«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

18 de agosto de 2013

¿Miguel Tejada o Leonel Fernández?

¿Merece Miguel Tejada que lo sacrifiquemos cuando otros son prioritarios? ¿Debemos sacrificar a quien nos brindó tanta alegría? ¿Debemos atravesar con la espada a quien se entregó en cuerpo y alma por defender los colores de la patria? ¡No!


Este no es solamente el mal ejemplo de Sammy Sosa, como titulara un medio digital dominicano; es el mal ejemplo de toda una sociedad... Es el mal ejemplo de sus gobernantes (Leonel Fernández, Hipólito Mejía, Joaquín Balaguer y Salvador Jorge Blanco son los mejores "baluartes" en la reciente vida republicana), que han hecho del erario fuente de enriquecimiento ilícito y acelerado; del poder, instrumento para obtener todo con el menor esfuerzo y el mínimo sacrificio, hurtando las pertenencias del pueblo y traficando con la influencia del cargo; de la voluntad del pueblo, lo que se les ha antojado, incluso asesinando adversarios por sus ideas...

Es el mal ejemplo de sus gobernados: ignorantes, despreocupados, permisivos, pendejos, serviles... "atributos" propios de una estructura social típica de la baja pequeña burguesía en la que prima el escalamiento de capas a como dé lugar, sin importar las barbaries a cometer en la consecución de metas...

4 de agosto de 2013

Lo que no le perdonamos a Hugo Chávez

Los intentos de la oligarquía en obstaculizar los gobiernos revolucionarios. La estafa dominicana. ¿Qué no le perdonamos a Chávez sobre el simulador, charlatán, cobarde, cínico e indolente que se hace llamar Leonel Fernández? Que cada quien lo exprese con sus propias palabras. Sería un buen ejercicio de indignación ante tanta desvergüenza...


Experiencia latinoamericana...

Sobre el caso chileno, «el golpe de Estado acaecido el 11 de septiembre de 1973 fue una acción militar llevada a cabo por los Carabineros y las Fuerzas Armadas para derrocar al presidente socialista Salvador Allende y al gobierno de la Unidad Popular. Los militares contaron con el apoyo de la "derecha política", un sector demócrata cristiano, la burguesía y la iglesia católica. Hubo influencia por parte de grupos internacionales de poder, íconos del frente oligárquico, dentro de los que destacaron el presidente y vicepresidente de los Estados Unidos -Richard Nixon y Gerald Ford-, George H. W. Bush