«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

8 de mayo de 2000

Ni Balaguer, ni Hipólito, ni Danilo

Un certamen electoral sin alternativas saludables. La realidad política del PLD para los comicios del próximo 16 es totalmente diferente a la que le impregnó Juan Bosch, y que exhibió mientras fue presidido por él en plenitud de sus facultades. El evento electoral que iniciará con la primera vuelta del martes 16 no ofrece muchas alternativas


Transcripción editada de una intervención en la radio...

Comunicarles a los que nos escuchan lo que nos trae hoy al programa (Echando Pa'lante, QBS) será sumamente sencillo, partiendo de varios artículos que previamente hemos publicado y, específicamente, en lo que respecta al tema, a los que aparecieron desde marzo de 1996, o sea, desde antes de la primera vuelta de las elecciones del 16 de mayo, elecciones estas que engendraron el “Frente Patriótico”.

En el artículo “PLD: Historia y Política”, del 31 de marzo de 1996, decíamos, en alusión a la votación obtenida por el PLD en los comicios de 1986, lo siguiente: “El peledeísmo se va convirtiendo en un símbolo de prestigio que lamentablemente alienta el populismo. Las ambiciones desmedidas se acercan en forma de personas, llevándose de encuentro la desconfianza que debía asimilar todo peledeísta”.