Este sitio usa cookies, propias y de terceros, que servirán para definir con más propiedad las estadísticas y el contenido de la página.
Al continuar la navegación está aceptando las mismas. OK Más información
Derechos de autor: Ing. Nemen Hazim Bassa. Imágenes del tema de Storman. Con tecnología de Blogger.

miércoles, 20 de julio de 2022

Cómo se convirtieron en tiranos, una serie documental de Netflix que retrata de cuerpo entero al tirano mayor - [ VII ] Hegemonía: monstruos y terrorismo de Estado del imperio del mal (1ra parte)...

Rambo III: "Esta película está dedicada al pueblo valiente de Afganistán". ¿Quiénes fueron esos "valientes" que enfrentaron a la URSS? ¿A quiénes se refería el presidente Reagan cuando dijo «Ver los valientes afganos luchadores por la libertad contra modernos arsenales "con simples armas de mano" es una inspiración para aquellos que aman la libertad»? Es tanto el engaño envuelto en todo desafuero emprendido por el tirano mayor que llega un momento en que no encuentra cómo desenmarañarlo. Realmente, la película está dedicada a los "valientes combatientes muyahidines de Afganistán", esos querubines que tumbaron las Torres Gemelas, destruyeron parte del Pentágono, poco les faltó para arrasar con la Casa Blanca y arrebataron la vida a más de 3 mil inocentes


Caída de la URSS e inicio del período hegemónico. La tiranía mayor: sus monstruos y el terrorismo de Estado - 1ra parte...

Foto de cuando Ronald Reagan recibió a líderes muyahidines, los "combatientes de la libertad" con los que luego batalló el imperio del mal, saliendo 20 años después con el rabo entre las piernas y dejando a Afganistán en completo estado de asolación y a esos "angelitos de la caridad" en pleno ejercicio del poder

En diciembre de 1979, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), bajo las órdenes de Leonid Brézhnev -Presidente del Sóviet Supremo y Secretario General del Comité Central del Partido Comunista-, invadió Afganistán; las tropas soviéticas tomaron Kabul y ejecutaron al dictador Hafizullah Amín, que había asesinado a Nur Mohammad Tarak cuando apenas llevaba meses a la cabeza de un gobierno comunista que gozaba del apoyo de Moscú. Con la invasión, la URSS comenzaría a vivir su propio vía crucis; Washington haría todo lo posible para que se viera atrapada en una encrucijada parecida a la que en Vietnam vivió el imperio del mal.

Noam Chomsky: «¿Quién es la comunidad internacional? Es Washington y cualquiera que coincida con nuestro Gobierno».

Los guerrilleros fundamentalistas islámicos, bautizados "combatientes de la libertad" por Estados Unidos, resistieron la invasión soviética con armas (modernas, fabricadas por la industria de guerra norteamericana, no "con simples armas de mano" como expresara Ronald Reagan) y dinero que la tiranía mayor les había proporcionado. Esta conflagración se constituiría en el último enfrentamiento bélico de gran alcance de la Guerra Fría y serviría de escenario a la mayor operación encubierta de la CIA. En su afán por debilitar la URSS -como todo lo que hace el tirano mayor en su empeño por sacar de circulación lo que sea contrario a sus intereses económicos y políticos-, Estados Unidos procreó un monstruo llamado Al Qaeda, organización terrorista liderada por Osama bin Laden, yihadista de origen saudí que usó la cognición que le había suministrado la propia CIA -cuando ya los soviéticos se habían marchado de Afganistán, vencidos de igual manera que los norteamericanos en Vietnam- para ocasionar a EE. UU. el peor daño que ha sufrido dentro de sus fronteras, ejecutado por cualquier organización (del tipo que sea).

Rambo III, una horripilante película de esas en las que los norteamericanos siempre resultan vencedores, pero de estimable valor histórico para comprender el papel que Estados Unidos jugó en Afganistán -con una narrativa belicista y propaganda frívola acerca de la efectividad de los grupos yihadistas para contener a los soviéticos-, sirvió para mostrar lo que el tirano mayor había ocultado antes de que bin Laden y Al Qaeda lo llevaran a intervenir Afganistán como respuesta a los fatídicos ataques terroristas escenificados el 11 de septiembre de 2001.
El Pentágono después de que un avión comercial fuera estrellado contra él por Al Qaeda, la organización terrorista que el mismo imperio del mal había creado para frustrar la intervención rusa en Afganistán

Dentro de los créditos que se reseñan al final de la cinta se puede leer: "Esta película está dedicada al pueblo valiente de Afganistán". ¿Quiénes fueron esos "valientes" que enfrentaron a la URSS? ¿A quiénes se refería el presidente Reagan cuando dijo «Ver los valientes afganos luchadores por la libertad contra modernos arsenales "con simples armas de mano" es una inspiración para aquellos que aman la libertad»? Es tanto el engaño envuelto en todo desafuero emprendido por el tirano mayor que llega un momento en que no encuentra cómo desenmarañarlo. Realmente, la película está dedicada a los "valientes combatientes muyahidines de Afganistán", esos querubines que tumbaron las Torres Gemelas, destruyeron parte del Pentágono, poco les faltó para arrasar con la Casa Blanca y arrebataron la vida a más de 3 mil inocentes.

En el 2001, Osama bin Laden y Al Qaeda, "combatientes de la libertad" con los que se vinculó Estados Unidos en Afganistán para perjudicar a la URSS, vindicaron su naturaleza terrorista atacando los centros del poder militar y económico del tirano mayor, ocasionando la muerte de más de 3 mil personas y la destrucción de sus sedes (parcial o total) mediante el secuestro de aviones copados de pasajeros que estrellaron en el Centro de Comercio Mundial, en Nueva York, y el Pentágono, en Washington D. C. Esos eventos propiciarían una nueva invasión en Afganistán, esta vez por parte el imperialismo yanqui, que duraría 20 años; sus "frutos" serían la ruina total del pueblo afgano -en términos materiales, políticos y morales- y un gobierno encabezado por los mismos terroristas a los que se alió para combatir la URSS y a los que fue a "exterminar" después de sufrir en carne viva los estragos de la intimidación, la desolación y la muerte.

Donald Rumsfeld, el hombre que concertó la venta de armas químicas a Saddam Hussein durante la guerra con Irán y luego participaría, como figura del más alto nivel, en la destrucción de Irak

Saddam Hussein, dictador de Irak en 1980, recibió apoyo de Estados Unidos durante la guerra que su país libró con Irán, nación a la que el imperio del mal hostigó suministrando armas e inteligencia a los soldados iraquíes. En diciembre de 1983, ante una derrota inminente de Bagdad, el presidente Reagan decidió ayudar a Saddam, siendo Donald Rumsfeld la figura principal en las negociaciones que se celebraran con el dictador iraquí, y el que, como enviado especial a Oriente Próximo, le entregara una carta "de reconciliación" del propio Reagan alertándole de cómo las consecuencias de una derrota de Irak afectarían los intereses económicos y la seguridad de EE. UU. "y sus amigos en la región". Además, el tirano mayor suministró a Irak armas químicas que fueron usadas para diezmar las tropas iraníes.

Eduardo Galeano: «Ahora América es, para el mundo, nada más que los Estados Unidos: nosotros habitamos, a lo sumo, una sub América, una América de segunda clase, de nebulosa identificación. Es América Latina, la región de las venas abiertas».

Sadam Hussein, ese otro monstruo creado por el imperialismo yanqui durante la guerra contra Irán, degeneraría en el peor enemigo del tirano mayor cuando trató de retomar Kuwait, una provincia iraquí que había sido convertida en protectorado del Imperio británico, aliado incondicional del imperio del mal que supo beneficiarse de las bonanzas del petróleo. Sadam sería acusado de poseer armas químicas cuando en realidad no las tenía (¡paradojas de la vida!), pero el poder hegemónico de Estados Unidos y las mentiras a las que acude cuando necesita deshacerse de un enemigo, aún haya sido aliado o amigo circunstancial, sirvió para una segunda invasión a Irak que destruyó totalmente el país, lo despojó de todos sus recursos y generó una estela de muertos que aún no termina [Irak había sufrido una primera invasión durante el mandato de George H. W. Bush (1990-1991), padre de George W. Bush, el sicofante y genocida que encabezó la segunda en 2003].

Continuación...
[ VIII ] Hegemonía: monstruos y terrorismo de Estado del imperio del mal (2da parte)...

Anteriores...
[ VI ] La Guerra Fría: comunismo "hasta en la sopa"...
[ V ] Segunda Guerra Mundial: consolidación del más poderoso imperio...
[ IV ] Nacimiento del más poderoso imperio; asentamiento de la tiranía mundial...
[ III ] Etapa inicial de la consolidación de la tiranía mundial...
[ II ] Nacimiento y formación de la más intolerante tiranía que ha conocido la humanidad...
[ I ] Pasos fundamentales para una tiranía...

Ing. Nemen Hazim Bassa
San Juan, Puerto Rico
20 de julio de 2022
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más