2 de junio de 2016

Antonio Imbert: héroe, golpista y traidor

Juan Tomás Díaz fue el organizador del grupo para sacar a Trujillo del poder; Antonio de la Maza el que planteó matarlo. En los ensayos con vehículos realizados a mediados de mayo Antonio Imbert Barreras no participó. El 30 de mayo era el conductor del automóvil que perseguía el de Trujillo



[Nota: ¿Barreras o Barrera?]

La prensa dominicana ha publicado -en todos los medios que le dan sustancia, no sólo en las letrinas sino también en los que, fingiendo agendas vanguardistas, aspiran alcanzar esa valoración-, un documento que Antonio Imbert Barreras, primero héroe, después golpista y finalmente traidor, escribió porque "no sabía cuál sería el final que le depararía Dios Nuestro Señor" por haber participado en la conjura que acabó con la vida del tirano Rafael Trujillo.

El escrito es tan poco original que no aporta nada nuevo a lo que ya se conocía. Muerto su autor, único de los conjurados que permanecía vivo, el estéril legado se convierte en un acto calculado que sólo busca el reconocimiento de un liderato que no tuvo. El general Juan Tomás Díaz fue “el motor y organizador de esos hombres”, pero el primero del grupo en proponerse matar a Trujillo fue Antonio de la Maza, que se había planteado “eliminarlo en el hipódromo, al que el dictador asistía regularmente”. Antonio Imbert Barreras fue de los últimos en ingresar al grupo y lo hizo en marzo de 1961, a dos meses de que se materializara el hecho.
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más