«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

12 de enero de 2020

Estados Unidos tiene atiborrado al mundo con sus mentiras y desafueros

Irán, luego de bombardear las bases militares de EE. UU., estaba a la espera de un ataque. El Tor M-1, originalmente desarrollado por la Unión Soviética, fue el misil usado en el derribo, por error, del avión de la línea aérea ucraniana que transportaba 176 pasajeros (incluida la tripulación); es arma defensiva contra ataques aéreos y fue usada por la defensa iraní cuando confundió al Boeing de pasajeros con un avión militar del Pentágono...


El primero de enero de este año, ante lo que estaba sucediendo en la embajada norteamericana en Irak, habíamos publicado por Facebook una conversación entre Mafalda y su padre:
“Mafalda:
-¿Se han acabado el hambre y la pobreza en el mundo? ¿Se suprimieron las armas nucleares? ¿Sí?

“Su papá:
-Esteee... Bueno, creo que no hijita.

“Mafalda:
-¡¿Y entonces para qué cuernos cambiamos de año?!”

Donald Trump, el desquiciado que gobierna la nación más poderosa del mundo, culpaba a Irán, bajo una enfermiza obsesión por asolar el país y ultimar cientos de miles de sus ciudadanos, de las protestas que estaban montando los iraquíes en la sede de la representación del Pentágono

5 de enero de 2020

Estados Unidos: la peor plaga que ha conocido la humanidad

Donald Trump había expresado que Barack Obama empezaría una guerra con Irán porque no tenía habilidad para negociar. "Es débil e ineficaz. Atacará Irán en algún momento porque piensa que es la única manera de ser elegido". El asesinato de Qasem Soleimani, "mártir viviente de la revolución", es una muestra más que fehaciente de que al establishment y al pueblo norteamericano poco interesan las vidas de los demás seres humanos


Acabábamos de ver la serie documental «Nisman: El Fiscal, la Presidenta y el Espía», que Netflix había puesto recientemente en cartelera. Recordamos que en las redes sociales habíamos publicado nuestro parecer acerca del asesinato del fiscal Alberto Nisman, quien tenía a su cargo resolver el caso de la bomba que explotó en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en Buenos Aires, y que dejó un saldo de más de 80 personas muertas, un significativo número de heridas y cuantiosas pérdidas materiales.

Decidimos hacer un comentario en Facebook, insertando el que habíamos hecho dos días después de haberse encontrado en el baño de su departamento, ubicado en el edificio Torre Boulevard del complejo Torres Le Parc, en el barrio de Puerto Madero (uno de los lugares más exclusivos de Buenos Aires), el cadáver de Nisman. Decíamos, y citamos: