez compañeros bien preparados, con los cuales trabajarás cuando vuelvas al país. El tiempo vuela y dentro de poco entrarás en vacaciones, aunque bien podría ser que los planes vayan por otro lado.

En la medida en que el Partido ha ido entrando en caja va aliviándose mi carga y el trabajo me rinde más. Pero preveo días muy duros en este año nuevo. Mientras tanto, aprovecha tú el tiempo, que ya yo lo aproveché.

Muchos recuerdos de doña Carmen [Quidiello de Bosch], Bárbara [Bosch Quidiello], Milagros, Joaquín [Basanta], Angelita [Bosch Gaviño]; y un abrazo mío, bien estrecho.

Juan Bosch

P.S.: Mándame tu dirección y tu teléfono. Hazlo pronto. JB

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Cuando lleguen aquí protestas de China, Corea y Viet Nam, algunos periódicos las publicarán en lugar destacado por la novedad" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 291-292.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R.D.
7 de enero de 1971.

Querido compañero y compadre:

La mecánica para que aquí se sienta la presión de la opinión pública internacional es la siguiente: Los partidos, las instituciones, los congresistas, las organizaciones juveniles, los sindicatos y los miembros de gobiernos de los países donde tenemos amigos enviarán cables o cartas al PRD, por duplicado, para ser publicados aquí. Fíjate bien: No nos interesa tanto, aunque siempre nos interesa, que los atropellos y los crímenes se conozcan en esos países; lo que más nos interesa es que aquí se publiquen las protestas de esos países, que el pueblo dominicano se entere de que en el mundo hay fuerzas amigas que lo defienden.

¿Qué va a pasar cuando el pueblo dominicano sepa que en el mundo hay fuerzas amigas que lo defienden?

Pues va a pasar que la CIA verá que esas fuerzas hacen propaganda aquí, en su propio terreno, y que la hacen sobre una base firme, sobre la de la defensa del pueblo dominicano contra los que están matándolo, y ante esa situación la CIA no tendrá sino una salida: parar el terror, única manera de parar también esa propaganda. A la sola amenaza de que haremos eso han comenzado a darse aquí pasos para ponerle coto al terrorismo.

Para esta labor tienes que planear con Máximo [López Molina] y con Narciso [Isa Conde], si puedes ver a éste, un trabajo fino, que se lleve a cabo metódicamente y que cubra todos los países socialistas. Date cuenta de que cuando lleguen aquí protestas de China, Corea y Viet Nam, algunos periódicos las publicarán en lugar destacado por la novedad. Pero además debes planear con los suecos y los alemanes un trabajo similar a base de los partidos socialistas europeos. Para eso será necesario que hagas un viaje a Italia.

Dale a esto tu mayor atención, fuera de tus estudios. La campaña va a ser tremendamente importante tanto para el país como para el Partido. Si es necesario, podríamos mandarte a Hatuey [De Camps] para que te ayude durante un mes o algo así.

Un abrazo de año nuevo. Será un año duro, pero le haremos frente. Pase lo que pase, no te impacientes. Contigo está todo el amor de este pueblo. Tuyo.

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Como resultado del viaje a Alemania y a Suecia debes escribir un artículo en el que refieras la entrevista con Olof Palme, la declaración sobre el terrorismo y todo aquello que sirva para destacar la importancia del Partido y sus relaciones en Europa" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 297-303.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R.D.,
22 de enero 1971.

Dr. José Francisco Peña Gómez,
París.

Querido compadre:

De acuerdo con lo que me dijiste por teléfono ayer, te mando 100 dólares que envío a Michelle [Massiso]. Afortunadamente tenía guardados esos dólares que me había traído Rafael Lora de New York para pagar libros que vendió entre sus amigos de allá. El dinero y esta carta van a manos de Fulgencio Espinal y Miguel Antonio de Camps, quienes salen mañana para representar la FED en un congreso estudiantil llamado a celebrarse no sé en que capital europea. Desearía que estos dos compañeros pudieran reunirse contigo para que te dieran una impresión de la situación nacional, pero no sé con qué medios podrían contar para detenerse en algún punto para hacer contacto contigo. De todas maneras los veré hoy (ellos salen mañana) y trataré de que hagan un esfuerzo a fin de verte, sea en Estocolmo, en Holanda o en París.

Ya conoces los planes de reorganización del Partido, pues te los comuniqué en una carta escrita a mano hará dos meses o algo más. Como no dejé copia de esa carta no puedo partir de los datos que te daba en ella para informarte cómo ha ido progresando esa reorganización. Pero a esta altura nos hallamos en la siguiente situación: La Comisión Reorganizadora está desde ayer recorriendo la línea Nordeste (San Francisco de Macorís, Castillo, Hostos, Villa Riva, Pimentel, Nagua, Río San Juan, Cabrera, Gaspar Hernández, Sánchez, Samaná), y la semana pasada una comisión compuesta de la de Organización y la de Educación volvió a recorrer todo el Este; está trabajándose también la línea Santo Domingo, Haina, San Cristóbal, Baní y Ocoa, y mientras tanto se han reforzado fuertemente Santiago y Moca. Ahora se le dedicará atención especial a Villa Altagracia, Bonao, La Vega, Salcedo, Tenares, y a toda la región del Yuna para acá (Cotuí, Las Cuevas, Sabana Grande de Boyá y todo lo que queda al sur de esa zona).

Estamos poniéndole énfasis en esos trabajos a la juventud, puesto que es la que más acude a formar los círculos de estudios, y estos son las células del trabajo organizativo, pero desde luego los adultos participan en los círculos en una proporción que podemos estimar en 2 por 5; esto es, por cada 5 círculos juveniles se forman 2 de adultos.

En algunos casos se mezclan jóvenes y adultos, y esto ocurre más frecuentemente en la Capital. La juventud está trabajando a tres niveles: JRD, FUSD (aquí y donde hay Colegios Regionales, y también en la Madre y Maestra, en Santiago) y FREN. El FREN está siendo organizado rápidamente a nivel nacional. El plan es pasar a Hatuey [De Camps] a la JRD y que Norge [Botello] se quede en la Comisión Organizadora. Si esto sigue como va, el partido estará dirigido por jóvenes en dos o tres años más, y me refiero a la dirección en todos los campos, desde los comités de base hasta los municipales. Hay un enorme entusiasmo en la juventud, tanto de la Capital como de los pueblos y los campos. Ayer, por ejemplo, hubo varios actos para celebrar el aniversario del Partido (uno en la Casa Nacional, otro en Villa Duarte, otro en Villa Mella) y los jóvenes llevaron la voz cantante en todos ellos. El de Villa Duarte fue muy, pero muy bueno, según todos los informes, de manera que en esa zona ni siquiera se nota la menor traza de influencia que tuvo ahí Rafa [Gamundi Cordero].

No recuerdo si en una de mis cartas te expliqué la situación de la Comisión Nacional de Educación, que está presidida por Tonito Abreu y a la cual pertenecen Diómedes [Mercedes], Rafaelito [Alburquerque], Ada [Balcácer] y algunos otros compañeros. La Comisión tiene ya medios propios para trabajar, pues paga los folletos a 2.75 centavos y los vende a 10 centavos; además tienen un mimeógrafo Jestener, completamente nuevo, oficinas, archivos, maquinillas, pero le faltan vehículos. Ya está editado el folleto Nº 4 [Sobre las causas de los ataques a Santo Domingo en los siglos XVI y XVII (I)]. La Comisión no le cuesta al Partido un centavo, y a esta altura tiene bastante experiencia y aplica métodos de trabajo eficientes; su campo de acción se expande día por día y se ha convertido en la fuerza original organizativa, pues de cada círculo de estudio surge un núcleo organizador. Tonito está dirigiendo la Comisión con mucho acierto y con mucho entusiasmo.

Ahora estamos trabajando en la organización de los profesores de la Universidad, en la del FUSD y en el movimiento obrero; además, en los próximos días comienza a trabajar la secretaría de Planes, que tiene ya material muy bueno para estudiar y discutir los puntos más importantes del programa del Partido. Pero en realidad donde vamos más avanzados es en el movimiento obrero. De esto te hablará seguramente Félix Alburquerque, pero sobre lo que él te diga agrega lo que se ha hecho en los últimos días —pues aquí andamos muy de prisa en todo—, y lo que se ha hecho es mucho. Por de pronto, la mayoría de los sindicatos del Distrito han dado su apoyo público a la creación de la Confederación Única, y hasta la mayoría de los grupos políticos de izquierda lo han hecho. Comunícale a Félix que hemos celebrado reuniones organizativas con tres de las cuatro federaciones que necesitamos para fundar la confederación, y que el plan va viento en popa. Cuando venga Félix, los trabajos estarán muy adelantados. Con la Confederación adentro y el organismo de respaldo internacional afuera, vamos a romperle el pescuezo al terrorismo.

El terrorismo tuvo un rebrote bestial en los primeros quince días del año, y la Policía aprovechó la oportunidad para prender a toda la dirección del MPD y a una parte importante de la del PCD. El Partido actuó inmediatamente, primero, con un comunicado que detuvo en seco los planes para deportar a los muchachos del PCD, y al día siguiente con la intervención mía en El Pueblo Cuestiona, durante la cual pedí a Balaguer la libertad de los detenidos. Efectivamente, los del PCD fueron libertados; y en cuanto a los del MPD, hoy se verá una demanda de habeas corpus en su favor. Por de pronto, no han sido golpeados. En esta crisis, el MPD ha tenido que acudir a nosotros y reconocer de hecho la corrección de nuestra línea política, pues si no hubiéramos adoptado esa línea, a esta hora muchos de ellos no estarían contándola. En el momento en que ellos cayeron presos, la Capital estaba paralizada por el estupor, pues la noche anterior la Policía había muerto de manera inmisericorde a 5 personas, entre ellas, 4 totalmente inocentes de cualquier cosa. De todos modos, la situación nuestra es fuerte ante la opinión pública, pero no ante la Policía. Ayer, mientras celebrábamos el aniversario del Partido, nos rodearon el local de la Casa Nacional; también rodearon el de la Zona L (Villa Duarte), si bien no se produjeron violencias.

La Casa Nacional está en reparación y cuando vengas la hallarás muy cambiada. Toda la instalación eléctrica es nueva; los tres pisos de madera están siendo cambiados por pisos de mosaico (ya se han tirado los platos); el local y los anexos se pintaron de blanco; hasta el techo está pintado ahora de blanco, así como las rejas; se le han hecho jardines; se quitaron los dos letreros de la esquina y se le puso uno de 30 pies en la parte superior del frente de la Av. Independencia, con letras negras en fondo blanco. Se arreglaron los locales de abajo de la casita de atrás —que se ve muy bonita, con su pintura blanca—; uno es local de la Comisión Organizadora y otro de la de Educación. El 31 de diciembre, en la noche, le dimos una comida a los que trabajan fijos en la Casa Nacional y hace dos semanas le hicimos, también de noche, un fraterno homenaje a Miguel Soto, con comida y con la presencia de la mayoría de los líderes nacionales, sus mujeres y sus familias. El Buró Obrero fue disuelto y los muchachos sindicalistas están ahora bajo la dirección de la Comisión Organizadora. En cuanto a la Casa Nacional, el detalle final será la colocación en el jardín, frente a la Avenida, de dos grandes astas para las dos banderas, la nacional y la del Partido; y cuando todo esté terminado voy a mandar a hacer una foto en colores para hacer imprimir una tarjeta postal que pondremos a la venta aquí, en Puerto Rico y en los Estados Unidos. La tarjeta deberá darnos unos miles de pesos al año. Dentro de poco vamos a organizar el personal de la Casa Nacional para que funcione profesionalmente y formaremos un cuerpo de orden, si bien lo cierto es que allí, desde la salida de Rafa, todo marcha en paz.

Cosme Pérez ha venido a pasarse diez días con nosotros y está viajando, participando en las reuniones y en los actos a todos los niveles, pues nos interesa que conozca bien el funcionamiento del Partido y de los círculos de estudios. Se han establecido cambios importantes en la organización del Partido en los Estados Unidos. Por de pronto, ya no hay seccionales independientes, sino comités de base en cada lugar, dirigidos por respectivos comités de zonas, y estos a su vez lo están, en cada Estado, por comités seccionales o de Estado, y por encima de los últimos se halla un Comité Central, cuyo Secretario General es Cosme. Como es claro, ha habido —y hay todavía— dificultades para el nuevo tipo de organización, pero se van superando, y estamos aprovechando la presencia de Cosme aquí para celebrar entrevistas con dirigentes de algunas antiguas seccionales que también están —o han estado en estos días— visitando el país. Tenemos que poner a funcionar al Partido en los Estados Unidos como una unidad y debemos procurar que dé todos los resultados que puede dar en beneficio del PRD. Algo parecido está haciéndose con Puerto Rico.

En cuanto a las finanzas, en este mes andamos mal, y así nos pasará seguramente en febrero, porque los dos o tres primeros meses del año son generalmente malos en el orden económico. Pero estoy planeando ponerme yo mismo a organizar las finanzas. Hasta ahora hemos ido tirando, primero, vendiendo los libros del Caribe y de la Tesis, y después, colocando bonos, tarea que está a cargo de una comisión. Pero hay que ordenar ese campo con criterio moderno. Ahora bien, por ahora no puedo hacerlo. El que mucho abarca aprieta poco, y no hay posibilidad de organizar ningún aspecto del Partido si no me pongo yo mismo a la cabeza durante algún tiempo. Ya la JRD está caminando sola; está caminado sola la Comisión de Educación; dentro de poco caminará solo el movimiento obrero; pero todavía tengo que ponerle atención al FUSD, al FREN —aunque menos— y al profesorado universitario, y tengo que dedicarle el 80% del tiempo al movimiento obrero, quizás durante mes y medio o dos meses más. Al terminar con eso, comenzaré con las finanzas.

Mientras no sepamos con qué fuerza contamos no podremos establecer una estrategia correcta, y sólo sabremos cuáles son nuestras fuerzas cuando las tengamos organizadas. Creo que eso vendrá sucediendo hacia el mes de junio. Por de pronto, el peso del Partido en la opinión pública aumenta por días. Como te dije en mi última carta, necesitamos que mandes la tesis, porque su publicación ayudará a aumentar ese peso. Creo que como resultado del viaje a Alemania y a Suecia debes escribir un artículo en el que refieras la entrevista con Olof Palme, la declaración sobre el terrorismo y todo aquello que sirva para destacar la importancia del Partido y sus relaciones en Europa, así como la forma en que está siendo tratada la Comisión. Si es posible mandar fotos alusivas, mejor, por si decidimos publicarlo en la revista ¡Ahora!, aunque pudiera ser que conviniera más publicarlo en El Nacional. Procura que no pase de ocho páginas —y puede ser más corto— para poder pasarlo por Tribuna Democrática.

Acerca de la situación política nacional te hablarán los portadores [Miguel De Camps y Fulgencio Espinal]. (En este momento, 11 de la mañana, me llama Casimiro [Castro] para decirme que el compañero [Samuel] Mojica, secretario general de San Cristóbal, está preso, después de haber sido allanada su casa de Sainaguá.

Todos los compañeros del Comité Ejecutivo Nacional te mandan saludos, y Julio César Castaños Espaillat, que estuvo aquí esta mañana, me comprometió a que señalara específicamente los suyos y los de Nervina [de Castaños]. En general, por donde quiera que voy —y salgo muy a menudo— recibo recuerdos para ti. Doña Carmen [Quidiello de Bosch] y Bárbara [Bosch Quidiello] te mandan abrazos, y yo uno bien estrecho.

Tu compadre,

Juan Bosch

[P.S.:] Dile a Pedro [seudónimo de Narciso Isa Conde] que ya han estado a verme sus familiares, a los que trasmití los saludos que me dio anoche por teléfono así como los calurosos elogios que hiciste de él. La más grande ayuda que podrían darnos los compañeros alemanes sería enviarnos 4 ó 5 Woslkswagen, porque no tenemos vehículos y nos están haciendo una falta enorme. Haz la petición formal. Juan Bosch.

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Pongo la fe en los Círculos de Estudios, que progresan satisfactoriamente y están dando buenos resultados en esa tarea de formar líderes" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 311-317.)

Juan Bosch
Santo Domingo,
19 de febrero de 1971.

Dr. José Francisco Peña Gómez,
7, rue Cavalerie, París 15
(Tel. 566.5991)

Querido compadre:

Aquí llegaron, el domingo, René González, y anteayer, miércoles, Félix Alburquerque. Ada [Balcácer] se quedó en New York, donde tiene que entregar algunos diseños de telas, cosa que ella me había advertido antes de salir. Mario [García Alvarado] también se ha quedado en New York, ignoro por qué. Sé que me mandaste una carta con él y que se le perdió. Debido a la forma dispersa en que han estado llegando los miembros de la Comisión, no tengo todavía un informe de conjunto de todas las actividades que cumplieron en el viaje. De todos modos, en El Nacional se han publicado algunos reportajes de Miguel Hernández, todos incompletos y todos con titulares hechos con el deliberado propósito de quitarle importancia a lo que han hecho ustedes. En El Nacional todo el mundo, sin una sola excepción, está en la conjura antiperredeísta, y no veo por qué hay que hacerle gestiones a ninguno de ellos para que vaya a Europa. El enemigo es enemigo y hay que tratarlo como tal. En el orden personal. Silvio Herasme, Radhamés Gómez y algún otro mantienen buenas relaciones con nosotros, pero en el orden político todos siguen una línea, marcada por Gatón [Freddy Gatón Arce], quien a su vez sigue las orientaciones de Jottin [Cury] y de Ornes [Germán Ornes Coiscou].

En el caso de la prisión de los muchachos del PCD y del MPD, nosotros salimos a su defensa desde el primer momento y tanto unos como otros han reconocido oficialmente que nuestra actitud evitó la expulsión de los primeros y tal vez la muerte de los segundos. En los dos casos, y en el de la prisión de Aleyda Fernández, su hermana, su cocinera y tres emepedeístas entre ellos el profesor Gerardo Taveras —hemos enviado nuestros mejores abogados a los juicios de habeas corpus, encabezados por 4 abogados miembros del CEN—. En cuanto a Aleyda, nuestra defensa pública fue inmediata y enérgica, al punto que tras ella siguió la de los demás sectores.

La prisión de Silvio y Emilio Herasme fue también comentada por mí con palabras categóricas. La dirección presa del MPD me mandó decir, de manera oficial, no personal, que están muy agradecidos de nuestra defensa y están dispuestos a hacer las rectificaciones públicas necesarias en el caso de algunos emepedeístas que han estado criticándonos.

Ya están terminadas las reparaciones de la Casa Nacional y quedarán inauguradas el 27 de este mes. Se ha hecho un gasto de cerca de 4 mil pesos, pero la Casa Nacional ha quedado totalmente renovada, desde las verjas hasta el techo. Ahora estamos organizando lo que se refiere al personal permanente.

El sábado pasado (día 13) viajé a San Cristóbal, Baní y Ocoa. Fue un acontecimiento. El perredeísmo es una pandemia para la que no hay medicina, y está en auge. Lo noto en mis visitas a los barrios, que no son anunciadas y sin embargo producen movilizaciones instantáneas impresionantes.

La Comisión Nacional de Organización está trabajando ahora la zona del Nordeste, desde San Francisco de Macorís hasta Gaspar Hernández por un lado y Samaná por el otro. Ya está trabajada la línea Capital-Ocoa, y ahora hay 5 activistas trabajando todo el Este, que fue visitada varias veces por la Comisión. Santiago está subiendo como la espuma, con buenos trabajos de la Comisión Sindical y la JRD. Anoche fue expulsado José Augusto Vega por el Comité de Santiago debido a que aceptó ser miembro de la Comisión Nacional de Desarrollo, y la expulsión ha tenido el apoyo de todos los dirigentes y miembros destacados del Partido en aquella ciudad.

Los resultados de la labor de la Comisión Nacional de Organización están viéndose ya. Especialmente, Gilberto Martínez y Norge Botello le están dedicando toda su atención; Gilberto, especialmente, los fines de semana, porque de lunes a viernes está en el hospital, y Norge todo su tiempo. Este último, que es el secretario de la Comisión, ha resultado un estupendo trabajador. Ahora estamos en el trance de que abandone la dirección de la JRD, porque es humanamente imposible que se dedique a las dos cosas, y pensamos pasar a ese puesto a Hatuey [De Camps]. Dado el cúmulo de trabajo que tenemos por delante, Hatuey no podrá ir a ayudarte; tal vez mandemos a Abraham [Bautista Alcántara]. Pero Abraham pasa ahora, desde hoy mismo, a elaborar y dirigir un boletín mensual de información para las Seccionales del exterior y para los partidos y las instituciones amigas de Europa y América. Este mes saldrá el primer número de ese boletín.

Desde hoy me dedico a reorganizar el Departamento de Finanzas, espero que dentro de tres meses esté funcionando bien. Tengo que ir dedicándole un tiempo a cada departamento, pero tan pronto lo veo en marcha lo dejo bajo la responsabilidad de sus dirigentes. Así se hizo en el caso de la Comisión Nacional de Educación, atendida por Tonito [Abreu Flores], Diómedes [Mercedes] y Rafaelito Alburquerque; ya funciona a la perfección y lo único que tengo que hacer en relación con ella es escribir cada tanto tiempo un folleto o algún otro trabajo. El día 1º de marzo comienza un cursillo para formar creadores de propaganda, que estará bajo la atención de Ada. En el nivel más alto, estoy desde diciembre dando cursillo de líderes, de tres meses, a reunión por semana, de tres a cinco horas cada una; y terminado el actual se organizará otro.

Otro tanto está sucediendo con las tareas para el establecimiento de una Confederación Única de Trabajadores. He estado unos cuatro meses trabajando en ese campo, pero ya la labor descansa en los líderes sindicales y sólo me ocupo del asunto en alguna que otra consulta. Creo que la Confederación estará lista para el 1º de mayo, y con eso daremos un paso gigantesco en el proceso de organizar al pueblo. Estamos dedicándole atención ahora al FUSD y a los profesores de la Universidad. Debo decirte que en la [Universidad Católica] Madre y Maestra se ha organizado el FUSD, y que la organización del FREN avanza rápidamente en todo el país. El FUSD ha sido hasta ahora, en cierto modo, clandestino, pero ya hoy ha pedido al padre Núñez [Agripino Núñez Collado] su reconocimiento.

El Comité Ejecutivo Nacional sesiona regularmente cada 15 días, y además hemos tenido sesiones permanentes varias veces. Por ejemplo en los últimos 15 días nos hemos reunido 3 veces. Los trabajos del Distrito van bien, avanzando, sobre todo a través de los Círculos de Estudio, que están celebrando encuentros zonales cada semana. El domingo estuvimos Tonito, Rafaelito y yo en el de la Zona B y pasado mañana vamos al de la Zona E. Cosme Pérez, de New York, estuvo aquí 12 días con nosotros, viendo la marcha del Partido, y ahora está aplicando las recomendaciones de organización que llevó. Por de pronto, el Partido en EE.UU. pasa a otro tipo de organización, con un Comité Central en New York (Manhattan), comités de Estados, de Zonas y de Condados o bases.

Yo estoy muy preocupado con tu salud. Félix me dijo que estás muy delgado y que te cuesta trabajo dormir. Si estás delgado es porque comes poco, y si comes poco no coges el sueño. Ahora bien, si comes poco la explicación es que ni tú sabes cocinar ni tienes quien te lo haga. Supongo que debe costarte un mundo salir a comprar jamón, queso, pan, leche, frutas para tu desayuno y para tu cena, porque nunca lo has hecho, y seguramente te será muy difícil hacerlo en París, donde hasta eso es complicado. Pero es el caso que no puedes seguir en esas condiciones. Si Michelle [Massiso] no puede ir a París a ayudarte en tales menesteres, entonces tendremos que buscar la manera de mandarte a alguien que pueda hacerlo. Por el momento no he dicho nada para que no se corra la voz de que estás enfermo o algo parecido, pero estoy muy preocupado, y la única manera que conozco de salir de preocupaciones provocadas por algún problema es darle solución al problema. Quisiera, pues, que me digas cuanto antes si tengo razón en lo que estoy pensando; si tu delgadez y tu insomnio se deben a falta de alimentación adecuada y ésta a falta de una persona que pueda atenderte.

Tenemos mucho qué hacer por delante. Los problemas del país se multiplican y se agravan, y el Partido necesita tener organización para hacerles frente. La fuerza procede de la organización, y donde no hay ésta no hay aquélla. Pero la organización requiere tiempo, sobre todo porque tiene que basarse en líderes, y tenemos que hacer líderes.

Se ha avanzado mucho, pero falta varias veces más de lo que se ha conseguido. Pongo la fe en los Círculos de Estudios, que progresan satisfactoriamente y están dando buenos resultados en esa tarea de formar líderes. Sería verdaderamente catastrófico para el Partido que te enfermes y tengas que volver sin terminar tus estudios, puesto que situado en la Universidad como profesor de Ciencias Políticas cubrirías una posición que no podemos permitir que caiga en manos de otro partido. Líderes, líderes y líderes es nuestra gran necesidad ahora. La masa es nuestra, pero nos faltan los líderes; centenares y centenares de líderes. Te mando Última Hora de ayer para que veas que la matanza sigue. Haz circular inmediatamente ese periódico, o por lo menos las noticias que da, por los centros que dejaste organizados en Alemania, Suecia, Yugoeslavia y Francia. Lo mejor sería sacar fotocopias de la página de adentro donde se relata el crimen y de la página 12 donde hay un reportaje de lo que pasó ayer mismo en el juicio de habeas corpus de Aleyda y sus compañeros.

Doña Carmen [Quidiello de Bosch] y Barbarita [Bosch Quidiello] te mandan abrazos, y todos los compañeros del Partido, que viven preguntando por ti, te mandan los saludos más fraternales. Barbarita acaba de presentar 8 materias del 1º y el 2º de bachillerato; las sacó con notas que van entre 84 y 100. Tus hijos están bien. Angelita [Bosch Gaviño], que estuvo bastante mal, ha mejorado. Virgilio fue operado de hernia doble. Juan Basanta y sus padres salen dentro de 3 ó 4 días para New York.

Un saludo del corazón del “viejo”,

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Balaguer está ahora mandándome recados, ofreciéndome protección militar, porque según él, hay planes para matarme" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 322-324.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R.D.
8 de marzo de 1971.

Mi querido José Francisco Peña Gómez:

Poco después de haber hablado contigo me llamó desde Madrid Miguel Antonio [De Camps Jiménez] para avisarme que llegaría hoy a las 7 de la noche, pero como tengo esta oportunidad de escribirte no puedo esperar su llegada.

El portador te lleva dos colecciones de la primera sección de El Sol, el periódico que están sacando en Santiago los Corominas. Sólo puedo mandar dos colecciones porque si no el portador llevaría mucho peso; una es para ti, para Patricio [Bosch Quidiello] y otros amigos; la otra es para Claude Julien. De todos modos, por correo van otras tres colecciones, también de la primera sección, que te manda Ada [Balcácer], y en la primera oportunidad te mandaremos otro paquete para distribuir en Europa.

Como verás por sus dos discursos, a Balaguer le ha picado enormemente lo de la publicidad internacional, y en mi opinión le ha picado tanto como gobernante dominicano como patriota norteamericano, pues evidentemente a veces él mismo parece no saber qué pesa más en sus ideas, si su posición en la República Dominicana o su amor a los Estados Unidos.

Balaguer está ahora mandándome recados, ofreciéndome protección militar, porque según él, hay planes para matarme. Le he respondido que los que quieran matarme pueden hacerlo cuando quieran, pero que no acepto protección de ninguna especie. El último recado ha sido para explicarme que se planea matarme para después tumbarlo, y yo le mandé a decir que eso debió pensarlo antes de hablar.

Como resultado de la crisis que desató Balaguer, los ultraizquierdistas de este país se han dado cuenta de que la política del PRD ha sido correcta, y ahora todos proponen unidad, pero imponiendo sus puntos de vista. En realidad, la unidad está hecha en términos populares: el Partido está tragándose a todo el mundo.

El discurso de Balaguer y mis respuestas han polarizado la lucha entre balaguerismo y perredeísmo. Por otra parte, tengo la sensación de que la polémica ha dejado a Balaguer casi solo, en un cuasi vacío político altamente peligroso para él y para el país, porque las fuerzas que podrían llenar ese vacío no son dignas de confianza.

Ponte en contacto sin perder tiempo con los compañeros de Suecia y diles que al mandar su ayuda ni la envíen sobre el Banco Central Dominicano ni sobre ningún banco del país, sino sobre uno de los Estados Unidos o de Puerto Rico, y que la manden a mi nombre directamente, pues así podemos conseguir más pesos.

Hasta ahora hemos estado desenvolviéndonos económicamente como Dios nos ha ayudado, pero ahora estoy yo mismo al frente de la organización de las finanzas, y espero que en tres meses más tengamos ingresos regulares para atender a todas las necesidades del Partido. Otro punto que debes tratar es el de los vehículos. Hay que obtener, cueste lo que cueste, que los compañeros de Alemania nos ayuden con algunos Cepillos, aunque sean reconstruidos.

Va una carta para Patricio y una para Molina Ureña en lo que le doy cuenta de la muerte de su sobrina política.

Juan Basanta está pasando las viruelas; y ha soportado la enfermedad bien, a pesar de que su médico de New York dijo que la viruela y el sarampión podían ser fatales para él. Angelita [Bosch Gaviño], Pipí [Virgilio Ortiz Peña] y Virgilio [Ortiz Bosch] se pasan días y noches en la Clínica de Rodríguez Santos, donde está internado Fernando [Ortiz Bosch].

Saludos a Michelle [Massiso] de parte de doña Carmen [Quidiello de Bosch] y Barbarita [Bosch Quidiello]. Un abrazo para ti.

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "El gobierno nos acusó de conspiradores basándose en las declaraciones que publicó Le Monde" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 329-330.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R.D.
14 de abril, 1971.

Querido compadre:

El gobierno nos acusó de conspiradores basándose en las declaraciones que publicó Le Monde, y yo le salí al frente denunciando que había un plan represivo a gran escala —y lo había, efectivamente—; pero mi denuncia desinfló el globo. Desgraciadamente, tu heredero [Pablo Rafael Casimiro Castro] hizo unas declaraciones desafortunadas, que le caían al Gobierno como anillo al dedo; tuve que desautorizarlas y tendré que tomar medidas para que abandone la costumbre de hablar sin ton ni son.

El Partido está bajo control, muy tranquilo. Seguimos paso a paso los trabajos de organización. Hatuey [De Camps] renunció a la Secretaría General de la FED para pasar a funciones dentro de la JRD, si bien antes estará trabajando conmigo dos o tres meses, el tiempo que le falta para terminar sus estudios.

Ahora estamos trabajando en la organización de las diversas fuerzas universitarias y en el campo de las finanzas. Lo que marcha de manera asombrosa es la campaña educativa.

Estoy esperando la tesis tuya para su publicación. Además, debes mandar algo de vez en cuando para publicar en ¡Ahora!, aunque sean artículos sobre política europea. Mándamelos, que yo me ocupo de hacerlos llegar a Molina Morillo. Por ejemplo, un artículo sobre los problemas del Mercado Común europeo y sus consecuencias en nuestros países sería algo de interés aquí. Hay que estar presente en el círculo intelectual y demostrar que uno estudia la situación del lugar donde se halla relacionándola con nuestro país; eso mantiene viva la imagen del ausente sin caer en el peligro de tratar desde lejos los problemas nacionales, que por ser tan cambiantes pueden variar entre el momento en que se escribe un artículo y el momento en que se publica. Aquí interesan los asuntos suecos y alemanes. Escribe sobre los dos.

Hace dos semanas di un cursillo sobre el feudalismo, a diez pesos por cabeza, y con eso reunimos unos dos mil trescientos pesos que nos ayudaron a sacar el Partido de los apuros de fin de mes. El cursillo fue de tres lecciones de dos horas cada una. El apetito intelectual que hay aquí es tan grande que según me decía esta mañana Tonito [Abreu Flores], en las librerías se han agotado todos los libros sobre feudalismo que había en existencia. Ahora voy a rehacer el cursillo para publicarlo en un folleto.

Tu hermano Domingo estuvo detenido porque andaba en una bicicleta sin placa, y Castaños Espaillat lo estuvo debido a que chocó con él una motocicleta de un policía, y éste y una mujer que iba con él salieron heridos de cuidado. Escríbele a Castaños, que es un excelente compañero.

Espero que me informes acerca de tu viaje a Alemania. Milagros [Ortiz Bosch] y Joaquín [Basanta] están esperando la llamada del médico para llevar a Juan [Basanta Ortiz] a New York, pero mi impresión es que el niño sobrepasó ya la etapa de peligro. Fernando [Ortiz Bosch] está mejorando a la carrera.

Todos los compañeros te mandan saludos, y Barbarita [Bosch Quidiello] y doña Carmen [Quidiello de Bosch], sus cariños.

Un abrazo estrecho

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Hay un estado general de tensión que puede reventar por donde menos puede uno imaginarse" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 336-338.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R.D.
23 de junio de 1971.

Dr. José Francisco Peña Gómez,
Estocolmo.

Querido compañero y compadre:

Va con ésta una copia de mi carta a Pierre [Schori]. Como verás, le pido que te muestre la copia de una carta mía a Almanzor [González Canahuate]. Por ella verás que los compañeros suecos siguen abrumándonos con su generosa fraternidad. Va también copia de una carta mía a Thorstien Bergman. En lo que se refiere a éste, te pedí concertar con Pierre lo necesario para que tú le hagas un homenaje, en presencia de directivos de la SSU y de los latinoamericanos que pueda haber en Estocolmo. Organicen el acto entre tú y Pierre de tal manera que en él quede expresada nuestra gratitud al músico que compuso las piezas de ese hermoso disco llamado América Latina, y que además lo editó y obsequió con el resultado de su venta a la Universidad de La Habana y al PRD. Lúcete en eso, que tú sabes hacerlo.

Si Rafaelito no te informó acerca del Centro de Promoción y Recaudación del Partido, que está en organización desde hace unos tres meses y que empezará a dar resultados a partir de este fin de mes, te doy la noticia ahora. Mientras tanto, hemos estado defendiéndonos como Dios nos ha ayudado, e incluso pagando deudas. Creo que para tu retorno a París el Partido estará en condiciones de ayudarte, si no consigues renovación de la beca. No comparto la idea de venir en octubre para irte en diciembre o en enero, pero sí la de viajar a New York. Aquí no tienes por qué temer que la gente no apruebe tu matrimonio con Michelle [Massiso]. Parece que tú mismo no alcanzas a darte cuenta de lo mucho que te quiere este pueblo, y como te quiere aprobará a tu elegida de todo corazón. Si vienes en octubre no podrás regresar de nuevo, porque la actividad política aquí es febril y te engullirá a tal punto que tendrás que quedarte; y eso sería un crimen. Ya que estás en Europa tienes que aprovechar el tiempo. Hasta ahora no has hecho nada más que estudiar, lo que en cierto modo ha sido una manera de estar aislado; ahora tienes que hacer vida común, ir a conferencias y al teatro, ver museos, reunirte con la gente, comprar y leer libros de interés político y social. Son esas actividades las que están llamadas a beneficiar tu mente, no los estudios que has estado haciendo hasta ahora. Además, tienes que viajar, conocer gente y establecer lazos de amistad, y como te dije en una carta de no recuerdo qué fecha, escribir para ¡Ahora! artículos sobre la política europea. No olvides que la ausencia es la mejor forma de presencia si uno sabe hacerse presente a través de su trabajo, como por ejemplo, artículos de periódicos y revistas. En cuanto a tu éxito en tus estudios, Tribuna Democrática le dio mucho realce y yo hablé de él en una entrevista por radio de una serie que están haciéndome cada domingo, pero además el CEN va a enviarte un telegrama, al cual, le daremos publicidad, felicitándote por ese triunfo. En suma, que creo que debes demorar tu viaje hasta mediados del año que viene; y así, cuando retornes, hallarás al Partido funcionando como un motor y podrás ponerte a su frente sin pasar angustias, por lo menos las angustias que tuviste que sufrir en los tres años y medio que pasé yo en Europa. Te digo, con la mano en el corazón y pensando en ti como en Patricio [Bosch Quidiello], que yo hubiera dado años de vida por haber podido pasar esos tres años y medio en Europa cuando tenía tu edad, y aunque loro viejo no aprende a hablar, a pesar de haberlo hecho tan tarde no tengo cómo agradecer la oportunidad de haber estado ahí, y sin tu presencia aquí no habría podido hacerlo. Así, pues, tienes que aprovechar la oportunidad que tienes, que nadie sabe si volverá a presentársete.

De todos modos, la crisis norteamericana se acentúa y las medidas de Nixon no logran atenuarla. El desempleo llegó a 6.2% el 31 de mayo y la inflación subió a 4.4%, para la misma fecha, de manera que para fines de año estará o muy cerca de 6 ó por encima de 6; el déficit en la balanza de pagos llegó el 15 de mayo a 7 mil millones de dólares, y el año pasado en total fue de 10 mil 700 millones, lo que quiere decir que este año será por lo menos de más de 14 mil millones. Si esa crisis no es detenida en seco pronto va a tener consecuencias muy duras en toda la América Latina, y por tanto en Santo Domingo. Por eso hay que dedicarle tiempo y energía a la organización y la capacitación del pueblo, pues sin contar con fuerzas organizadas y capaces no podremos encarar esa crisis. Al gobierno, a todos los niveles, le ha dolido la denuncia internacional de los crímenes más que nada en el mundo, y sin embargo prosigue su tremenda ofensiva en todos los frentes. Pero aquí vamos timoneando la situación. Ahora mismo hay una ola fuerte de ataques del MPD y la Línea Roja contra nosotros, y de momento voy a tener que salir a responderles a los dos, aunque francamente ni quisiera tener que hacerlo. La UASD está atravesando una etapa de crisis que va a ponernos en el caso de adoptar una línea resuelta, porque no podemos responsabilizarnos del destino de la UASD si ésta no le da frente a su situación. Lo grande no debe meterse a vida o muerte en lo pequeño, porque es la ley que lo grande no cabe en lo pequeño, y el Partido es mucho más grande que la UASD; así, pues, entre hundirnos con ella y salvarnos sin ella, habrá que escoger lo último.

La situación esta aquí muy tensa y la gente se halla desesperada, lo mismo en la masa del pueblo que en ciertos sectores económicos. Mi mayor tarea es lograr que no se actúe por desesperación, pero desde luego, hay sectores que nosotros no dominamos, y entre esos sectores hay grupos que o están planeando locuras o van a hacerlas de momento, y lo mismo puede hacerlas contra el Gobierno que contra nosotros, y especialmente contra mí. Tengo base para pensar que en eso están de acuerdo el ex-general [Wessin y Wessin] y los muchachos del MPD y la Línea Roja. En dos palabras, hay un estado general de tensión que puede reventar por donde menos puede uno imaginarse.

Tu familia está bien, y desde luego, atenderé a Lucy [Peña Guaba] en lo que me pides. Todos tus buenos amigos del CEN, y doña Carmen [Quidiello de Bosch] y Bárbara [Bosch Quidiello] y Cabrerita [Octavio Cabrera] se unen a mí en desearte mucha suerte y en enviarte un abrazo estrecho.

Te quiere tu compadre y compañero

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "La Banda es un instrumento de terror llamada a fracasar porque el proceso dominicano no permite que se desarrolle como se ha desarrollado en Guatemala, donde los oligarcas y sus hijos dirigían, o dirigen, personalmente, las actividades de ese tipo" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 346-348.)

2 de agosto de 1971.

[Dr. José Francisco Peña Gómez:]

La situación que está presentándose anuncia problemas serios en un futuro imprevisible, pero no muy distante. El llamado “complot de Wessin” fue debelado, pero sus causas no han sido tocadas. Entre esas causas, la de más peso es la corrupción. El complot no fue organizado por Wessin ni comenzó con tendencias políticas; empezó en forma de varios movimientos aislados en diferentes sectores de las Fuerzas Armadas disgustados por el enriquecimiento de ciertos jefes y acabó unificándose, hacia el mes de marzo, alrededor de Daniel, y en ese momento adquirió matiz político.

Al adquirir ese matiz, Daniel le ofreció la Jefatura política a Wessin y Wessin, con sus indiscreciones y sus infantilismos, los llevó al fracaso. Pero como la corrupción no será detenida, y no podrá serlo, las causas de ese complot seguirán generando disgusto, de manera que hay que esperar que se produzca otro y que ese otro sea más peligroso que el que fracasó a final de junio.

Ahora bien, una cosa debe quedar clara; que con ese complot apareció el primer síntoma evidente de que la violencia, que ha estado arrollando al país desde hace años, se ha trasladado al seno del régimen, y más aun, al de sus propias Fuerzas Armadas, pues la participación de civiles en ese movimiento fue insignificante. Inmediatamente después del fracaso del complot han aparecido otros síntomas, de que lo que acabo de decir es justo: todo el país sabe, y lo sabe el gobierno, que hay un enfrentamiento de tipo político entre la Policía y el sector militar que encabeza Nivar Seijas; y es de tipo político porque se trata de fuerzas que aspiran al poder.

En el caso del complot de Wessin, nosotros nos mantuvimos en una neutralidad absoluta, al extremo de que ni siquiera un miembro anónimo de nuestra organización pudo ser acusado de haber participado en él; en el caso del enfrentamiento Policía-Ejército estábamos manteniendo la misma actitud, pero la semana pasada Casimiro [Castro] fue a Tribuna Democrática, sin consultar con nadie, y se puso a improvisar sobre ese problema y a elogiar a Nivar, de quien dijo que era amigo personal y cosas parecidas a ésa; a partir de ese momento, aparecemos como envueltos en esa lucha de parte de uno de los grupos en pugna. Todavía no sabemos qué consecuencia tendrá para el Partido esa intervención de Casimiro, pero podemos asegurar que habrá algunas, o bien para el Partido o bien para él.

El motivo aparente de la pugna es la existencia de La Banda. La Banda es un instrumento de terror llamada a fracasar porque el proceso dominicano no permite que se desarrolle como se ha desarrollado en Guatemala, donde los oligarcas y sus hijos dirigían, o dirigen, personalmente, las actividades de ese tipo. La Banda está compuesta, sin una excepción, por los que formaban los comandos clandestinos del MPD, esto es, los miembros de los que el Moreno [Maximiliano Gómez] llamaba Ejército Revolucionario propio. Hasta el momento hemos logrado neutralizar a La Banda, diríamos en un 80%, en lo que se refiere a nuestra organización. La pugna Nivar-Pérez le costará la vida a La Banda, cuyos componentes seguramente se dispersarán; unos entrarán a los servicios de caliesaje, otros pasarán a ser policías y unos pocos deambularán de aquí para allá, entre los grupúsculos más radicalizados de la izquierda extrema.

Mientras tanto, la organización del Partido va bien. Desde hace unos tres meses dedica mucha atención a la organización de las finanzas, pues sin ellas es imposible sacar adelante al Partido. Se ha montado un aparato de promoción y recaudación muy preciso, con una serie de controles que hacen muy difícil que se escape un peso, tanto al entrar en los fondos del Partido como al gastarlo. Ese aparato está funcionando con su local propio, su equipo propio, su personal propio, y de la promoción estoy ocupándome personalmente. El trabajo es muy duro pero está mostrándose como muy productivo. En este momento contamos con unos 300 y pico de contribuyentes y ese número aumenta a razón de unos 20 por semana. Además de lo que se percibe por esa vía, están las entradas que vienen por la vía de la Presidencia, es decir, por gestiones personales. El pasado mes de julio fueron de RD$2,114.82, como podrás ver por la copia de un informe hecho para la Secretaría de Finanzas. Los gastos están por encima de los 3 mil pesos, y se cubren todos los meses; pero van aumentado mes por mes debido a que están siendo profesionalizados cada día más compañeros. A los profesionalizados se les paga por quincenas, cada día 15 y cada último de mes. Eso nos ha aliviado mucho de preocupaciones, porque la gente que trabaja todo el tiempo en el Partido venía a verme o iba a ver a los otros dirigentes cada vez que tenía necesidad de algún dinero; pero ahora sabe que reciben su asignación a fecha fija, de manera que hasta en la casa de Mani [Enmanuel Espinal] se siente la ausencia de peticiones, como él mismo me ha dicho, y podemos dedicarle tiempo al trabajo con bastante tranquilidad.

Las tareas organizativas marchan bien, y marcharán mejor a medida que vaya progresando la organización de las finanzas. Espero iniciar en este mismo mes la organización del departamento de propaganda, que es el último en orden de prioridades, aunque debió ser de los primeros; pero ése reclama dinero seguro. Estamos comenzando la reorganización de la JRD.

Para llevarla a cabo salió de la FED Hatuey [De Camps]. Ya están elaborados los nuevos estatutos y éstos coordinan en la JRD, al FREN y al FUSD. Los trabajos de educación van viento en popa. Hay miles de personas en los círculos de estudios, y de esos círculos salen los medios económicos para mantener el departamento. Es más, ya la Secretaría de Educación tiene un jeep.

Por último, estamos publicando el primer número de un boletín internacional que está saliendo muy bien; a ése le seguirá uno interno y en los próximos meses tendremos una revista.

No te doy detalles de la vida política nacional porque mientras estés ahí la recibirás día tras día a través de los periódicos.

Organiza un viaje a Puerto Rico, aunque sea para pasar dos o tres días nada más antes de seguir hacia Europa. La dirección de la Seccional allá es Avenida Fernández Juncos 1018, Santurce, Puerto Rico. El Secretario General es Emilio Medrano y el de organización es Víctor Nin.

Prepara una cinta para pasarla por Tribuna Democrática. Refiérete a la organización del Partido ahí y al prestigio del Partido en el exterior. Trata de no tocar ningún tema nacional, porque los hechos aquí se suceden tan de prisa que la cinta podría llegar hecha fiambre; es decir, que lo que trataras podría no ser de actualidad cuando la cinta llegue y hasta podría ser inoportuno pasarla.

[Juan Bosch]

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "No hay nada ni nadie en este país que pueda amparar el Pueblo contra los que están matándolo" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 352-353.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R. D.
21 de agosto, 1971.

Mi querido compadre:

Antes que nada, esta noticia: Mario García me dice que lo tiene todo listo.

Espero recibir el lunes o el martes, un dinero que necesita para la publicación.

El viaje a Caracas es absolutamente inevitable. [Miguel Ángel] Domínguez Guerra y otros compañeros allá tienen organizada una comida para el día 3 con asistencia muy importante para recaudar dinero para el Partido y tiene que ir gente del más alto nivel. Ellos quieren que entre los tres invitados esté Milagros [Ortiz Bosch]; pero eso no va a ser posible. Debes sacar visa con tiempo y avisar a Domínguez Guerra, teléfono 417120, Caracas.

La movilización de que me hablaste ayer es lo único que puede detener la ola de terror. No hay nada ni nadie en este país que pueda amparar el Pueblo contra los que están matándolo; sólo el miedo lo que se diga afuera sería un contén, y eso, si la movilización se hace en ese país, pues lo que venga de Europa pesa aquí muy poco.

Tenemos una oferta de ayuda, pero solo puede materializarse, como dicen los periodistas cursis, si tratas personalmente eso cuando vuelvas a Europa.

La persona que te lleva ésta te dirá a quién tienes que ver. Es preferible una ayuda modesta mensual, siempre sin condiciones, como las que de manera esporádica nos dan los suecos. Hemos organizado aquí un Centro de Promoción y Recaudación que está funcionando muy bien. Ya tenemos unos 350 cotizantes; pero hay que llevar ese número a mil, cosa que requiere tiempo. Están saliendo al cobro unos 2 mil pesos y se cobran unos 1,600 porque siempre hay un tanto por ciento que está de viaje o no se encuentra. Los gastos del Partido andan por los 4 mil, de manera que cada mes tengo que buscar no menos de 2 mil. Desde luego, a medida que se profesionaliza gente van aumentando los gastos. Lo que más necesitamos, fuera de los gastos mensuales, es vehículos y equipos de oficina.

Realmente, es una cosa estupenda que estés ahí y puedas dirigir el trabajo de movilización que está llevándose a cabo. Aquí seguimos en la tarea de fundar la Confederación Única de Trabajadores.

Abrazos a todos los compañeros; y muy especialmente a Cacique y su familia.

Tuyo

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Joaquín Balaguer está organizando una campaña de publicidad a nivel mundial para contrarrestar la nuestra" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, p. 358.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R. D.
5 de septiembre de 1971.

Querido compadre

Primero que nada, si M. se queda debe venir su marido para que no vaya a renovarse la situación que se creó y luego le sea imposible volver.

Segundo: recibí los 500 dólares y oportunamente les enviaré copia del Estado de Cuentas a las secciónales del Bronx y de Queens. Esto será a fines de mes, que es cuando corresponde dar cuenta de los ingresos y de los egresos.

B. [Joaquín Balaguer] está organizando una campaña de publicidad a nivel mundial para contrarrestar la nuestra. Comenzará por una edición especial de 100 mil ejemplares del ABC de Madrid que distribuirá entre New York y aquí. Su plan es enfrentar cualquier oposición porque se propone reelegirse en el 74 y tantas veces como pueda. Pero al mismo tiempo ya el Banco Central comienza a sentir la crisis y Diógenes Fernández, que fue a mediados de agosto a los EE.UU. a buscar 50 millones de dólares para cubrir el déficit comercial volvió sin nada y ahora salió hacia Europa con el mismo propósito.

La lucha aquí será cada vez más dura, y eso que se halla ahora en un nivel mucho más alto, en términos de dureza, que el año pasado, de manera que hay que prepararse para situaciones muy, pero muy amargas. Hoy nos hicieron presos a Rafaelito Alburquerque y a otros 9 compañeros que estaban en un encuentro de círculos de estudios en Guachupita. Hoy, a este momento, 8 de la noche, no hemos podido hacer nada por ellos. Si no los sueltan rápidamente movilizaremos a la IUSI, de la que Rafaelito es presidente.

Muchos abrazos, y muy sentidos.

Juan Bosch

[P.S.:] Última hora: acaban de soltar a Rafaelito

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Debemos ver si efectivamente La Banda será desbandada" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, p. 362.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R. D.
11 de septiembre, 1971.

Querido compadre

Mándame cuanto antes un informe sobre tus conexiones en W[ashington].

A la hora en que te entreguen ésta ya conocerás el discurso del Doctor [Balaguer]. Es una pieza clave para comprender lo que está pasando aquí; su esencia es la incoherencia. Por el momento, yo no responderé, porque ha caído tan mal en todos los sectores del país que no vale la pena, y hasta sería torpe, revitalizar a su autor con una respuesta.

Creo que lo mismo deben Uds. hacer ahí. Mientras tanto, debemos ver si efectivamente La Banda será desbandada. Esto es lo más urgente que debía decirte ahora. He sabido la salida de L. minutos antes y no dispongo de tiempo para ser más extenso.

Abrazos para todos

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Te envío Estado de Cuentas del mes de septiembre" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 366-367.)

Juan Bosch
Ex presidente Constitucional de la República Dominicana

Santo Domingo,
5 de octubre, 1971.

Querido compadre:

Te envío Estado de Cuentas del mes de septiembre para que les sea mostrado a los compañeros de Bronx y de Queens, si es correcta mi impresión de que ellos recolectaron los 500 dólares que me mandaste al comenzar el mes pasado. Los $25.00 restados fueron los gastos de estancia en Puerto Rico de la persona que fue a verte a San Juan.

Ese Estado de Cuentas se refiere al dinero que entra por vía de la Presidencia del Partido, pues las entradas por la vía del Centro de Promoción y Recaudación (que alcanzaron en septiembre $1,864.30) van directamente a la Secretaría de Finanzas y están destinados a gastos fijos, como estaciones de radio, alquileres, personal, luz, teléfonos y material gastable de la Casa Nacional.

Tenemos que aumentar las entradas pues ahora estamos organizando el Departamento de Propaganda y la JRD.

El Departamento de Propaganda está montándose sobre tres medios: Tribuna Democrática, el Boletín del Exterior, del cual te mandé ejemplares con Edita —que saldrá cada tres meses—, y el Boletín Interior, del que te van ahora dos ejemplares. En cuanto a Tribuna Democrática, habrá que organizar una cadena nacional. Entre personal, estaciones de radio y los boletines, pienso que el Departamento de Propaganda consumirá unos $1,500.00 mensuales. En cuanto a la JRD ahora está a cargo de ella Hatuey [De Camps], e incluirá el FUSD, el FREN y Clubes Deportivos y Culturales. Ese trabajo se ha iniciado muy bien. Pero lo que marcha viento en popa son los Círculos de Estudios, bajo la dirección de Tonito, Rafaelito [Alburquerque de Castro] y Diómedes [Mercedes]. Ese departamento tiene ya hasta un jeep y el mismo departamento genera su economía a través de los folletos que cuestan menos de 3 centavos y se venden a 10.

Ya le entregué a Abraham [Bautista Alcántara] el dinero para el problema tuyo y estoy atendiendo a los gastos escolares de Desiré [Peña Hued]. El mes pasado se le entregaron $50.00 a la mamá y se le pagará el colegio mensualmente. En cuanto a la posibilidad de que S. le añada $150.00 a lo que le mandaste a Beba, es imposible; la situación de ese amigo es estrechísima al extremo de que tuvo que mudarse porque no podía pagar la casa. Yo me desenvuelvo bastante bien porque mis libros se venden, aunque a veces tengo que donarle libros al Partido para cubrir obligaciones. Barbarita [Bosch Quidiello] trabaja como profesora de inglés y además estudia, y seguramente Patricio [Bosch Quidiello] hallará trabajo cuando venga, que deberá ser a fines de este mes; y el trabajo de ellos aliviará mis gastos.

Tu terrible campaña realmente demoledora, ha parado en seco el terror, aunque debemos esperar que hay personas a quienes liquidarán donde las encuentren. De todos modos hace hoy 10 días que no se mata a nadie y eso parece increíble dado el ritmo que llevaba la matanza.

El Partido va creciendo como la espuma y a la vez que crece entra en organización. Estamos preparando el Mes de Afiliaciones en la Casa Nacional, pero sin publicidad adelantada. La finalidad es responderle a B [Balaguer] con hechos. ¿Él dice que el PRD está en disolución? Pues el país verá todo lo contrario. La noticia saldrá a la calle día tras día, a partir del primero de las afiliaciones, y para ese primer día contamos ya con un grupo de profesionales conocidos. No digas esto en New York porque entre la gente que habla contigo hay calieses de Antún [Federico Antún Abud].

Llámame antes de salir de New York y no olvides el caso de C., que te trató Ares [Máximo Ares García]. Me tiene la cabeza cargada.

Abrazos,

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Aunque el Partido no ha analizado todavía las perspectivas políticas, mi opinión es que Balaguer tiene el plan de llegar a la reelección" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 375-380.)

PARTIDO REVOLUCIONARIO DOMINICANO
COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL
AVENIDA INDEPENDENCIA 87
SANTO DOMINGO, D. N. REPÚBLICA DOMINICANA

1º de diciembre de 1971.

Señor
Dr. José Francisco Peña Gómez
París.

Mi querido compañero y compadre:

Aunque Rafaelito [Alburquerque de Castro] te informará más ampliamente, quiero darte una idea general de la situación del país y de la del Partido.

Pat Holdt y [Francis E.] Meloy se entrevistaron con Balaguer en la noche del 10 de octubre y a las 8 de la mañana del día 11 Balaguer había designado Jefe de la Policía a Nivar Seijas y Jefe de la 1ª Brigada al general Pérez y Pérez. Puede decirse que desde esa fecha ha cesado el terror oficial en el país, pero nadie nos asegura que esta situación va a continuar de manera indefinida. Nivar Seijas se ha hecho popular, especialmente entre las masas pobres de los barrios altos de la Capital, y eso lo ha convertido en una figura política. Hasta anteayer se había abstenido de dar declaraciones de tipo político, pero anteayer las hizo colocándose a favor de la penetración norteamericana y acusando al gobierno de Cuba de ser el responsable de la subversión comunista en nuestro país.

Balaguer sigue su camino hacia una segunda reelección y está organizando diversas agrupaciones políticas, todas basadas en los favores oficiales; en exoneraciones de automóviles y en puestos públicos. Una de esas organizaciones se llama Acción Constitucional, a la que el pueblo llama La Sábana; otra está siendo organizada por Marino Hernández Ariza y sus amigos; otra es una llamada Vanguardia Balaguerista; otra es una llamada Vanguardia Universitaria. Al mismo tiempo, con el respaldo de la ORIT y de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, ha organizado una confederación de trabajadores mientras utiliza todos los recursos del estado para impedir que se forme la Confederación Única. En lo que se refiere a esta última, va un informe especial para que sepas a qué atenerte en las gestiones que debes hacer ahí [Este informe no podrá salir antes de 6 días. Te lo mandaré a Holanda (JB)].

Aunque el Partido no ha analizado todavía las perspectivas políticas, mi opinión es que Balaguer tiene el plan de llegar a la reelección, y en ese caso, al cumplir su periodo, el ejército tomará el poder. Pero hay posibilidades de que lo tome antes, si la situación económica hace crisis, como todo indica que la hará a partir de 1972. Balaguer está gastando grandes sumas de dinero en obras suntuarias y mientras tanto la producción agrícola per cápita se mantiene a nivel de 1959, lo cual necesariamente está creando las condiciones para la crisis. Él cree que dispondrá de dinero porque la cuota preferencial de los Estados Unidos ha sido aumentada, pero no se da cuenta de que lo que se gana con esa cuota se pierde con las ventas del azúcar en el mercado mundial, porque el CEA está produciendo el quintal de azúcar a $6.10, sin pagar impuestos, y está vendiendo en el mercado mundial a 5 pesos, lo que significa una diferencia de 22 pesos por tonelada, o lo que es lo mismo una pérdida neta de $2,200,000 en cada 100 mil toneladas que se venden en el mercado mundial y de $1,600,000 en impuestos del Estado. Por otra parte la crisis norteamericana, que no ha sido resuelta por las medidas que el gobierno de Nixon tomó el 15 de agosto, está reflejándose aquí a través del alza de los artículos que compramos en Europa y en el Japón. Este último forzará al Gobierno a tomar medidas para controlar las importaciones, lo cual determinará una toma de posición del comercio importador que va a causarle fuertes daños políticos al Gobierno.

De todos modos, y en ciertos aspectos, la situación política ha mejorado para el PRD, porque la disolución de La Banda y el cese del terror se han traducido en la desaparición del reflujo popular y en facilidades de trabajo y de organización; en otro orden, esto ha determinado una violenta reacción de los grupos de izquierda, que se han lanzado a una lucha feroz contra nosotros siguiendo un plan cuidadosamente elaborado y ejecutado para desacreditarnos ante la juventud tanto a ti como a mí, y más a mí que a ti. Rafaelito podrá darte detalles acerca de esto.

Como necesitamos reorganizar nuestras fuerzas y capacitarlas para hacerle frente a la crisis que se nos viene encima, hemos procedido a reformar los Estatutos del Partido, que en líneas generales han quedado así:

Los tres organismos superiores han quedado refundidos en uno solo; un Comité Ejecutivo Nacional de 31 miembros, sin que esos miembros ejerzan secretariados. Hay solamente dos personas con cargos superiores, que somos, yo como presidente y tú como secretario general. Las Secretarías han quedado transformadas en Departamentos. Los miembros del Comité Ejecutivo pueden ser directores de Departamentos, y de hecho la mayoría de los Departamentos están dirigidos por miembros del Comité Ejecutivo, pero en todos los casos pueden ser sustituidos como tales directores de Departamentos por otros miembros del CEN y por personas que no pertenezcan al CEN. Te envío unas hojas mimeografiadas donde figuran algunos acuerdos de la Comisión Permanente y los nombres de los Directores de Departamentos que han sido designados hasta ahora.

El CEN eligió una Comisión Permanente compuesta de 7 miembros, de los cuales el presidente y el secretario general, es decir tú y yo, son miembros natos. La CP tiene a su cargo todos los trabajos de dirección del Partido y el CEN se reunirá cada 3 meses para aprobar o desaprobar lo que haya hecho la CP. El CEN podrá suspender cada 6 meses a cualquier miembro de la CP que a su juicio no haya trabajado bien.

Este mismo tipo de organización va a ser llevado a los Comités Municipales, porque estamos viendo en la práctica que facilita enormemente los trabajos del Partido. Los nuevos Estatutos están en elaboración y serán presentados al CEN en el mes de diciembre para su aprobación provisional, pues en última instancia quien deberá aprobarlos será una Convención Nacional.

Mientras tanto estamos organizando los Departamentos. Ya lo está el de Finanzas. En esta semana quedará organizado el de Prensa y Propaganda. El de Educación está trabajando muy bien y Rafaelito te explicará con detalles cómo funciona. Hoy mismo tomará posesión del cargo de Director de la Casa Nacional Bartolomé Moquete Andino, que ya terminó su carrera de abogado.

El Departamento de Finanzas está organizado sobre la base del Centro de Promoción y Recaudación, en el cual tenemos ya 500 contribuyentes fijos, que en el mes de octubre aportaron $1,944 pesos, y las contribuciones que entran por la vía de la presidencia del Partido, que en este mes alcanzaron $3,179,70. Las entradas del Centro, después de descontados los gastos del organismo, se destinan exclusivamente a pagar alquiler, luz, teléfono, agua y empleados de la Casa Nacional y estaciones de radio. Como las entradas por la vía del Centro van aumentando, se le cargarán los gastos del Departamento de Prensa y Propaganda, que al comenzar el mes de diciembre serán de alrededor de $300 pesos. El Departamento de Prensa y Propaganda está siendo organizado para centralizar la elaboración de Tribuna Democrática, el Boletín Interior del Partido, que ya va por el Nº 3, el Boletín para el Exterior, del cual saldrá en diciembre el Nº 2, y el Departamento de Propaganda Visual. Tan pronto esté funcionando este Departamento pasaremos a ampliar el número de estaciones de radio encargadas de trasmitir el programa de Tribuna Democrática, de manera que los gastos de ese Departamento aumentarán rápidamente. Por otra parte, estamos preparándonos para publicar cada 45 días una revista teórica que se llamará Política, teoría y acción. Planteamos crear una economía propia para esa revista.

El Departamento de Educación está sosteniéndose con la venta de los folletos de los cuales hay 9, y en circulación hay 6 números. Te envío 2 colecciones de los 6 para que puedas utilizarlas ahí en las gestiones que hagas para conseguir ayuda. De los fondos que ingresan por la presidencia, el Departamento de Educación consume únicamente el de los pagos mensuales del jeep que hemos adquirido para ella. En cuanto al folleto Nº 1 llamo tu atención hacia el hecho de que los ejemplares que te envío corresponden a la cuarta edición. En total, incluyendo esta última, de los folletos se han tirado 25,000 ejemplares y Tonito [Antonio Abreu Flores] está pensando en aumentar esta última edición en 5,000 ejemplares más, lo cual llevaría a 30,000 ejemplares. Te doy estas cifras para que te des cuenta de la forma en que están ampliándose los círculos de estudios, sobre los cuales podrá darte Rafaelito amplios detalles. La JRD está en proceso de reorganización bajo la dirección de Hatuey. Los nuevos Estatutos fueron aprobados. De acuerdo con ellos, la JRD funciona sobre la existencia de tres organizaciones, que son el FUSD, el FREN y Clubs Culturales y Deportivos. Se trabaja mucho sobre el adiestramiento de los cuadros juveniles, con reuniones mensuales que están dando rendimiento. Muchos de los activistas de la JRD lo son al mismo tiempo del Departamento de Educación, como controles de los Círculos de Estudios. El FUSD se abstuvo en las elecciones de la UASD, pero sigue y seguirá actuando en la UASD y su organización será mejorada ahora que ni tiene funciones en la FED ni en los organismos de cogobierno.

Rafaelito lleva el encargo de hablar contigo acerca de nuestra política de alianza dentro de la Internacional, y hablará contigo también sobre otros aspectos de la vida del Partido. La salida simultánea de Rafaelito hacia Europa y de Castaños Espaillat para América del Sur en momento de gran actividad aquí adentro, y ciertos aspectos de política internacional, indujeron a la Comisión Permanente a no enviar a ningún representante del Partido a la reunión de La Catalina, y así se lo hicimos saber por carta a la CEDAL.

Hay que organizar inmediatamente la campaña internacional denunciado los acuerdos ilegales del Gobierno contra el movimiento obrero y la existencia de exilados dominicanos, y a ti te toca llevar a cabo esa tarea, de tal manera que las protestas se produzcan y sean publicadas aquí. En cuanto al caso de los obreros, hay que tratar de llevarlo al seno mismo de la Organización Internacional de Trabajadores, cuya sede está en Ginebra. Ahí pueden ayudarnos organizaciones sindicales y gobiernos amigos.

Antes de despedirme te recomiendo pedirle a Rafaelito que te dé un informe de carácter personal.

Tus hijos están bien; estamos atendiendo las necesidades escolares de Desiré [Peña Hued] y si la situación se mantiene como está actualmente podrás adelantar tu retorno, punto sobre el cual te escribiré en una próxima ocasión.

Recibe los saludos entusiastas de todos los compañeros y especialmente un abrazo mío.

Juan Bosch

Anexos JB/sam.

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "En el orden político la situación ha cambiado a partir del momento que el Dr. Balaguer propuso al Congreso las llamadas leyes agrarias" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 481-485.)

PARTIDO REVOLUCIONARIO DOMINICANO
COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL
AVENIDA INDEPENDENCIA 87
SANTO DOMINGO, D. N. REPÚBLICA DOMINICANA

10 de abril de 1972.

Querido compadre:

Respondo a la vez a dos cartas tuyas, una del día 8 y otra del día 19 de marzo.

No le entregué a la prensa tu último artículo sobre Jimenes-Grullón. Jimenes-Grullón es un demente, un caso típico de paranoico perseguido-perseguidor, y cada vez que se escribe sobre él lo que se hace es alimentarle su manía persecutoria y estimularlo para que se dedique a inventar toda suerte de mentiras y porquerías para volcarlas sobre uno.

Antes que nada quiero decirte que la Comisión Permanente designó a Hatuey [De Camps] y a Castaños Espaillat para que nos representen en el seminario del Partido Laborista de Israel; y como así se le comunicó oportunamente a ese Partido, has quedado libre de la obligación de responder a su invitación.

Por otras vías había recibido las mismas informaciones que me mandas sobre la persona que tuvo problemas con Lisandro.

En lo que se refiere a los problemas que han surgido de la muerte de El Moreno [Maximiliano Gómez] y del asesinato de Miriam [Pinedo] debo decirte que al escribir tú sobre ese asunto dando tus opiniones quedamos nosotros de hecho tomando partido en un asunto del cual debimos mantenernos separados porque en algún momento nos hubiera podido convenir tomar una posición como Partido, cosa que ya no podremos hacer porque si esa posible posición no fuere la misma que has adoptado, tendríamos que desautorizarte. De todas maneras este asunto es un episodio muy feo, y en episodios de esa naturaleza vale más no tener ninguna clase de intervención. Creo que no hiciste bien al decir públicamente, en un artículo que publicó El Nacional, que te habían detenido en París para interrogarte sobre la muerte de Miriam Pinedo, porque al decirlo tú das pie para que mucha gente, especialmente nuestros enemigos, que no se dan cuenta de la profesionalidad de la policía europea, piensen que el PRD no tiene ningún prestigio en Europa, puesto que se le hace preso al Secretario General relacionándolo, en una o en otra forma, con un hecho tan penoso.

Hatuey se ha ocupado con vivísimo interés del problema de los hijos de tu hermano. Lo cierto es que yo estuve cinco meses enfermo; que hubo que hacerme cinco intervenciones quirúrgicas en la boca y que mi capacidad de trabajo durante el tiempo de mi quebranto descendió grandemente y tenía que dedicarle la poca que me quedaba a la dirección del Partido, que se hallaba entonces en medio de un proceso de reorganización muy intenso desde el punto de vista político. En realidad yo no conocía los nexos que había entre tu hermano de crianza y tú. Recuerdo vagamente que Domingo [Peña] llamó a Cabrerita [Octavio Cabrera] para decirle algo, pero el propio Cabrerita quedó en las nubes con lo que le dijo Domingo. De todos modos el problema de los hijos de tu hermano está arreglándose, y eso no debe preocuparte más, por lo menos con la intensidad con que ha estado preocupándote hasta ahora. Por otra parte yo estoy ya en salud, la mayoría de los dirigentes nacionales del Partido conocen ya el caso de tu familia y cualquier cosa nueva que sucediera sería enfrentada con conocimiento de causa.

Ahora vamos al informe político.

1- El Partido está caminando francamente por la vía de la reorganización. Anteayer sábado celebramos la Segunda Reunión Ordinaria del Comité Ejecutivo Nacional, que se reúne ahora ordinariamente cada tres meses para oír los informes de la Comisión Permanente y de los Departamentos Nacionales y de manera extraordinaria cuando lo demanden las circunstancias. Desde que entraron en vigor los nuevos Estatutos ha habido dos reuniones ordinarias y una extraordinaria; esta última tuvo lugar el 15 de marzo a petición de la Comisión Permanente y su finalidad fue estudiar las leyes propuestas al Congreso el 27 de febrero por el Dr. Balaguer.

Al comenzar la reunión de anteayer les dije a los compañeros del CEN que en mi opinión hasta ese momento había durado la etapa de acumulación de esfuerzos para la reorganización del Partido y comenzaba una nueva etapa, cuyos primeros resultados se verán en la próxima reunión ordinaria llamada a tener lugar al comenzar el mes de julio. El método de trabajo que vamos a seguir nos permitirá entregar a cada miembro del Comité Ejecutivo, por lo menos 15 días antes de cada reunión ordinaria, el mensaje de la Comisión Permanente y los informes de los Departamentos, a fin de que los miembros del CEN estudien el mensaje y los informes y vengan a las reuniones ordinarias preparados para discutir cualquier punto de ellos, para pedir detalles sobre los aspectos que le interesan o para aprobar lo que haya hecho a plena conciencia.

La reunión del sábado pasado duró todo el día, hasta las 7 de la noche, excepto, desde luego, el tiempo para la comida del mediodía, y se presentaron muy buenos informes, entre los cuales se destacan el del Departamento Sindical, que está bajo la dirección de Félix Alburquerque, el del Departamento de Cultura y Educación, que está bajo la dirección de Tonito Abreu, el del Departamento de Asistencia Social, dirigido por Ofelia Cáceres, el del Consejo Nacional de Disciplina, que preside Bienvenido Mejía y Mejía. Los miembros del CEN, entre los cuales sólo faltaron dos, que presentaron excusa, salieron muy satisfechos de la reunión. Es evidente, a los ojos de todos los que están trabajando en el Partido, que el PRD avanza rápidamente por el camino de la organización y me atrevo a decirte que cuando llegues al país vas a encontrar una fuerza organizada, condición absolutamente necesaria para que el trabajo de un líder como tú se aproveche de manera consciente y no se pierda como el agua que se va saliendo gota a gota de las tuberías.

2- En el orden político la situación ha cambiado a partir del momento que el Dr. Balaguer propuso al Congreso las llamadas leyes agrarias. Hasta ese momento no se habían presentado en primer plano las contradicciones que había en el seno del Frente Oligárquico. Por ejemplo, los arroceros, típicos burgueses agrarios, que producen en el país para el consumo nacional, figuraban en el Frente Oligárquico como si fueran oligarcas porque no tenían conciencia de clase. Esto último se debía al hecho de que es un grupo pequeño y de formación muy reciente. Pero las leyes del Dr. Balaguer hicieron que esa burguesía agraria tomara conciencia de clase y nosotros nos encargamos de que al tomar conciencia se dieran cuenta de que a ellos se les prohibía disponer de tierras mientras se les daba el derecho de tenerlas a los americanos de las Gulf and Western. Así pues, por primera vez durante el régimen del Dr. Balaguer, el Frente Oligárquico quedó roto, y la unidad que había entre los que apoyaban al Dr. Balaguer quedó en consecuencia también rota. Las partes rotas no van a soldarse de nuevo ni aunque el Dr. Balaguer diera marcha atrás, y como es natural, esa ruptura ha dado origen a un proceso de lucha dentro del Frente Oligárquico. ¿Cuánto tiempo tardará ese proceso en desarrollarse hasta sus últimas consecuencias y qué formas tomará su desarrollo? No sabemos, pero precisamente nuestra función consiste en estudiar el curso de los acontecimientos y adaptarnos a las circunstancias que ellos generen. Por una serie de razones que seguramente verás sin que sea necesario mencionártelas, entiendo que el desarrollo del proceso se cumplirá a más tardar en 2 años, si bien puede cumplirse también en pocos meses.

Las perspectivas de la lucha se presentan ahora, en mi opinión, con aspectos que no tenían hace 2 meses, y dentro de esas nuevas perspectivas se cumplen mejor los fines de la organización y la educación del Partido, y en consecuencia apretamos las clavijas en estas dos últimas tareas. Tenemos fallas en algunos puntos; por ejemplo, está haciendo falta material humano para trabajar en el campo de la juventud y en el agrario, y siempre nos hace falta dinero, a pesar de todo lo que hemos progresado en este último sentido.

Los ataques del PCD tienen su razón de ser en problemas internos de ese grupo, que de algún tiempo para acá viene adoptando posiciones beligerantes frente a nosotros. Esas posiciones lo han llevado a ofrecer su respaldo a las leyes agrarias del Dr. Balaguer. Al mismo tiempo que coincide con el MPD en su consigna de lanzar a los campesinos a la toma de tierras, respalda al Dr. Balaguer, con lo cual hace dos políticas opuestas y simultáneas. Desde luego, ni el PCD ni el MPD vieron con claridad y a tiempo que al romper el Frente Oligárquico el Dr. Balaguer determinaba un cambio en las fuerzas con las cuales tendría que luchar. Ese cambio pasaba a ser de cuantitativo (las masas campesinas sin tierra) a cualitativo (los arroceros y terratenientes), y los últimos están llamados a ser, en los momentos actuales, políticamente mucho más efectivos que los primeros, aunque desde luego, pasado el episodio presente, la cantidad volvería a ser más importante que la calidad. No vale la pena, pues, que te dediques a responderle al PCD. Lo importante ahora es que aproveches los 3 ó 4 meses que tienes por delante para terminar tus estudios.

Creo que ya es tiempo de que fijes una fecha para tu retorno. Ese retorno debe hacerse también vía New York; primero, porque políticamente conviene que vengas desde esa ciudad, y segundo para que puedas detenerte el tiempo que sea necesario para realizar cualquier trabajo de ajuste en las seccionales del Partido en los Estados Unidos.

Ten la bondad de mandarnos libros o artículos de nivel teórico, en la lengua que sea, pues los necesitaremos para la revista Política, cuyo primer número saldrá, como te dije, a fines de este mes o a más tardar en la primera semana de mayo. Los compañeros suecos han cumplido la oferta de ayudarnos en esto y te mando una carta para ellos que te pido echar en el correo inmediatamente.

Doña Carmen, Barbarita y Patricio te mandan un abrazo familiar y todos los dirigentes del Partido, que preguntan constantemente por ti, me encargan saludarte con su probado afecto.

De mi parte, un abrazo paternal

Juan Bosch

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Estamos aprovechando la situación de tranquilidad superficial para aplicar los nuevos estatutos del Partido en todo el país" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 492-493.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R. D.
14 de junio de 1972.

Señor
Dr. José Francisco Peña Gómez
París.

Querido compadre y compañero:

Al dictar esta carta ignoro si podrá entregártela personalmente la persona que la lleva, que es Rafaelito Alburquerque. Rafaelito va a participar en reuniones de la Juventud del Partido Sueco, de la IUYS y de la Internacional Socialista. Esas reuniones tendrán lugar en diferentes ciudades de Europa, y quizás él no disponga de tiempo para detenerse uno o dos días en París o en La Haya, uno de los dos puntos donde podría encontrarte. Sin embargo le recomendaré que haga lo posible por reunirse contigo para que pueda explicarte cuál es en estos momentos la situación política nacional.

En esa situación hay una cosa que se ve y otra que no se ve. La que se ve es la casi total desaparición del clima de terror que estábamos viviendo hasta octubre del año pasado. De vez en cuando hay un atentado a un policía, un maltrato a un joven del Pueblo o un destierro de los que entran en la modalidad que tú no conoces: la expulsión convenida entre los familiares de un perseguido y el gobierno. Pero en términos generales podemos decir que hay tranquilidad, si la situación se compara con la que había hace 8 meses. En cuanto a la que no se ve, de eso tiene que hablarte Rafaelito, y de ahí la conveniencia de que te encuentre.

Estamos aprovechando la situación de tranquilidad superficial para aplicar los nuevos estatutos del Partido en todo el país. Esto es un trabajo que está dando muchos resultados y del cual nos sentimos todos satisfechos sin falsa modestia. La Comisión Permanente echó la responsabilidad de la reorganización en los hombros de Tonito Abreu. Gilberto Martínez, titular del Departamento y Norge Botello, que era el principal de sus ayudantes, renunciaron a seguir trabajando en la reorganización porque se presentó un conflicto doctrinal y ellos ni llegaron a comprender cuál es la filosofía de la reorganización, y si se quiere, tampoco llegaron a comprender el paso táctico que significa la reorganización en un proceso de clarificación ideológica tan serio como el que está dándose en el Partido. Debo decirte, sin embargo, que la disparidad de puntos de vista no ha significado en absoluto la menor ruptura con esos compañeros; y debo decirte también que el hecho de que se produzcan disparidades y actitudes como la que acabo de explicarte son un indicio elocuente del desarrollo del Partido.

Rafaelito lleva un ejemplar del nuevo número de la revista Política. El Nº 3 está ya en prensa. En el Nº 2 hubo que aumentar la tirada en 500 ejemplares y es probable que tengamos que aumentar la tirada en el Nº 3.

El FUSD está organizándose sobre bases inmejorables. En este momento está haciéndose una tirada de 30 mil folletos con un Proyecto de Declaración de Principios del FUSD, que es un documento redactado de arriba abajo por la nueva dirección de ese grupo y del cual tiene que sentirse orgulloso nuestro Partido.

Al mismo tiempo que Rafaelito sale para Europa, salen para New York, vía Puerto Rico, Franklin Almeyda y Ada Balcácer, que van a tratar de solucionar los problemas provocados en el Comité Central de Estados Unidos por la renuncia de Pircilio Peña. De paso, Franklin y Ada harán un alto en Puerto Rico y probablemente lo hagan de nuevo a su retorno.

En términos generales veo la situación del Partido muy buena y estoy seguro de que mejorará más todavía de aquí a tu retorno.

Muchos recuerdos de Angelita [Bosch Gaviño], Milagros [Ortiz Bosch], Joaquín [Basanta], doña Carmen, Patricio [Bosch Quidiello], Barbarita [Bosch Quidiello]; muchos abrazos de todos tus compañeros, que están constantemente echándote de menos, y el mayor afecto mío.

Juan Bosch

JB/sam.

Ir Arriba



.- Carta a José Francisco Peña Gómez. "Lo que está destruyendo moralmente a este país, desde el punto de vista político, es la corrupción" (DESPRADEL CABRAL, Alberto, 18 cartas de Juan Bosch a José Francisco Peña Gómez 1970-1972, Santo Domingo, Editora Manatí, 2009, pp. 499-500.)

Juan Bosch
Santo Domingo, R.D.
2 de agosto 1972.

Mí querido compadre y compañero:

Espero la segunda parte de tu carta-informe del 22 de junio para poner la totalidad en manos de la Comisión Permanente. Sin embargo debo decir que en términos generales la situación de terror que vivíamos aquí ha quedado disipada. En los últimos nueve meses la vida política ha sido casi normal. Ha habido y sigue habiendo abuso de poder; hay a menudo atropellos de parte de militares y policías contra partidos y personas; hay algún que otro crimen, pero ya no con las proporciones y la intensidad de antes.

En cambio, lo que está destruyendo moralmente a este país, desde el punto de vista político, es la corrupción. Balaguer está comprando a todo el mundo, pagando lo que se le pida, para asegurase una nueva reelección, y está convirtiendo cada día más a los cuerpos armados en agentes de su mísera política. Al mismo tiempo, desde luego, va aumentando la penetración, en los círculos y en las masas no balagueristas, de que algo hay que hacer para ponerle fin al estado de relajo general en que estamos viviendo; y debido a su peso en la vida nacional, el PRD acabará convirtiéndose en el centro de atención de esos círculos. El proceso podría precipitarse, y me refiero al proceso que convertiría al PRD en centro vital de tan gran movimiento antibalaguerista.

Todavía nosotros no hemos terminado nuestra reorganización. Va muy de prisa, es verdad, pero necesitamos de dos a tres meses para terminar la primera etapa, que es la de reorganizar todos los comités municipales y de zona; luego vendría la segunda, que sería la de la reorganización de los comités de base. Mientras tanto —eso sí— hemos logrado importantes avances en la organización de los Departamentos, especialmente en Organización, Finanzas, Educación, Sindical, Asistencia Social, Juvenil, Legal y ahora vamos a formar un gran aparato de propaganda que va a integrar Tribuna Democrática, el Boletín Interno, el Boletín Externo, Política (que son los medios que usamos ahora) con una sección de propaganda visual y otra de volantes; además teatro, oratoria, etc. El Partido, pues, va a estar en poco tiempo en condiciones de hacerle frente a cualquier eventualidad política.

Ahora bien, el esfuerzo hecho para llevar al Partido a donde está ha sido muy costoso para mí, me ha costado mucha energía, y en una edad en que la energía gastada no se repone. Además, ahora vamos a entrar en una etapa de actividad que será muy dura, y no creo que yo pueda seguir llevando acabo las distintas tareas que realizo y agregarles además, las que vendrán. Por esas razones creo que debes prepararte para estar aquí en dos meses más, a más tardar en dos meses y medio, y no después; y te digo con tiempo para que te prepares mentalmente.

Al retornar hazlo vía New York, a fin de que puedas resolver cualquier problema político que pueda haber allí. Deberás pasarte también uno o dos (o tres) días en Puerto Rico. Tu estancia en New York y en Puerto Rico nos serviría para crear aquí el clima de tu regreso. ¿Entendido?

Muchos cariños para Michelle [Massiso] y su familia y recuerdos calurosos de doña Carmen [Quidiello de Bosch], Bárbara [Bosch Quidiello] y Patricio [Bosch Quidiello].

Para ti, todos los sentimientos de tu compañero y compadre

Juan Bosch

Ir Arriba