«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]
Ing. Nemen Hazim
Graduado Magna Cum Laude (MCL) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD - 28/10/1977). Estudios complementarios en Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Argentina y Uruguay. En República Dominicana fue Ayudante de Profesor en la UASD; Director de las Escuelas de Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Mecánica y profesor en la Universidad Central del Este (UCE); y Gerente de Turbinas de Gas y Motores Diésel en la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE). En Puerto Rico fue Encargado de Proyectos en Caribbean Electrical Industrial Services Corporation (CEISCO) y Co-dueño de la empresa Ingeniería Eléctrica y Mecánica (INGELMEC)...

Pulse si desea escuchar música relajante de fondo...

sábado, junio 01, 2013

República Dominicana: tarea inconclusa

La descabellada actuación de Leonel Fernández: presidente por doce años, cometió los desmanes más grandes contra una sociedad que quería ver culminar el hambre, el atraso, la corrupción, la ignorancia, la falta de institucionalidad, la inmoralidad, etc. Previendo lo que podría sucederle, dejó atados todos los cabos para evitar rendir cuentas ante la justicia


La etapa inconclusa de la Independencia.

Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, los tres principales líderes de la gesta independentista dominicana, nunca lograron ver concluidas las metas que se habían propuesto: pan, trabajo, soberanía, paz, justicia social y felicidad para el pueblo al que le otorgaron identidad propia.

Habiendo sido los diseñadores y principales ejecutores de tan enorme tarea, fueron aniquilados como cucarachas: Duarte, enviado al exilio por Pedro Santana -el más grande traidor que conoce la historia-, murió de inanición en las selvas venezolanas; Sánchez, también deportado por Santana, y quien había ingresado al país para luchar contra la anexión a España proclamada por el mismo traidor, fue fusilado en San Juan de la Maguana; y Mella, encargado de organizar las tropas restauradoras contra la anexión, muere en la pobreza extrema a la que había sido llevado por el propio general Pedro Santana cuando el Padre de la Patria lo abandonó en su repugnante tarea de anexar “la soberana nación dominicana”.