«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

22 de mayo de 2013

Rafael Fernández Domínguez y Arlette Fernández: unión para la historia

Rafael Fernández Domínguez y Arlette Fernández: unión ejemplar de coraje, entrega, dedicación y compromiso con la patria. Él: Soldado del Pueblo y Militar de la Libertad. Ella: esposa y madre ejemplar; luchadora incansable; amiga fiel; valiosa y solidaria mujer de atributos morales que la convierten en paradigma nacional


Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez

Prócer [Eminente, elevado, alto. Persona de la primera distinción o constituida en alta dignidad...].

Héroe [Varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes. Hombre que lleva a cabo una acción heroica...].

Mártir [Persona que muere en defensa de sus convicciones o causas...].

Padre de la Patria [Término usado para rendir el mayor homenaje posible a una figura histórica... Suele ser un líder considerado clave, cuya biografía se mitifica para convertirla en fuente de inspiración patriótica, intensificando sus rasgos simbólicos, heroicos y de autoridad, tanto política como moral...].

5 de mayo de 2013

A Juan Bosch hay que desgarrapatizarlo

A Bosch hay que desgarrapatizarlo de Leonel, leonelistas y demás yerbas. No se puede seguir permitiendo a los corruptos del PLD el uso de la figura de Juan Bosch, "el moralista problemático", como lo definiera Andrés L. Mateo


La historia no puede llevar dos hombres tan opuestos, tan diferentes... tan encontrados, al mismo lugar. O Juan Bosch es un charlatán y un sinvergüenza, o lo es Leonel Fernández. Quien escribe, como dueño absoluto de estas palabras, tiene su opinión: el charlatán, sinvergüenza, corrupto, indolente y cínico lo es Leonel Fernández; no se puede seguir permitiendo a los corruptos del PLD el uso de la figura de Juan Bosch, "el moralista problemático", como lo definiera Andrés L. Mateo. No se puede ser ladrón y boschista al mismo tiempo; tampoco boschista y sinvergüenza; menos indolente y boschista... y mucho menos boschista y descarado.

Por un lado Juan Bosch y sus principios, postulados, comportamientos, actitudes y posiciones, y por el otro la falsedad, la actuación, la corrupción y la inmoralidad. Saque el lector sus conclusiones.