2 de mayo de 2017

Fuera de la vida nacional los que ultrajan a nuestros grandes hombres

Rafael Tomás Fernández Domínguez es un prócer de la patria. Nuestros próceres merecen respeto; si no se frenan las calumnias, Duarte, Sánchez, Mella y Luperón serán los próximos



El miércoles 26 de abril del corriente año recibimos un correo de doña Arlette Fernández, viuda del coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, prócer de la patria, con el que nos ponía al tanto de unas declaraciones que hiciera Bonaparte Gautreaux Piñeyro acerca del encargo que tenía el coronel al pisar suelo dominicano. "Vino al país, en medio de la revolución, enviado por el entonces presidente de Estados Unidos, Lindon B. Jhonson (sic)... Cuando llegó a la zona constitucionalista Fernández Domínguez le informó a Caamaño que venía con la encomienda de Juan Bosch de que se rindieran y se alojaran en la Catedral, porque los norteamericanos no iban a volar ese patrimonio de la humanidad", diría.

El poder judicial no existe en República Dominicana

¿Poder judicial dónde? La dominicana no es una sociedad normal; es corrupta hasta los tuétanos, y esto es lo que hay que corregir. Debemos luchar por el establecimiento de un mecanismo funcional que permita llevar a las cárceles a los cuatreros que han hecho profesión saqueando al Estado



Ayer, 1 de mayo de 2017, formulamos en Facebook, preocupados por la impunidad que impera en la República Dominicana, la siguiente pregunta: ¿Por qué razón los jueces no se eligen en elecciones generales? Desde la formulación de la misma visualizábamos las respuestas en el orden que confiere una sociedad ideal, que, en nuestro caso, vendría a ser una utopía. No esperábamos, por eso, planteamientos fuera de la retórica convencional.

Un abogado amigo publicó un comentario con el que explica, de manera muy convincente, por qué no pueden los magistrados ser seleccionados en procesos electivos, pero el planteamiento se ajusta perfectamente a sociedades avanzadas o civilizadas, no a la dominicana; a Suiza o Inglaterra, no a la muy correctamente catalogada república bananera.

Este es el comentario: «El espíritu de las leyes busca la independencia del Poder Judicial, ya que, si los jueces resultaren electos en un certamen electoral, cada partido tendría una representación similar a la que hoy muestra el Poder Legislativo, y se haría imposible la implementación de un sistema de justicia pulcro y transparente. El Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) se creó con la finalidad de lograr un Poder Judicial "lo más independiente posible". La forma de elegir a los magistrados es representativa». Fin de las comillas españolas que encierran sus palabras, editadas por nosotros.
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más