17 de octubre de 2013

El problema haitiano y la carta de Juan Bosch

El Tribunal Constitucional y su desgraciada sentencia. Interpretación a una carta escrita por Juan Bosch en 1943 a la que, si le diéramos el valor que de frente a las circunstancias actuales no tiene, tendríamos que contrastarla con las palabras de Eugenio María de Hostos, la persona que más admiraría el profesor Bosch en toda su vida



Para los que quieren usar una carta de Juan Bosch como instrumento de vanguardia en favor del “problema haitiano”, queremos señalar que esa interpretación no encaja dentro del contexto que la realidad actual ofrece (Juan Bosch, Haití y la República Dominicana: una carta histórica).

Juan Bosch escribió la carta, el 14 de junio de 1943, a sus amigos Emilio Rodríguez Demorizi, Héctor Incháustegui y Ramón Marrero Aristy, casi seis años después de la matanza de cerca de 30 mil haitianos por parte de Rafael Leónidas Trujillo Molina. Estaba muy reciente en la memoria del más ilustre de los dominicanos del siglo XX tan horripilante y despreciable ejercicio criminal, por lo que era comprensible que para la fecha se expresara, con relación al “problema haitiano”, como lo hiciera en la carta que muchos quieren hoy enarbolar como símbolo del pro haitianismo.

En todo el desarrollo de la carta, el fundador de los dos partidos políticos mayoritarios en la República Dominicana no habla de que la república instalada en la parte este de la isla de Santo Domingo deba cargar con el pueblo haitiano; de manera muy precisa clama porque luchemos por él, y enfatiza que en "los hombres del pueblo en ambos países hay un interés común –el de lograr sus libertades para tener acceso al bienestar que todo hijo de mujer merece y necesita-...".
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más