3 de marzo de 2013

¿Por qué 40 años después?

Ni héroes, ni mártires, ni próceres escapan a la furia de la deformación social. ¿Por qué el señor Gautreaux Piñeiro -que estuvo siempre al lado de los dos más grandes líderes políticos que ha tenido el país-, cuarenta años después, acude a la mentira?



“Francis vendrá algún día y lo hará de madrugada, y si no estamos preparados para cuando eso ocurra, nos matarán. Así que ponte a preparar un plan de contingencia para que el doctor Peña Gómez y yo podamos entrar en la clandestinidad cuando sea preciso”, le diría Juan Bosch a Antonio Abreu Flores (Toñito), secretario de Organización del PRD para los primeros años de la década de los setenta, por información previa que le había suministrado Eberto (o Heberto) Lalane José [Eberto, según Hamlet Hermann; Heberto según Miguel Franjul y Claudio Caamaño (Sergio, nombre de guerrillero)], quien pasaría a ser, para la expedición de 1973, el hombre de confianza del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó (Román, nombre de guerrillero).

La información le había sido suministrada al profesor Juan Bosch, durante su estadía en Europa, en julio de 1968, por Lalane José (Eugenio, nombre de guerrillero), en tarea que le había sido encomendada por el propio Caamaño, por lo que transcurrieron cerca de cinco años para que se materializara la expedición de Caracoles, como llama el pueblo dominicano a la guerrilla que ingresó al país durante los primeros días del mes de febrero de 1973.
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más