«Me puse al lado de los indios y me derrotaron. Me puse al lado de los negros y me derrotaron. Me puse al lado de los campesinos y me derrotaron. Me puse al lado de los obreros y me derrotaron. Pero nunca me puse al lado de los que me vencieron. ¡Esa es mi victoria!» [Darcy Ribeiro, intelectual y político brasileño]

19 de diciembre de 2018

Siria y la "intervención democrática" de la maquinaria de guerra norteamericana

Cómo "la paz y la democracia" norteamericanas han demolido a Siria. Estados Unidos pretende controlar Siria para extender los gasoductos que atraviesan Europa, desde el Golfo Pérsico, y así prescindir del gas de Rusia y debilitar su economía


Esta imagen, por sí sola, demuestra la realidad de la
participación norteamericana en Siria...
El año 2011 marcará para siempre un antes y un después en la historia de Siria. Ese año comenzó una guerra patrocinada por los "prodigios imperiales de la libertad y el cambio" con el fin de arruinar un país abierto, plural, desarrollado y totalmente ajeno a influencias extrañas. Alepo, que era el centro económico y político del país, con su casco antiguo declarado Patrimonio de la Humanidad, ha sido devastada. La mayoría de sus habitantes ha huido a otros lugares y el comercio prácticamente ha sido anulado. Damasco, la capital, ha sufrido ataques con armas asoladoras y mortales, sobre todo las áreas de mayor concentración demográfica. Homs, que era la tercera ciudad en importancia del país, ha sido destruida; muchos de sus habitantes han sido asesinados y la mayoría ha huido. Otras pequeñas urbes han sido íntegramente erradicadas. Las riquezas culturales y arquitectónicas han sido arrasadas y difícilmente puedan recuperarse. De lograrse una paz duradera, Siria tardaría más de cinco lustros en superar los daños causados por una cruzada en la que los bandos internos han sido armados y azuzados por Estados Unidos y el Reino Unido.

Según Abdulá Dardari, consejero principal del Banco Mundial para la reconstrucción de Oriente Medio y el Norte de África, "Siria, antes del comienzo del conflicto en 2011, estaba cerca de pasar de ser un país con ingresos por debajo de la media a uno por encima...".