18 de junio de 2016

Danilo Medina: bravucón con la OEA y arrodillado ante el imperio

RD$57.5 millones (más de un millón de dólares) invirtió el gobierno dominicano para que la OEA se disculpara por un crimen que no cometió



El presidente dominicano no se debe atosigar. Sus asesores deben tener presente que pensar y actuar correctamente son virtudes ajenas a él. Hay que ser muy sinvergüenza para buscar pose de patriota con un discurso de nacionalismo barato, reclamando que la OEA pida perdón por validar la invasión de Estados Unidos a República Dominicana en 1965 cuando hace apenas horas había decretado tres días de duelo por la muerte de Antonio Imbert, el traidor que por orden del imperio se prestó a derrocar a Bosch y que dos años más tarde sería hecho presidente, por las tropas invasoras yanquis, de la facción entreguista contra la que luchó Caamaño.

«El canciller dominicano insistió en la solicitud a la Organización de Estados Americanos (OEA) de pedir disculpas al país a través de una resolución por el apoyo brindado a Estados Unidos en la invasión ocurrida en 1965. “Se hace necesario para el pueblo dominicano cerrar este capítulo y muy bien le corresponde a la OEA colaborar en este sentido...”».

Las palabras de Danilo Medina y su canciller son simulación, teatro y bravuconería de barrio, recursos con los que el peledeísmo perverso mancilla la dignidad del pueblo dominicano.
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más